Público
Público

El PSOE "toma nota" de la derrota y arranca la cuenta atrás para el cambio

"No se puede actuar más arriba ni más rápido", señala un dirigente territorial para defender la convocatoria

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

'El Congreso Federal es el órgano soberano del Partido', solemnizan los estatutos del PSOE, su Biblia interna. El congreso define principios y estrategias y juzga y renueva a la dirección del partido. 'No hay nada por encima', prologa un destacado dirigente territorial del PSOE, para subrayar que, tras el anuncio del 38º Congreso, 'nadie puede decir que los socialistas no toman nota' del catastrófico resultado del 20-N.

La carrera de la renovación se abrirá formalmente el sábado, cuando el Comité Federal órgano máximo entre congresos apruebe su convocatoria en febrero. La decisión incorpora dos elementos de valor añadido, según destacan fuentes de la dirección socialista.

Rubalcaba y Chacón son nombres fijos en las quinielas del nuevo liderazgo

Por un lado, el cónclave será un congreso ordinario, matiz muy relevante para el PSOE, porque le confiere normalidad orgánica en los extraordinarios sólo se elige al secretario general y no hay discusión programática y, por otro, celebrar la cita en febrero permite apurar los plazos reglamentarios 'con la máxima rapidez posible', según destaca la Ejecutiva socialista: 'No se puede actuar más arriba ni más rápido'.

Que la cita tenga carácter ordinario significa que se celebra dentro de los plazos previstos por los estatutos federales: entre el tercer y cuarto año desde la celebración del anterior congreso, en este caso, en julio de 2008. Dado que, desde su convocatoria hasta su celebración han de transcurriral menos 60 días y que diciembre es pródigo en fiestas,emplazar el cónclave en febrero responde a su vez a una idea defendida desde el verano por el líder in péctore, Alfredo Pérez Rubalcaba: cuanto antes, mejor.

El inicio de la cuenta atrás no ha sorprendido en la cúpula socialista, familiarizada con esta previsión desde hace semanas, aunque sin cruzar consulta alguna, según fuentes de la Ejecutiva. 'Es muy prematuro', apunta un secretario regional a Público. 'Cualquier especulación de nombres estáverde', corrobora otro dirigente del mismo rango.

Patxi López, Madina y Vara están también entre los más citados

Todas las fuentes consultadas coinciden en que la campaña electoral ha sido la actividad en la que se ha concentrado todo el esfuerzo de la organización socialista en las últimas semanas. Es la forma de sortear quinielas. La misma cautela reinó ayer en la primera reu-nión de la Ejecutiva socialista tras la derrota, donde 'nadie sacó los pies del tiesto', según uno de sus miembros, que tampoco pone o quita nombres en la línea de salida de la futura Secretaría General.

¿Quiénes se sitúan en la pole socialista? Aunque no ha desvelado cómo desea conducir su futuro, el exvicepresidente Alfredo Pérez Rubalcaba es la única opción que algunos se atreven a mentar en voz alta. 'No sé lo que ocurri-rá en el congreso, porque lo decidiremos cuando llegue el momento, pero sí puedo decir que no tengo nada que reprochar a Rubalcaba (...). Pocas personas conozco más capaces', glosó ayer José Antonio Griñán, líder del PSOE andaluz, la federación que, junto con Madrid y el País Valencià suma más delegados en los congresos socialistas. Rubal-caba aporta experiencia y solidez en su haber y una derrota mayúscula en su debe, además de una vinculación inevitable a la vieja guardia encabezada por el expresidente González.

'Es prematuro' hablar de aspirantes, advierte un secretario regional

Frente a él, la otra baza con más terreno desbrozado a priori es la ministra de Defensa, Carme Chacón. En el paso atrás que dio al renunciar a la pugna por el cartel electoral socialista, no pocos vieron en su partido una estrategia para avanzar después dos pasos al frente superadas las elecciones y encarnar la ambición de convertirse en la primera mujer que lidera el proyecto socialista en España.

En su contra pesa una circunstancia no menor. Chacón no pertenece al PSOE, sino al PSC, un partido hermano, pero jurídicamente independiente, lo que puede plantear recelos en el resto de las federaciones.

Horizonte también se apunta ante otros dos nombres del socialismo vasco, que gobierna una de las islas de poder en manos del PSOE: Euskadi. El lehendakari, Patxi López, cuenta con el favor del Alfredo Pérez Rubalcaba y dos dificultades: que su mandato termina en 2013 y que no es diputado, lo que impediría confrontarlo con Mariano Rajoy en el Congreso para escenificar su liderazgo.

Sí es diputado Eduardo Madina, segunda opción vasca. Su principal baza es una juventud que evoca la de Zapatero al hacerse con el cetro socialista en 2000. Su edad conlleva, sin embargo, su principal hándicap: no puede acreditar la experiencia que sí adorna a otros dirigentes del PSOE como el extre-meño Guillermo Fernández Vara, que perdió el poder por el apoyo de IU al PP, lo que le acredita como uno de los pocos barones socialistas que no ha conocido el polvo de la derrota en las urnas .