Publicado:  13.07.2011 01:00 | Actualizado:  13.07.2011 01:00

PSOE y PP vetan la reforma de los privilegios de Aznar y González

Defienden en solitario que sean compatibles sus ingresos privados con su pensión pública

Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Socialistas y conservadores alzaron ayer un muro infranqueable en defensa de las prerrogativas que privilegian a los expresidentes del Gobierno. Ambos rechazaron, casi con idénticos argumentos, la propuesta de ERC-IU-ICV para reformar el régimen que regula el retiro dorado de los jefes del Ejecutivo y evitar que puedan simultanear, como hacen, la dotación pública que perciben 79.337 euros anuales con las retribuciones que cobran del sector privado. El resto de grupos respaldaron la propuesta.

Joan Ridao, portavoz de ERC, defendió la propuesta en la tribuna, enmarcándola en el clima impulsado por el Movimiento 15-M. "O se ejerce de expresidente o de lobbista", criticó, poniendo nombre y apellidos a su reproche. El fichaje de Felipe González por Gas Natural 126.000 euros al año y el de José María Aznar por Endesa 200.000 euros, que se suman a otros ingresos que superan el millón de euros anual movían su propuesta. "Como la mujer del César, los expresidentes no sólo deben ser honestos, sino además parecerlo", concluyó el diputado republicano.

El Bloque Nacionalista Galego (BNG) denunció la legítima sombra de sospechas que envuelve a fichajes como los de González o Aznar. "Cabe preguntar si no estamos ante un pago de favores", desconfió Francisco Jorquera.

"Debe existir una asignación mínima y una mínima dignidad pública para los expresidentes, pero también cierta estética institucional", defendió Aitor Esteban, del PNV, que reclamó la incompatibilidad absoluta entre las percepciones públicas y privadas. Hay que elegir, "o a setas o a Rolex", ilustró el diputado vasco. CiU defendió también que ambas retribuciones sean incompatibles, aunque se abstuvo en la votación de la iniciativa.

Sólo PP y PSOE subieron a la tribuna la defensa cerrada de las prerrogativas que disfrutan Aznar y González. "Ni es un sueldo , ni una indemnización, ni una pensión, sino una dotación para gastos sociales o de oficina", señaló el conservador Arturo García-Tizón para rechazar la incompatibilidad entre unos modestísimos" ingresos públicos y otras retribuciones procedentes de grandes corporaciones privadas.

Desde el PSOE, Jesús Quijano alertó contra "el riesgo de aprovechar la crisis y el calor del 15-M" para alinearse en el "oportunismo y la demagogia". "Frente al riesgo de la desafección, tenemos la obligación de ser rigurosos y serios", replicó a ERC. "La frivolidad casi siempre termina alentando la desafección", le recriminó. Quijano defendió que la doble retribución que disfrutan González y Aznar es "legal, lícita y legítima".

PUBLICIDAD

Comentarios