Público
Público

El PSOE se vuelca en Madrid y Sevilla

Lissavetzky: "Gallardón es campeón en deuda y contaminación"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Impulsar a los candidatos en apuros en ciudades que pueden marcar el signo de las elecciones municipales del 22 de mayo fue uno de los objetivos de la convención socialista, donde se aprobó un programa marco de 80 medidas en 26 ámbitos de actuación. Fue el caso de Jaime Lissavetzky, que intentará arrebatar la Alcaldía de Madrid a Alberto Ruiz-Gallardón, y de Juan Espadas, a quien se ha encomendado la difícil tarea de mantener el gobierno municipal de Sevilla. A los dos se les reservó un papel estelar como teloneros de José Antonio Griñán y José Luis Rodríguez Zapatero en el acto de clausura.

El protagonismo otorgado a Lissavetzky tuvo el morbo del pulso que todavía mantiene por la composición de la lista electoral con el secretario general de Madrid, Tomás Gómez, quien asistió a la clausura en la fila cero, junto a otros secretarios regionales y la ministra Rosa Aguilar, exalcaldesa de Córdoba con Izquierda Unida.

Lissavetzky evocó como referente la memoria de Enrique Tierno Galván, el último alcalde socialista de Madrid, donde los sondeos apuntan un importante desgaste de Ruiz-Gallardón, pero no suficiente como para que pierda la mayoría.

El candidato, que sacó a relucir 'los resultados' de su gestión como secretario de Estado para el Deporte, levantó la bandera de recuperar la ciudad 'para sus ciudadanos'. 'Ocho años de gobierno de Ruiz-Gallardón han supuesto cosas importantes, sí; pero se ha olvidado de los ciudadanos', dijo Lissavetzky.

En el debe de Ruiz Gallardón destacó que los madrileños son, 'desgraciadamente, los campeones de la deuda, de la presión fiscal y de la contaminación'.

El exconsejero andaluz de Vivienda y senador Juan Espadas debe remontar en Sevilla unas encuestas que auguran una holgada victoria del PP, aunque el PSOE dice disponer de encuestas que apuntan a que todo puede depender de un solo concejal.

Espadas, a quien la organización sentó al lado de Zapatero, se enfrenta a la dificultad añadida de competir contra un candidato del PP, Juan Ignacio Zoido, mucho más conocido que él en la ciudad. Y todo en un contexto complicado para el PSOE de Sevilla, sometido a una inmensa presión por las revelaciones casi diarias sobre el caso Mercasevilla y las prejubilaciones falsas.

Nadie ha ahorrado agasajos con Espadas, que ha disfrutado todo el fin de semana de un generoso espacio de visibilidad. El propio Zapatero le hizo varios guiños en su discurso. 'Siempre me habéis oído decir que para mí es un gran honor ser presidente del Gobierno, pero ser alcalde de Sevilla...', dijo, sugiriendo que eso debe de ser aún más honroso. 'Vas a ser alcalde de Sevilla', le vaticinó después.

Espadas que, poco a poco, se va habituando al registro mitinero, proclamó: 'Sevilla es total y absolutamente socialista'.

El PSOE ha convertido casi en una obsesión para el 22-Mmantener Sevilla y Jaén, ciudades donde gobierna en coalición con IU. Carmen Peñalver, alcaldesa y candidata en Jaén, fue la encargada de pronunciar el primer discurso de la clausura.

El PSOE, que cimenta su hegemonía electoral en Andalucía sobre todo en las zonas del interior y las ciudades de tamaño medio, hace tiempo que va perdiendo la batalla de las capitales de provincia.

Los socialistas asumen que será muy difícil derribar las mayorías absolutas que el PP tiene en cinco de ellas: Málaga, Almería, Granada, Huelva y Cádiz. Las principales expectativas están depositadas en Huelva y, en menor medida, en Málaga. El resto se dan casi por imposibles. Córdoba es caso aparte. Allí el PSOE aspira apenas a poder ser socio de un gobierno de coalición con un alcalde de IU, si el PP no logra la mayoría absoluta.