Público
Público

El PSOE pide que se investigue en Valencia contratos opacos

Los socialistas apuntan a Orange Market, a la visita del Papa y al Gran Premio de Fórmula 1

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El PSPV insistirá ante el Tribunal Superior de Justicia de Valencia (TSJV) para que, además del presunto cohecho, investigue otros delitos vinculados a la trama Gürtel y que podrían derivarse de varios focos: los contratos otorgados por la Generalitat a Orange Market que ha recibido adjudicaciones por siete millones de euros y que pagó los trajes del presidente Francisco Camps, así como de los realizados con motivo de la visita del Papa en 2006 y de la celebración del Gran Premio de Fórmula 1 en 2008.

Los socialistas creen que los cuatro cargos del PP imputados en Valencia por cohecho podrían haber incurrido en otros delitos como malversación, tráfico de influencias y prevaricación, todo ello ligado a una supuesta financiación irregular del PP.

Fue el portavoz socialista en las Cortes valencianas, Ángel Luna, quien este martes transmitió el mensaje de que su partido no da por cerrado el caso. Luna habló con los periodistas tras pedir que se reúna la Diputación Permanente de las Corres valencianas para que convoque un pleno donde se analicen las consecuencias del auto que coloca al presidente Francisco Camps a un paso del banquillo de los acusados.

El PSOE valenciano ya presentó un recurso de súplica ante la Sala de lo Civil y lo Penal del Tribunal Superior para que se acepte la investigación de otros delitos 'conexos con el cohecho'. El recurso no se ha resuelto todavía, aunque fuentes del TSJV sostienen que la investigación 'ya se ha cerrado'.

Los socialistas pretenden que se investiguen los contratos realizados con motivo de la visita del Papa a Valencia en julio 2006, en la que Luna supone que 'alguna de las empresas de la trama' investigada realizó 'algún tipo de operación sustanciosa desde el punto de vista económico'.

En una de las conversaciones telefónicas que la Policía grabó por orden del juez, se oye cómo Álvaro Pérez, responsable de la empresa Orange Market, asegura que Camps le había ofrecido el cargo de coordinador del Encuentro Mundial de Familias, el evento en el que participó el Papa y cuya organización corrió a cargo de la Fundación Comunidad Valenciana. El PSOE ha pedido, reiteradamente y sin éxito, información en el Parlamento valenciano sobre las cuentas de esa fundación.

Otro de los asuntos que piden investigar es 'el proceso de implantación, desarrollo y celebración de la Fórmula 1 en Valencia, empezando por la curiosa participación de Alejandro Agag' en la elección de esta ciudad para acoger desde 2008 la celebración del Gran Premio de Europa.

Agag, yerno del ex presidente José María Aznar, intervino en esa operación como intermediario del Bernie Ecclestone, quien llegó a supeditar la celebración de la Fórmula 1 en Valencia a que el PP ganara las elecciones. Uno de los testigos de boda de Agag fue Francisco Correa, jefe de la trama corrupta.

Ninguna mención

En el auto donde se considera que hay “suficientes indicios racionales” de que Camps pudo cometer cohecho, el juez Flors habla extensamente de los trajes pero obvia otro regalo: el reloj y la pulsera (más una “medallita”) que Álvaro Pérez, conocido como ‘El Bigotes’, regaló en Reyes a la mujer y la hija de Camps.

'Amiguito del alma'

De ese regalo dejó constancia una conversación intervenida por la Policía el pasado 7 de enero. Días antes, el 24 de diciembre, Camps había charlado también por teléfono con Álvaro Pérez. “Feliz Navidad, amiguito del alma”, le deseó el presidente. Cinco meses más tarde, durante su declaración judicial como imputado, Camps aseguró que el reloj y la pulsera habían sido devueltos de inmediato. Pero también dijo que había pagado los trajes , algo que el juez cree completamente falso.