Público
Público

El PSOE eleva su ventaja sobre el PP a 6,4 puntos

Está en su mayor estimación de voto desde 1982, mientras el Partido Popular supera su resultado de 2004, pero sufre un ligero descenso

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Por segunda semana consecutiva, el PSOE amplía su ventaja, según los datos del 'Publiscopio'. Ya tiene una diferencia de 6,4 puntos, uno y medio por encima de los resultados de las generales de 2004, a cinco semanas del 9-M.

Es la mayor diferencia a favor de los socialistas desde que se realiza esta encuesta y muestra una estimación de voto de 44,6% a favor del partido de Zapatero, también la mayor de los últimos cuatro meses.


Ese resultado y el análisis del resto de datos muestran que se mantiene una gran inestabilidad y también que esa subida récord del PSOE está muy condicionada a lo que parece un incremento progresivo de las expectativas de participación. El PP ha bajado medio punto, aunque aún está por encima de su resultado de 2004.

Según ese dato, el voto del PSOE alcanza su mejor nivel desde 1982, es decir, por encima del porcentaje de las sucesivas elecciones en las que consiguió mayoría absoluta. Está, incluso, por encima del resultado del PP en 2000 cuando Aznar ganó por mayoría absoluta. Obviamente, la diferencia con todos esos procesos electorales es que, por primera vez, el segundo partido más votado mantiene un suelo muy elevado que no baja del 38%. De hecho, con ese porcentaje será posible ganar unas elecciones por mayoría ajustada.

Movilización socialista

En la encuesta está ya plenamente integrada la repercusión de la exclusión de Alberto Ruiz-Gallardón de las listas del PP, la Ley de Igualdad y la propuesta de 400 euros de reducción fiscal. Lógicamente, no está aún medido el efecto de la polémica con la cúpula de la Conferencia Episcopal.

La mayoría de esos acontecimientos le sirve al PSOE para movilizar a sus electores y favorecen su mensaje de intentar identificar al PP con la extrema derecha.

Los datos que manejan los socialistas muestran tradicionalmente que el votante de la izquierda, es decir, el que puede apoyar al PSOE, es siempre hipercrítico y puede optar por apoyar otras opciones o por quedarse en casa. Es lo que llaman en Ferraz los 'votantes exquisitos'.

El PP, en cambio, no tiene partidos con los que disputar electores en su espectro ideológico y, además, tiene unos votantes que siempre están muy movilizados. El sondeo muestra un 82% de fidelidad en el voto del PP y el 94,5% de sus votantes ya tiene decidido lo que hará el 9 de marzo.

Con esos datos, el equipo de campaña intenta forzar el voto de quienes están dispuestos a ir a las urnas contra alguien, aunque no estén convencidos del apoyo al PSOE.

Consideran que presentando al PP como partido de extrema derecha, que excluye a centristas como Gallardón y que apoya mensajes como el de los obispos, hay gente que irá a votar por pura reacción de rechazo. Eso ya le funcionó al PSOE el 14 de marzo de 2004 y gracias a eso ganó las elecciones.

La polémica con los obispos es ideal para ese fin y, por eso, el PSOE la estirará hasta que no pueda más. Al PP la polémica le distorsiona el mensaje, quita el foco de asuntos como la economía en los que había centrado su campaña y le obliga a definirse en asuntos de mayor sensibilidad social.

La propuesta de los 400 euros, mal gestionada por el Gobierno en su presentación, le serviría al PSOE, siempre según su análisis, para poner en marcha una medida que se discute en los trabajos y en las casas y que, por tanto, meteen el debate político a los ciudadanos menos informados o movilizados. Queda por saber si tendrá algún efecto negativo el error en la gestión de improvisar su concreción o la exclusión de sectores sociales como los que no tienen ingresos sujetos a retención y, sobre todo, los autónomos.

Baja participación

Desde el PP estos días se mantiene su perspectiva optimista, a pesar del resultado concreto de encuestas como esta. Su impresión es que la participación no llegará al 72%, porcentaje con el que trabaja este sondeo.
Consideran que no hay tal movilización de electorado del PSOE y basan sus esperanzas en otro dato: nunca ha habido una polarización electoral tan notable ente los dos grandes partidos. Sostienen que no será finalmente posible que los dos suban en voto, tal y como muestran sondeos como el del Publiscopio.

La tesis de los estrategas del PP es que el mensaje de la extrema derecha no cala entre los ciudadanos. En todo caso, para intentar evitar les ayudan hechos como la foto de esta semana que mostraba a Rajoy junto con Nicolás Sarkozy y Angela Merkel. Es decir, es algo así como explicar gráficamente que el PP es similar a opciones de centroderecha que gobiernan en Francia o Alemania.

Su gran apuesta estratégica sigue siendo la de la denuncia de los malos datos económicos. Un dirigente del PP explica que no hay mejor encuesta que la del descenso del índice de consumo estas navidades o los malos datos del paro. Argumenta que esos datos demuestran que la gente normal sí ha percibido la situación de retroceso económica. La duda es si va a tener o no influencia en las urnas el 9 de mayo.

Nacionalistas

Otro dato significativo de la encuesta es el del porcentaje de estimación de voto de los partidos nacionalistas. El PNV lo mantiene prácticamente constante, pero en Cataluña se produce un agrupamiento de los electores en torno a CiU.

Hay que aclarar siempre que los márgenes de modificación del voto en las opciones minoritarias es tan mínima que, en ocasiones las interpretaciones pueden estar condicionadas por el propio margen de error del sondeo.
En el caso de Catalunya, es constante la caída de ERC, que pierde casi la mitad de sus apoyos de 2004. Hay que precisar también que su resultado en las anteriores generales fue tan desmesurado que hasta sus propios dirigentes admiten que sería imposible de repetir y que tuvo mucho que ver con la coyuntura de rechazo a la política del entonces presidente del Gobierno, José María Aznar.

CiU parece ser vista por los electores como la opción que, finalmente, será decisiva para formar gobiernos o para aprobar sus iniciativas. Gane el PSOE o gane el PP, será la candidatura que encabeza Josep Antoni Durán Lleida la que condicione el nuevo Gobierno, si se excluye la posibilidad de mayoría absoluta.

Dicho de otra forma, que el diputado Josep Sánchez Llibre volverá a pactar las cifras de los Presupuestos del Estado para 2009 y el nuevo modelo de financiación autonómica como hizo con el PSOE de Felipe González, el PP de Aznar y el PSOE de José Luis Rodríguez Zapatero.

Director de la investigación: José Luis de Zárraga.

Trabajos de campo: Obradoiro de Socioloxia.

Universo: Población española de 18 años y más.

Muestra: 4.009 entrevistas en 460 municipios.

Tipo de entrevista: Entrevista telefónica con sistema CATI.

Diseño muestral: Muestras provinciales (no proporcionales) estratificadas por tamaño de municipio.

Muestreo polietápico. Selección aleatoria de individuo, con cuotas de sexo y edad.

Error de muestreo: El error de muestreo más alto (con seguridad del 90 %) es de ± 1,3.

Fechas del trabajo de campo: Del 21 al 31 de enero de 2008.