Público
Público

El PSOE frena las prisas por desvelar el candidato en Madrid

Zapatero mantuvo una primera conversación con Tomás Gómez tras conocerse la cita de Chaves con el líder del PSM. El presidente tiene pendientes nuevas reuniones con Gómez y Trinidad Jiménez

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Pisar el freno y conjurar el peligro de incendio. Esa es la estrategia por la que se ha decantado la cúpula socialista ante el rumbo de la crisis abierta en el PSOE madrileño (PSM) ante la posibilidad de que la ejecutiva federal fuerce el relevo electoral de su líder, Tomás Gómez, en favor de la ministra Trinidad Jiménez como rival de Esperanza Aguirre en 2011.

Zapatero y su equipo quieren evitar a toda costa que el mensaje de que Trinidad Jiménez ya está nominada por la ejecutiva federal abra una brecha imposible de cerrar y que el PP utilizaría como palanca electoral de primer orden. Para ello, el presidente del Gobierno y secretario general de los socialistas, José Luis Rodríguez Zapatero, ya ha iniciado los contactos con la dirección del PSM, cuyo jefe de filas sigue decidido, por el momento, a abrir un proceso de primarias si alguien quiere disputarle la candidatura.

Para encauzar el proceso, serán clave las reuniones de Zapatero

El lunes Zapatero volvió a manifestar sus preferencias al calificar de 'buenísima' la gestión de Jiménez al frente de la cartera de Sanidad y de sólo 'buena' la de Tomás Gómez como líder de los socialistas madrileños. Esto se interpretó desde algunos medios como si Zapatero ya hubiera impuesto a la ministra al frente de las listas del PSM para 2011.

Pero según apuntaron a Público fuentes de la ejecutiva socialista, lo que está intentando Zapatero es resolver el conflicto sin trasladar la idea de que la ejecutiva federal ha aplastado la autonomía de la federación madrileña del PSOE. Esas mismas fuentes explicaron que se ha producido al menos un contacto con el secretario general de los socialistas madrileños, Tomás Gómez. Y antes de que finalice el mes, Zapatero planea reunirse por separado tanto con Gómez como con Trinidad Jiménez, que todavía no ha recibido ninguna petición formal para que abandone el ministerio y se lance a la carrera por el gobierno de Madrid.

La conversación entre Zapatero y Gómez se produjo después de que, el 23 de julio, trascendiera el encuentro que ocho días antes había mantenido Gómez con el vicepresidente del Gobierno Manuel Chaves. Ese día Chaves tanteó al líder madrileño sobre la posibilidad de retirar su candidatura a la Comunidad de Madrid para ceder paso a un aspirante con mejores bazas para acabar con dos décadas de gobiernos del PP.

Blanco recalca que suscribe lo dicho por Zapatero 'de la A a la Z'

En su proyectado y decisivo encuentro con Gómez, Zapatero quiere tantear varias cosas: entre ellas, no sólo si el líder del PSM sigue decidido a que haya primarias sino también si aceptaría mantener el cargo de secretario general del PSM si, finalmente, la candidata es Trinidad Jiménez.

Hasta que se produzca esa reunión, la dirección del PSOE evitará especular sobre las candidaturas. Así lo expresó ayer en rueda de prensa la secretaria de organización de los socialistas, Leire Pajín. 'Ser respetuoso con los procedimientos significa no hacer especulaciones', recalcó la número tres del PSOE ante la insistencia de los periodistas.

Preguntada sobre las declaraciones del lunes de Zapatero, de las que ciertos sectores interpretaron que se inclinaba definitivamente por Jiménez para el Gobierno madrileño así como por el secretario de Estado para el Deporte, Jaime Lissavetzky, para el Ayuntamiento de Madrid, Pajín se aferró a la disciplina de partido. 'Cuando el secretario general habla, no le quito ninguna coma ni le pongo ninguna otra', zanjó.

En esta misma línea, el ministro de Fomento y vicesecretario general del PSOE, José Blanco, aseguró que coincide 'de la A a la Z' con Zapatero. El ministro se remitió a las palabras del presidente que, según explicó, 'quiere producir un cambio en Madrid, para lo que ofrece a la sociedad y al partido socialista a los que entiende que son las personas con más capacidad para poder competir electoralmente'.

Otro ministro, el de Trabajo, Celestino Corbacho, también elogió a Jiménez y Lissavetzky aunque insistió en que la decisión sobre los cabezas de lista para 2011 'la deben tomar los compañeros del PSM'. No obstante, insistió en que el PSOE debe realizar un 'esfuerzo' en Madrid, porque tiene una 'oportunidad histórica' de desbancar a Esperanza Aguirre del Gobierno madrileño.

El presidente de Castilla- La Mancha, el socialista José María Barreda, apeló a la responsabilidad de Tomás Gómez para dar con 'el mejor' candidato para Madrid. 'Él es el primer interesado en tener un buen resultado electoral', apuntó. Preguntado sobre si cree que Jiménez tendría más oportunidades que el secretario general del PSM para ganar los comicios, en sintonía con algunas encuestas con las que trabajan los socialistas, Barreda aseguró que él se limita a ocuparse de Castilla-La Mancha.

En cambio, el entorno de Tomás Gómez da por seguro que este mantendrá su candiatura a la Presidencia de la Comunidad de Madrid, informa Europa Press. Consideran que lo que está sucediendo es 'muy injusto' y 'poco democrático' porque, a su juicio, se está intentando conseguir apartar al líder del PSM a través de la 'dedocracia'. En todo caso insistieron en que si Gómez mantiene su candidatura, obtendrá el respaldo mayoritario de la federación.