Público
Público

El PSOE se inclina por aplazar hasta febrero los cambios en el Parlamento

El equipo de Rubalcaba vincula la intervención del candidato en la investidura a su designación interina como presidente del Grupo Socialista. La Ejecutiva intenta preservar «los equilibrios» ante su 38º Congreso

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Aplicando la máxima ignaciana de no hacer mudanza en tiempos de tribulación, la Ejecutiva del PSOE, que tomará hoy la decisión, se inclina por mantener, hasta que se celebre el congreso de febrero, los mismos equipos de dirección en el Parlamento con los que concluyó la anterior legislatura. Las únicas excepciones son, también con carácter interino, el posible nombramiento de Alfredo Pérez Ru-balcaba como presidente del grupo parlamentario y la designación de un sustituto en el Senado al haber dejado su anterior portavoz, Carmela Silva, de pertenecer a la Cámara Alta.

Este era el planteamiento que, acordado entre José Luis Rodríguez Zapatero y el secretario de Organización, Marcelino Iglesias, parecía haberse impuesto ayer 'para no romper ningún equilibrio', habida cuenta de que si cualquier movimiento es interpretado en clave de toma de posiciones con vistas al 38º Congreso que se celebrará en febrero, más aún lo es cualquier nombramiento, aunque tenga carácter temporal.

Alonso seguirá de portavoz en el Congreso, con Madina de segundo

A pesar de que fuentes de la dirección dan por seguro desde hace días que Rubalcaba será quien dé la réplica a Mariano Rajoy en el debate de investidura, previsto para el 20 de diciembre, fuentes próximas al candidato electoral ponían ayer incluso cautelas a este respecto y vinculaban que asuma ese papel a su nombramiento como presidente del Grupo: 'En la Ejecutiva se debatirá sobre todo quién hace el debate. Una de las posibilidades es que sea Rubalcaba, al haber sido el candidato. En este caso, podría ser propuesto presidente del Grupo. Pero Alfredo aún no tomado la decisión'.

El puesto de presidente del Grupo Socialista correspondía a Zapatero y ha quedado vacante al haber dejado de ser diputado. Pero, desde el punto de vista formal, Rubalcaba también podría intervenir en el debate de investidura sin otro requisito que el de ser diputado y ser designado por su grupo para ejercer de portavoz en esa sesión. El que fuera candidato electoral considera, sin embargo, que hablar en ese debate como 'diputado raso' sería, cuando menos, 'extraño'.

El PSOE andaluz aprueba un manifiesto con elogios a Rubalcaba

Para ocupar el puesto de portavoz, equivalente en la jerarquía de la oposición al número dos del grupo parlamentario, se habían manejado en los últimos días los nombres de Eduardo Madina y Elena Valenciano. La directora de la campaña de Rubalcaba se descartó explícitamente y el nombramiento ahora de Madina, aunque fue ya el número dos durante la última legislatura, se ha considerado que podría interpretarse como un plus para quien ha sido señalado por algunos como un posible sucesor de Zapatero, a pesar de que él se ha excluido de la carrera públicamente.

Si la Ejecutiva ratifica hoy lo previsto, hasta que en el congreso se renueve la dirección del partido, repetirían José Antonio Alonso (portavoz), Eduardo Madina (secretario general), y Mamen Sánchez, Daniel Fernández y Mariví Sánchez Monteserín (secretarios generales adjuntos). Su papel será prácticamente testimonial, porque el periodo ordinario de sesiones del nuevo Parlamento comenzará después del congreso socialista, aunque el PP ha apuntado la posibilidad de pedir algún pleno extraordinario durante el mes de enero.

En el Senado se plantea la dificultad de que la última portavoz, Carmela Silva, ha dejado de pertenecer a la Cámara Alta tras optar a un escaño en el Congreso. Para sustituirla el nombre que más ha sonado es el de Óscar López, secretario general de Castilla y León. Pero también aquí parece haberse impuesto la tesis de la continuidad interina. El resto del equipo de dirección lo completaban Antonio Gutiérrez Limones, José Miguel Camacho, Yolanda Vicente, Esmeralda Iranzo y Raquel Andrés Prieto.

Chaves dice que él no será 'ningún obstáculo' para la renovación

Se trata, en definitiva, de 'no abrir más melones' de los imprescindibles en cada momento.

Mientras persiste la incertidumbre sobre el liderazgo en el PSOE, el presidente de la Junta y líder de los socialistas andaluces, José Antonio Griñán, multiplica estos días su actividad. Tras reivindicar el sábado, con ocasión de la reunión del Comité Federal, el peso de su federación, ayer reunió a los pesos pesados del socialismo andaluz en un hotel de Sevilla para eso que en la jerga orgánica se llama 'foto de unidad'.

En una intervención sin preguntas ante los medios de comunicación, justo después de la fotografía con la Ejecutiva andaluza, los secretarios provinciales y los representantes en los órganos federales de dirección, Griñán reclamó que del 38º Congreso salga 'un liderazgo firme e inmediato'. 'No podemos pensar en ganar la tierra prometida, sino en ganar el Gobierno siguiente y, sobre todo, en las elecciones andaluzas', subrayó.

Desde el 20-N, Griñán ha dosificado los mensajes de apoyo a Rubalcaba, matizados con llamamientos al pluralismo. En privado se le escuchó defender la semana pasada las bondades de la 'competencia' y del debate abierto en el seno del partido, pero alertando contra el 'cainismo' . 'Queremos un congreso democrático y abierto que desemboque en el nuevo proyecto socialista y que sea el inicio de la recuperación del voto', dijo ayer. Y añadió: 'Queremos paz con libertad, no paz en vez de libertad'.

La dirección regional hizo ayer público un documento, Nuestro compromiso con Andalucía, que deja entrever un apoyo a Rubalcaba, el único dirigente citado en el texto junto a Zapatero y el propio 'Pepe Griñán, uno de los principales referentes del socialismo español'.

El PSOE andaluz afirma sobre Rubalcaba: 'Ha sido un ejemplo del compromiso del que somos capaces los socialistas, realizando una campaña intensa, responsable y decidida'. También resalta su 'constante presencia física en Andalucía'. Refiriéndose a la campaña, el documento afirma: 'El partido ha demostrado que sabe movilizarse para explicar de tú a tú las propuestas y medidas que conforman el programa de nuestro candidato Alfredo Pérez Rubalcaba'. Y añade: 'Un programa coherente y solvente que aporta soluciones nuevas para este tiempo complejo, a la vez que conserva la firmeza de nuestros principios de izquierdas'.

A la 'foto de unidad' acudió Manuel Chaves, antecesor de Griñán, cuya pretensión de seguir como presidente del PSOE puede chocar con el interés del presidente de la Junta de reforzar en la futura Ejecutiva la presencia de dirigentes que le sean más afines. Chaves aseguró que él no será 'ningún obstáculo' para la renovación y aseguró que dará su apoyo a 'cualquier propuesta que haga Andalucía'.