Público
Público

El PSOE recorta con Rubalcaba tres puntos la ventaja del PP

Los conservadores obtendrían el 43,1% de los votos y el PSOE, el 36%. El socialista adelanta a Rajoy en todos los campos

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Despejada la incógnita de quién será cabeza de lista del PSOE, la fórmula Rubalcaba empieza a influir en los ciudadanos de cara a las próximas elecciones generales. Así se desprende del último barómetro del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) hecho público ayer, que recorta la distancia entre PP y PSOE en estimación de voto hasta los 7,1 puntos, 3,3 menos que hace tres meses. Es la primera vez en 2011 que los socialistas se sitúan a menos de diez puntos de los conservadores.La encuesta fue realizada por el CIS entre el 4 y el 11 de julio, la primera tras las elecciones del 22-M y una vez elegido Alfredo Pérez Rubalcaba candidato, pero sin que este hubiese abandonado la Vicepresidencia Primera del Gobierno. De celebrarse hoy las generales, el PP ganaría los comicios con el 43,1% de las papeletas, siete décimas menos que en el anterior barómetro de abril. Los socialistas, por su parte, cosecharían el 36% de los votos, 2,6 puntos más que hace tres meses.

Con estos datos, en el PSOE se mostraron ayer exultantes. El secretario general del Grupo Parlamentario Socialista, Eduardo Madina, que ejerció de portavoz oficial, expresó su “satisfacción” por estos resultados, que calificó de “buena noticia”. El dirigente socialista los interpretó como un anticipo del próximo “cambio de tendencia”, a la vista de la mejor valoración del candidato Alfredo Pérez Rubalcaba y el estancamiento del líder de los conservadores, Mariano Rajoy, en percepciones “increíblemente bajas”.
Muy diferente fue la lectura que hicieron los conservadores de este sondeo. “Estamos ante unas encuestas que posteriormente no se ajustan para nada con la realidad electoral”, señaló el número dos del Grupo Popular, José Luis Ayllón, recordando los sondeos preelectorales del CIS.

El dirigente conservador minimizó el supuesto “efecto Rubalcaba”, apuntando que los españoles están empezando a percibir los defectos de sus propuestas. Y recordó que aunque lo intente, los ciudadanos no olvidarán que el candidato del PSOE formó parte de un Gobierno que adoptó medidas “contraproducentes” para la ciudadanía, informa Efe.

Quien sí celebró los resultados de Rubalcaba y no se sorprendió de ellos fue José Luis Rodríguez Zapatero, que cada día ve mejor al candidato del PSOE, según dijo en los pasillos del Congreso, una vez finalizado el pleno en el que dio cuenta de la reunión del Eurogrupo del pasado jueves.

El todavía líder de los socialistas prefirió obviar su valoración, que desde hace meses está en mínimos, y la de su Gobierno, ya que ningún ministro aprueba a ojos de la ciudadanía. No obstante, la encuesta mostraba una ligera recuperación de la imagen de Zapatero. Los consultados le dieron una calificación media de 3,47, seis centésimas más que el pasado mes de abril. El principal líder de la oposición, Mariano Rajoy, obtuvo una nota de 3,58, una décima más que hace tres meses.

También suspende en valoración ciudadana Rubalcaba, por el que se pregunta como ministro del Interior y vicepresidente primero del Gobierno, cargo que ocupaba cuando se realizó el trabajo de campo. Según el último barómetro del CIS, los españoles le otorgan una calificación de 4,62, una décima menos que en el anterior sondeo político de abril. Ahora bien, el exministro era el mejor valorado del Ejecutivo, junto a la titular de Defensa, Carme Chacón.

Aunque no había sido proclamado oficialmente candidato –pero lo era de facto una vez que Chacón anunció el 26 de mayo que no se presentaría a las primarias–, Rubalcaba aparece por primera vez en esta encuesta enfrentado a Rajoy. Y en todos los combates, el exvicepresidente del Gobierno sale victorioso. De hecho, para un 39,9% de los encuestados, el candidato socialista sería mejor presidente que el líder conservador, por quien apuesta el 31,9% de los ciudadanos consultados.

Esta diferencia se observa en otras variables. El 31,1% de los sondeados considera que Rubalcaba les inspira mucha o bastante confianza, frente al 62,1% que sostiene que le genera poca o ninguna. En el caso del líder del PP, el 19,8% de los consultados declara confiar mucho o bastante en Rajoy (11,3 puntos menos que el candidato socialista) y el 77,5%, poco o nada.

Consultados por las cualidades políticas de ambos, los ciudadanos vuelven a inclinar la balanza a favor de Rubalcaba. El candidato del PSOE aventaja a Rajoy en más de 20 puntos en capacidad de diálogo. El 45,3% de los encuestados ven a Rubalcaba más dialogante que a Rajoy, que cuenta con esa valoración entre el 25,1% de los ciudadanos, según los datos del CIS.

El dirigente socialista también es percibido como mejor negociador entre el 42,3% de los consultados frente al 25,5% que tiene esa percepción de líder conservador.
Rubalcaba vuelve a imponerse a su adversario político en eficacia –el 38,9% lo ve eficaz frente al 28,3% que tienen esa percepción de Rajoy; en honestidad –el 31,6% para el candidato socialista y el 22,1% para el conservador–; en capacidad para entender los problemas de España – el 34,7% opta por el exministro y el 27,6% por el presidente del PP–, y en tener visión de futuro – el 34% elige a Rubalcaba y el 29,7%, a Rajoy.

Más allá de la valoración de los dos candidatos el 79,4% de los consultados considera que si se celebrasen elecciones generales mañana, el PP sería el ganador. Sólo un 6,3% cree que el PSOE podría hacerse con la victoria. Sin embargo, preguntados por quién le gustaría que ganase, un 31,6% declara que los socialistas frente al 30,4% que opta por los conservadores.
Según los datos del barómetro, los consultados ven más preparado al Partido Socialista para afrontar temas como la igualdad, las políticas sociales, los derechos de los ciudadanos, el medio ambiente, la sanidad, la educación o el terrorismo, entre otros. Y dirigen su mirada hacia el Partido Popular para asuntos relacionados con la economía, el empleo, la política exterior, la vivienda, la seguridad o la inmigración.
Y de lo que no hay duda es de que los consultados están descontentos con la gestión del Gobierno y el principal partido de la oposición. Un 58,1% de los encuestados valora mal o muy mal la labor del Ejecutivo socialista y un 53,5%, la del PP.