Público
Público

El PSOE espera pasar hoy sin apuros la primera votación presupuestaria

Los socialistas dependen de CiU y PNV para sacar adelante el techo de gasto de las Cuentas de 2012

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El Grupo Socialista medirá hoy la temperatura de sus apoyos con la votación en el Congreso del techo de gasto presupuestario, trámite obligado para que el Gobierno envíe a la Cámara en septiembre los Presupuestos de 2012.

Por acción u omisión, votando a favor improbable, según admite el PSOE o absteniéndose, los votos de CiU y el PNV son la clave que determinará el éxito o el fracaso del Gobierno en este trámite, que los socialistas esperan que discurra sin sobresaltos, según su responsable parlamentario, José Antonio Alonso.

La dirección del Grupo Socialista intensificó ayer las conversaciones previas a la votación con los grupos de la oposición menos refractarios. El PSOE (169 representantes) espera contar con el aval de Coalición Canaria (dos escaños) y de Unión del Pueblo Navarro (dos diputados), con quienes mantiene acuerdos de gobernabilidad en sus respectivos territorios. Para alcanzar la mayoría necesaria, 176 votos, los socialistas necesitan que PNV o CiU no obstaculicen la aprobación del techo presupuestario.

Conscientes de su fuerza, los grupos catalán diez escaños y vasco seis votos guardaban anoche su estrategia con celo para mantener viva la negociación. 'Esperamos que no haya problemas', se limitó a prevenir Alonso, haciendo balance de sus conversaciones. Los socialistas reforzaron esta negociación la semana pasada y ayer admitieron que no concluirán hasta el minuto cero, como ocurrió en la reciente convalidación de la reforma de la negociación colectiva, otra votación clave, en la que la resistencia de CiU y el PNV hizo tambalear momentáneamente al Gobierno. Finalmente, los socialistas y el Ejecutivo superaron in extremis este trámite tras ver las orejas al lobo de una derrota estrepitosa.

El techo de gasto que contempla un recorte del 3,8% para 2012 y se sitúa de esta forma en 117.353 millones de euros contará con el previsible rechazo de PP, ERC, IU, ICV, BNG y UPyD.

Una vez que el Congreso se pronuncie, el límite de gasto afrontará mañana una segunda votación en el Senado, donde el PP y las minorías de izquierdas sí cuentan con fuerza para rechazarlo, en cuyo caso volvería al Congreso, el jueves, para ser votado de nuevo y, previsiblemente, aprobado.