Público
Público

El PSOE hace una piña en torno a Zapatero y Gómez

Los sectores enfrentados firman una tregua hasta después de las elecciones de mayo. Pajín expresa el apoyo de "todo el partido" al candidato elegido por las bases para competir con Aguirre

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Preservar a Zapatero y apuntalar a Gómez. Estas son las dos prioridades que ayer se marcó el PSOE tras las elecciones primarias celebradas el domingo en Madrid, en las que los militantes dieron el triunfo a su secretario general frente a la ministra de Sanidad.

Dos argumentos se utilizaron para intentar revertir la interpretación de que el resultado inmediato ha sido un debilitamiento del liderazgo del presidente del Gobierno. Desde el partido se subrayó que las primarias 'no se hubieran celebrado si Zapatero no hubiera querido' y desde su entorno en la Moncloa, que 'las primarias del presidente son la recuperación económica'.

Jiménez rechaza las presiones para ir de número dos en la lista electoral

Los partidarios de los dos aspirantes que disputaron las primarias madrileñas, Tomás Gómez y Trinidad Jiménez, se vieron las caras en la comisión permanente del PSOE. A las reuniones de esta versión reducida de la ejecutiva federal nunca asiste Zapatero y ayer no fue la excepción. Pero sí estuvieron el vicesecretario general, José Blanco, principal promotor de la candidatura de Jiménez junto a Alfredo Pérez Rubalcaba, y también José Andrés Torres Mora y Álvaro Cuesta, que apoyaron activamente la opción de Gómez. Y, por supuesto, asistió Leire Pajín, que se mantuvo neutral para hacer honor a la condición de árbitro que en estos procesos le atribuye su cargo de secretaria de organización.

Todos se inclinaron por pasar la página cuanto antes para minimizar los daños y rentabilizar los beneficios del proceso que ha convertido a Gómez en el candidato que intentará desbancar a Esperanza Aguirre del Gobierno de Madrid. 'Al día siguiente de las primarias, todos somos una piña y vamos a trabajar juntos para ganarMadrid', resumió Pajín.

Blanco justifica la candidatura de la ministra en el bien general del partido

A pesar del cierre de filas, en los dos sectores enfrentados en Madrid se oía ayer una misma frase que confirma que la tregua tiene fecha de caducidad: 'Después de las elecciones de mayo se verá...'. Si Gómez mejora los resultados de 2007, se habrá consolidado. Si no, su victoria del domingo habrá sido la flor de unos pocos meses.

En la comisión permanente, según la versión recogida de varios de sus miembros, nadie se arrogó el papel de ganador y nadie asumió tampoco el de perdedor. Hubo unanimidad en que, decidido por las bases quién será el candidato, ahora toca darle un respaldo unánime desde todas las instancias del partido. El objetivo es 'canalizar la movilización interna hacia los mejores resultados posibles' en una batalla que se reconoce como 'estratégica' para los intereses de todo el PSOE, que se asoma a las elecciones de mayo de 2011 con el pronóstico de un importante retroceso.

'Ha ganado el partido, han ganado los militantes y, por tanto, también ha ganado el secretario general, que decidió estas elecciones. Zapatero siempre ha apostado por la democracia. Hay un apoyo sin fisuras al Gobierno y al secretario general, y hay un partido unido para ganar las elecciones', respondió la portavoz del PSOE, Leire Pajín, a la pregunta de si el domingo se empezó a escribir la primera página del poszapaterismo.

La cúpula del PSOE destaca que hubo primarias porque quiso Zapatero

La proliferación de este análisis mediático ha activado el cierre de filas en toda la organización, que se pondrá de relieve en el comité federal convocado para el día 23, cuando se aprobarán las candidaturas para 2011. Varios secretarios regionales, preocupados por la imagen de división que se ha transmitido con las primarias madrileñas, anticiparon ayer a Público su intención de aprovechar esa reunión para hacer patente su rechazo a la posibilidad de plantear el relevo de Zapatero, 'del que se habla, pero al que nadie pone cara ni nombres'.

Ayer, los defensores de la candidatura de Gómez en la ejecutiva evitaron sacar pecho por la victoria del líder del PSOE de Madrid frente a la mayoría del aparato federal. Torres Mora, que ha colaborado de manera decisiva en construir su relato político, rechazó que lo ocurrido tenga que implicar un deterioro de la figura de Zapatero. 'Si nos decimos demócratas y practicamos la democracia, luego no podemos decir que es un desastre. El liderazgo de Zapatero, que es un líder demócrata, que no impone, no se puede evaluar con los mismos parámetros que el de Rajoy', sostuvo el que fuera su jefe de Gabinete en la oposición.

La hipótesis del poszapaterismo' alimenta un nuevo cierre de filas

Torres Mora se mostró conciliador al subrayar que todos 'teníamos nuestras razones' para apoyar a uno u otro aspirante, para concluir que al final 'nadie ha quedado desautorizado' y el resultado es que las primarias 'nos han dejado en mejores condiciones para ganar a Aguirre'.

En esta conclusión coincidió José Blanco, para quien las primarias han dado a Gómez la oportunidad de ganar una entidad política y un nivel de conocimiento público del que antes carecía. El vicesecretario general defendió que quienes como él promovieron la alternativa de Trinidad Jiménez lo hicieron pensando en el interés general del partido, pero asumió que Gómez ha tenido una progresión 'espectacular' durante el proceso de primarias y proclamó que desde ayer también es su candidato.

Pajín, como portavoz oficial, expresó públicamente 'toda la determinación, ambición y apoyo del PSOE de toda España' para conseguir, con Tomás Gómez a la cabeza, que Madrid 'tenga un Gobierno a lo altura de lo que merecen los madrileños'. Para reforzar este compromiso, Blanco habló ayer con Gómez.

Desde el equipo del líder madrileño se descartó cualquier ajuste de cuentas y se reiteró su actitud de mano tendida hacia quienes se agruparon en torno a Jiménez. Unas palabras de Pajín desataron las cábalas sobre la posibilidad de que la ministra se integre como número dos de la candidatura de Gómez. 'Es un gran tándem para ganar Madrid', dijo refiriéndose a los dos dirigentes que compitieron en las primarias. La secretaria de organización aclaró después que se refería a que van a 'trabajar codo con codo' y la ministra será 'un puntal fundamental de apoyo' a Gómez.

La posibilidad de que Jiménez acompañe a Gómez como número dos de su lista es alentada por algunos miembros de la ejecutiva federal con el argumento de que encarna 'el sentir de casi la mitad del partido y no hacerlo sería desaprovechar todo el esfuerzo invertido en la campaña de las primarias'. Sin embargo, fuentes próximas a Jiménez confirmaron que, como ayer adelantó Público, la ministra colaborará en todo lo que se le pida y seguirá formando parte de la ejecutiva regional, pero descarta por completo figurar en una lista electoral que le obligaría a renunciar a su responsabilidad ministerial. Tampoco Zapatero se plantea la posibilidad de prescindir de Jiménez en el Gobierno.

Gregorio Peces-Barba, que defendió la candidatura de Gómez, opinó que Zapatero fue 'poco prudente' al apoyar una candidatura alternativa con Trinidad Jiménez.
El ex alcalde de Madrid Juan Barranco, que también respaldó la candidatura del secretario regional, proclamó el fin del recurso a 'la Pasarela Cibeles' para elegir a los candidatos electorales.

La vicepresidenta primera del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, rechazó que tras el resultado de Madrid se haya abierto el debate sobre el ‘poszapaterismo'. 'Yo creo que para nada [algún dirigente del PSOE piensa en un candidato distinto a Zapatero para 2012]. De verdad. Yo creo que todos los miembros del Gobierno piensan que tenemos el mejor presidente y el mejor candidato', declaró De la Vega en una entrevista en ‘20 minutos'.

Juan Antonio Barrio, portavoz de la corriente Izquierda Socialista, consideró 'muy prematuro' hablar de ‘poszapaterismo' porque, aunque 'ha perdido un poco la frescura' de la primera legislatura, ningún otro posible candidato del PSOE obtendría 'mejor
resultado'.