Público
Público

El PSOE defiende apurar la legislatura ante los ataques de los mercados

Cree que un anticipo electoral no es la "mejor receta" para estabilizar la UE

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Con el yugo de los mercados acechando a España cada día, a cada minuto, y con el peso de la incertidumbre sobre la cita clave del Eurogrupo este jueves, mejor no hablar de elecciones generales anticipadas. Ni plantearlas. El PSOE lo juzga claramente inoportuno, porque ni haría amainar la crisis, ni rebajaría los ataques de los especuladores.

Elena Valenciano, directora de campaña de los socialistas, se encargó ayer de trasladar en rueda de prensa una reflexión que, como ya avanzó el pasado viernes Público, se manejaba ya en círculos gubernamentales y del partido.

Las turbulencias en los mercados de los últimos días afectaron a Italia y España por el contagio de Grecia. Y explican, para Valenciano, por qué 'no hay razón que aconseje' alterar los plazos: 'No parece que la incertidumbre financiera que sufre la Unión Europea pueda tener como mejor receta la incertidumbre política'. Así, el PSOE y el Ejecutivo se disponen a 'mantener' el calendario electoral, 'que va hasta marzo' de 2012. 'Si pensáramos que convocar elecciones contribuyera a mejorar la estabilidad financiera de la UE, les aseguro que lo haríamos, pero pensamos justo lo contrario', aseguró categórica. Antes, en Onda Cero, ya había advertido de que discutir sobre un anticipo 'es mal debate' en una 'semana complicada' para la Eurozona.

Según el análisis socialista, no hay que irse lejos para buscar ejemplos de cómo unos comicios y un consecuente cambio de Gobierno no espanta el acoso a la deuda. Ahí está Portugal, cuyas elecciones del 5 de junio 'parecía que iban a ser la purga de Benito', ilustró Valenciano. Tras la victoria del conservador Pedro Passos Coelho, el cerco no ha cesado. Otro caso es Italia, inmersa en una crisis política que está agudizando el hostigamiento a su economía.

La directora de la campaña de Alfredo Pérez Rubalcaba insistió en que la tesis oficial del PSOE siempre ha sido la misma, que la decisión de 'agotar la legislatura' no ha cambiado, porque el Gobierno goza de 'capacidad constitucional y apoyos parlamentarios suficientes'. Y es la posición 'en este momento' del presidente. José Luis Rodríguez Zapatero fijará la fecha de los comicios según el 'interés del país', y no por 'cálculo electoral', guiado por qué circunstancia beneficia más al PSOE. Una postura 'antagónica' a la del PP, censuró, que antepone sus intereses a los de España y pide avance electoral sin presentar sus propuestas.

Sin embargo, Zapatero evitó comprometerse el lunes pasado a llegar hasta marzo. Claro que entonces acababa de despuntar, aunque con virulencia, el último capítulo del ataque al euro, que ha motivado la convocatoria de la reunión del Eurogrupo.

La cumbre del jueves, llamada a 'resolver de una vez por todas la crisis griega, que es la que está infectando a toda Europa', es 'clave', remarcó Valenciano. La UE, añadió, se juega salir fortalecida, si opta por la 'unidad', o debilitada, si se inclina por las 'soluciones individuales y poco solidarias', hacia las que empuja Alemania, a la que no citó.

Precisamente la preparación del encuentro del Eurogrupo con la vicepresidenta, Elena Salgado, condujo a Zapatero a cancelar su asistencia a la ejecutiva del PSOE, que finalmente se suspendió al estar de viaje en Colombia el número dos, José Blanco.

Sí se reunió en la sede federal el Comité Electoral, que sigue manejando, según fuentes del mismo órgano, los dos escenarios previsibles: comicios en otoño -el 27 de noviembre- o en marzo. Valenciano reconoció que la maquinaria estaría lista si hay adelanto: 'Estamos preparados siempre, como los boy scouts'.

Las especulaciones sobre un anticipo o no de las urnas parecían abonadas ayer por dos textos publicados por El País: su editorial y un texto firmado por el presidente del diario, Juan Luis Cebrián. El periódico exigió a Zapatero que abandone el poder 'cuanto antes' si quiere 'rendir un último servicio a su país'. La amonestación de la cabecera de Prisa 'no gustó' al PSOE, según las diversas fuentes consultadas. Valenciano, aunque prudente, dejó sentir ese malestar tras las múltiples preguntas: es la 'opinión libre' de un medio de comunicación que el partido 'no comparte'.

Sobre la advertencia del rotativo y el adelanto electoral, se pronunciaron varios dirigentes socialistas. El presidente del Congreso, José Bono, recordó que a España 'no la representa' el diario de Prisa, sino 'el presidente del Gobierno', que está 'más cualificado para juzgar los intereses de España'. Miguel Sebastián, ministro de Industria, echó mano de la ironía para responder. 'No suelo comentar editoriales, y mucho menos los del 18 de julio', dijo, informa Efe.

Ramón Jáuregui, por su parte, también remachó la 'firme voluntad' del Gobierno para agotar la legislatura. 'En este momento, no habría nada más inestable y perjudicial para la solvencia y credibilidad de España que una convocatoria anticipada de elecciones', aseveró el ministro de la Presidencia, agregando que al Ejecutivo aún le quedan 'cosas importantes por hacer'.

El mal ejemplo de aquellos países que han acogido comicios 'y han ido a peor', como Portugal e Irlanda, fue citado por el presidente del Senado, Javier Rojo, desde Bilbao. Desde allí también terció el lehendakari, Patxi López: 'Las generales las convocará el presidente cuando crea que más le conviene a España'.