Público
Público

El PSOE gobernará en minoría con 167 escaños

Los socialistas ganarían tres diputados, los mismos que el PP que tendría 151 / A dos meses del 9-M, se reduce mínimamente la ventaja en porcentaje de voto de los socialistas en 2004 / ERC puede perder hasta tres diputados y CiU y CC

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Asólo dos meses de las elecciones generales se vislumbra que la próxima legislatura puede ser muy similar a la actual: un Gobierno en minoría de los socialistas, obligado por la aritmética parlamentaria a negociar y pactar cada una de sus iniciativas.

La macroencuesta del Publiscopio, elaborada con una muestra de 9.100 entrevistas, apunta una victoria estrecha del PSOE, con 167 escaños, frente a 151 del PP. El amplio sondeo será desgranado con detalle en este periódico en los próximos días.

Según esos datos, cada uno de los dos grandes partidos ganaría tres escaños con respecto a los resultados de las generales de 2004, lo que esta vez es coherente con la respectiva mejora en estimación de voto. Los socialistas mejorarían en algo menos de medio punto y los populares en 0,8 puntos, de tal forma que la ventaja de hace cuatro años se reduce mínimamente de 4,9 puntos a 4,5.

Los escaños de los dos partidos mayoritarios sumarían 318, seis más que en la anterior legislatura, a costa sobre todo de dos partidos que han sido claves en los cuatro últimos años: CiU y ERC. Los nacionalistas pueden perder un escaño y ERC, que logró en 2004 resultados espectaculares, bajaría de ocho a cinco diputados.

También Coalición Canaria perdería uno con respecto a 2004. La polarización entre PSOE y PP se produciría también a costa de reducir el número de formaciones representadas en el Congreso, porque la Chunta y Eusko Alkartasuna quedarían fuera de la Cámara. Nafarroa Bai está en condiciones de mantener su diputado y la Unión Progreso y Democracia de Rosa Díez fracasaría en su intento por llegar al Congreso.

Izquierda Unida está en condiciones de lograr un escaño más. La formación que lidera Gaspar Llamazares suele ser tratada óptimamente por las encuestas y su problema será, como siempre, preservar sus electores del impulso del llamado voto útil de última hora.

El resultado global en escaños y en intención de voto da una idea de estabilidad que puede resultar ficticia si se observa el detalle por circunscripciones y por comunidades autonómas. Hay cambios en el color de los últimos escaños que se atribuyen en un número notable de provincias y, en esta ocasión, hay nada menos que ocho circunscripciones que parten de salida con modificaciones del número de diputados en juego, por crecimiento o descenso de su población.

Así, pierden un escaño Soria, A Coruña, Córdoba y Vizcaya y lo ganan Toledo, Almería, Alicante y Murcia.

La macroencuesta ha sido elaborada en el momento en el que aún no están ni convocadas las elecciones del 9 de marzo y, por tanto, muestra una tendencia que podría modificarse en función de los acontecimientos.

Por ejemplo, el PSOE confía en que la celebración de dos debates cara entre José Luis Rodríguez Zapatero y Mariano Rajoy tengan un efecto movilizador en sus potenciales electores.

Los socialistas, según ratifica el sondeo, tienen más margen de crecimiento si logran llevar a las urnas a sus electores más renuentes, como hicieron en 2004. El sondeo está hecho con una estimación de participación del 72%.

Por su parte, el PP confía ahora en el arma electoral del cambio de ciclo económico. Los de Rajoy han sabido cambiar el paso y adaptar su estrategia a los malos datos de la microeconomía, hasta situarlos en el primer plano de su mensaje preelectoral.

Se supone que en algún momento reaccionará el Gobierno. El terrorismo es un factor que a priori se consideraba que estaría más presente, pero el PSOE cree haber conjurado el peligro con su cambio de política frente a ETA y su actual imagen de firmeza en todos los frentes.

Expectativa cumplida

Fuentes socialistas admiten estos días que su expectativa no oficial está en torno a los 170 escaños, cifra que les permitiría gobernar con mayor margen de maniobra que en la anterior legislatura. La macroencuesta muestra como real esa posibilidad.

Los responsables de la campaña del PP hacen un análisis por circunscripciones que muestra para ellos un techo difícil de superar en los 165 escaños. Para ello tendría que darse el mejor de los supuestos para el PP en las provincias claves, en las que tienen algún margen para ganar escaños.

La macroencuesta está muy por debajo de sus expectativas y, parece improbable que supere los 156 escaños, ganando ocho sobre 2004, pero sin poder formar Gobierno. Rajoy sufriría su segunda derrota, pero, al menos, podría irse de la política mejorando sus resultados.

El PSOE tiene varias alternativas para completar mayorías parlamentarias

Buenas noticias para los partidos minoritarios: a dos meses de las elecciones generales no hay ninguna duda de que cada uno de sus escaños serán determinantes para completar mayorías durante la próxima legislatura. La paradoja es que esos partidos, especialmente los nacionalistas, seguirán teniendo una posición determinante, a pesar de globalmente se reduciría el número de escaños de las formaciones minoritarios.De los nacionalistas sólo conservarían sus escaños el BNG, PNV y Nafarroa Bai.

El PSOE, con el dato de los 167 escaños, ha mejorado ligeramente su margen de maniobra para completar mayorías. No obstante, sólo hay un partido que por sí solo le hace llegar a la mayoría absoluta: CiU. El problema es que la creciente aversión entre el PSC y CiU en Catalunya dificulta el pacto en Madrid, para enfrentarse en Barcelona. En todo caso, los nacionalistas que lidera Josep Antoni Duran Lleida pierden un escaño, pero vuelven a ser decisivos.

La otra opción nacionalista para el PSOE es la del PNV, que ha sido el socio más fiel de Zapatero en el final de esta legislatura. Sólo con los nacionalistas vascos los socialistas no llegan a los 176 de la mayoría absoluta y, además, en vísperas de las autonómicas vascas de otoño y la supuesta consulta popular no parece fácil el acuerdo con la nueva dirección que encabeza Iñigo Urkullu.

Quedan al margen el BNG, socio preferente mientra siga el acuerdo en Galicia, y CC que ha optado por el PP en Canarias y se ha alejado del PSOE.

Otra opción para Zapatero es la de la izquierda, que incluye a IU y ERC. Sólo con la formación que lidera Llamazares no llega a la mayoría absoluta, pero sí IU no es castigado por los acuerdos con el PSOE no hay duda de que será socio preferente. Menos claro está con ERC, porque hay que combinar tres factores casi seguros: los independentistas pueden sufrir un duro retroceso, la durección del grupo cambiará y las relaciones con Zapatero están muy deterioradas, aunque se mantenga el tripartito.

Es obvio que el PP tendría mucho menos margen para pactar si lo precisara: tiene seguro a CC, algo más difícil a CiU y muchísimo más complicado al actual PNV.