Publicado: 20.08.2014 17:08 |Actualizado: 20.08.2014 17:08

Pujol devuelve la Medalla de Oro de Barcelona, que le fue concedida en 1992

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El expresidente de la Generalitat Jordi Pujol ha devuelto al Ayuntamiento de Barcelona la Medalla de Oro de la Ciudad, que le fue otorgada por el plenario del consejo municipal en 1992.

Según ha informado hoy el Ayuntamiento de Barcelona, Pujol ha devuelto la Medalla adjuntándola a una carta que ha remitido al alcalde de Barcelona, Xavier Trias, en la que comunica que retorna esta distinción atendiendo a la petición del consistorio.

La carta en la que Pujol comunica que devuelve la Medalla está fechada el 31 de julio pasado y se registró en el Ayuntamiento de Barcelona el pasado lunes 18 de agosto.

El alcalde Trias declaró el 29 de julio que sería mejor que Pujol la devolviera antes que retirársela, después de que el PSC reclamara la devolución, aunque el alcalde consideró entonces que era una petición "oportunista" por parte de los socialistas.

El candidato del PSC a la Alcaldía, Jaume Collboni, volvió a reiterar la petición este martes a través de un comunicado.

El alcalde Xavier Trias (CiU), amigo personal y durante muchos años conseller de los gobiernos de Jordi Pujol, consideró "oportunista" la petición de Collboni, si bien anunció que le pediría al expresidente que devolviera la medalla.

La Medalla de Oro de la Ciudad de Barcelona es la máxima distinción que puede otorgar el consistorio de Barcelona y tiene como finalidad distinguir a aquellas personas o entidades, nacionales o extranjeras, que hayan destacado por sus "extraordinarios méritos personales" o por haber prestado servicios "relevantes" a la ciudad.

El septiembre de 1992, en plena resaca de los Juegos Olímpicos de Barcelona, el plenario del Consejo Municipal de Barcelona acordó conceder esta distinción al entonces presidente de la Generalitat Jordi Pujol.
Sin embargo, la imposición de la medalla no se produjo hasta el 17 de octubre de 1996, en un acto solemne que se celebró en el Palacio Nacional de Montjuic (Barcelona), para conmemorar el décimo aniversario de la nominación olímpica de la capital catalana.

Las personalidades distinguidas con la Medalla de Oro tienen derecho a ser tratadas como Excelentísimo Señor y podrán dar su nombre a vías o espacios públicos de la ciudad sin que hayan pasado cinco años de su muerte.

Jordi Pujol, que fue distinguido con la Medalla de Oro de Barcelona en 1992, confesó el pasado 25 de julio que había mantenido oculta una fortuna en el extranjero durante 34 años.