Público
Público

El PSOE rechaza elegir a su líder mediante primarias

Los delegados aprueban revisar el Concordato y suprimir privilegios fiscales a la Iglesia

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

'Hemos hecho lo más fácil, lo difícil empieza ahora', señaló ayer recién elegido secretario general del PSOE. Se refería a las otras respuestas socialistas que empezaron a debatirse en cuatro comisiones de trabajo, con la ponencia marco y más de 16.000 enmiendas como textos de referencia.

Entre el retraso en la constitución de los grupos de trabajo y el número de temas a tratar, el debate de ideas se alargó hasta bien entrada la noche. No obstante, el debate se prolongará más allá del 38º Congreso. Antes de ser elegido, Alfredo Pérez Rubalcaba anunció que la revisión del modelo de partido se verá en una conferencia de organización antes de verano para concretar los cambios.

Durante la campaña, coparon el discurso de los candidatos temas como las primarias a la francesa para elegir a los cargos institucionales, la apertura del partido a los militantes y simpatizantes, la propuesta alternativa desde la socialdemocracia para salir de la crisis, una reforma fiscal que redistribuya la riqueza, cómo atraer a los ciudadanos y recuperar el prestigio de la política, el papel de Europa, y devolver al municipalismo un papel relevante, entre otros. Estos son algunos de los temas que se trataron en el cónclave:

Los miembros de la comisión sobre el modelo de partido -que afecta a los estatutos del PSOE- aprobaron las primarias a la francesa. Pero sólo para la elección del candidato a la Presidencia, según explicaron fuentes del grupo de trabajo. Se recoge así una parte de las propuestas de los afiliados, vía enmiendas (se habían hecho hasta 60 aportaciones), para abrir el proceso de elección a los simpatizantes. El sistema se verá en la futura conferencia de organización.

Las primarias ‘a la francesa’ sólo serán para el candidato a la Presidencia

Las propuestas sobre la elección del secretario general por primarias -que fue lo más enmendado de la ponencia con 189 aportaciones- se trataron en comisión y pasaron al plenario, pero este rechazó la iniciativa. Esta decisión de impedir que el líder sea elegido directamente por los militantes provocó malestar entre los delegados próximos a Chacón. Rubalcaba se ha referido en varias ocasiones al 'choque de legitimidades' que podría provocar. En comisión, se rechazó la limitación de mandatos a ocho años.

Después de la ovación cosechada por Rubalcaba al plantear revisar los acuerdos con la Santa Sede si la derecha intenta imponer 'dogmas que no son de todos', los militantes cogieron con más ganas el debate sobre la laicidad.

Los delegados también aprobaron que la legislación establezca un tratamiento fiscal a la Iglesia 'idéntico al resto de instituciones', lo que supondría acabar con ciertos privilegios fiscales. Además, acordaron reclamar la revisión del Concordato -mediante la propuesta de adecuar los espacios públicos al principio de no discriminación-, si bien cómo lo harán se verá más adelante. Por otro lado, acordaron retomar la Ley de Libertad Religiosa a la que se dio carpetazo la pasada legislatura, explicaron algunos de los asistentes al grupo de trabajo de calidad democrática.

La ponencia del PSOE proponía que la elección de los órganos del partido se hiciese en listas cerradas. Un sistema que recibió 138 propuestas alternativas y que se convirtió en el segundo punto más enmendado. En la comisión de trabajo se planteó modificar el sistema para incorporar las candidaturas abiertas. Al cierre de esta edición no se había votado todavía.

La ponencia propone la creación de una institución pública de crédito

Aunque algunas enmiendas a la ponencia proponían suprimir el párrafo que pretendía 'abrir un debate sobre el adelanto de la edad para votar hasta los 16 años, el grupo de trabajo aprobó mantenerlo. El objetivo, especifica la ponencia, es ampliar la participación. No sólo de los jóvenes.

Los socialistas también acordaron valorar 'el significado del conjunto' de manifestaciones de los ciudadanos en torno al movimiento '15-M o el de los indignados'.

En los trabajos en comisión, los socialistas acordaron una reforma de la Ley Electoral para corregir el voto rogado, que aprobó el PSOE en la pasada legislatura y que significa que sólo los españoles en el extranjero que soliciten con suficiente antelación las papeletas para votar pueden votar, una medida que ha generado gran rechazo. También persiguen la introducción de la circunscripción exterior en el Senado.

La ampliación del voto a los mayores de 16 años no logró apoyo suficiente

En la pelea para hacer aflorar ese 20% de economía sumergida, lo que permitiría aumentar los ingresos del Estado de forma considerable, los socialistas debatían ayer medidas como la sustitución progresiva de las monedas y los billetes por dinero electrónico, la creación de una oficina contra el fraude fiscal que unifique las bases de datos y los servicios de inspección fiscal y laboral, la implantación de un cuerpo específico de policía fiscal y la habilitación de un sistema de embargos acelerados similar al de Suecia.

Los socialistas debatían anoche los términos de una reforma fiscal que 'modernice el sistema en su conjunto, ya que las reformas de los últimos 30 años han ido simplemente aplicando parches a diferentes figuras tributarias'. Además de esta puesta al día de los impuestos ya existentes con una visión global y pensando en los ingresos que necesita el Estado, los socialistas se plantean implantar nuevos tributos. Sobre la mesa de debate estaban anoche la fiscalidad de las entidades financieras y grandes fortunas, la mejora de los impuestos verdes, y la implantación en la UE de una tasa sobre transacciones financieras internacionales. Los socialistas aprobaron evitar la penalización de las rentas de trabajo frente a las rentas de capital.

Rubalcaba anunció una conferencia de organización para antes de verano

Los socialistas buscan en este congreso un modelo 'para las relaciones laborales en el siglo XXI', con unas reglas que 'equilibren la situación entre empresarios y trabajadores'. Todas las propuestas sobre empleo están atravesadas por la preocupación por la crisis económica.

Los socialistas rechazan que los recortes sean suficientes para generar empleo y apuestan por estímulos económicos, con planes de choque que bonifiquen la contratación en pymes y el acceso de los jóvenes al mercado laboral.

El PSOE no llega a la creación de una banca pública -propuesta que fue rechazada en comisión-, pero sí plantea el refuerzo de un sistema de créditos dependiente del Estado. De la comisión salió un acuerdo para crear una 'institución financiera pública' con el objetivo de 'aumentar la concesión directa de crédito, asumiendo más riesgo para apoyar iniciativas innovadoras'. Los socialistas también debaten que las cajas de ahorros intervenidas mejoren la financiación de las pymes y primen el crédito a los emprendedores.

Los socialistas pretenden impulsar 'las reformas necesarias para endurecer las inhabilitaciones, aumentar las penas y los plazos de prescripción en los delitos contra la Administración, e impulsar más mecanismos para asegurar el reintegro de lo sustraído'. Así lo decidieron anoche. También se plantean la elaboración de un protocolo que establezca 'pautas aplicables' a todos los casos de corrupción, con la expulsión del partido de todos los condenados por delitos contra la Administración.