Público
Público

Pujol ante la juez: "Yo no quería saber nada porque el tema siempre me dio miedo"

El expresident admitió en el interrogatorio que, pese a que se desentendió del asunto de la fortuna familiar oculta en el extranjero, era "inevitable" que se enterara de algunos detalles

Publicidad
Media: 3
Votos: 1
Comentarios:

El president catlaán Jordi Pujol, durante el interrogotario ante la juez. - EFE

El expresident de la Generalitat, Jordi Pujol, insistió ante la juez que siempre se desentendió de los fondos ocultos en el extranjero para no dañar su imagen pública, dada su historia y lo que "había representado" para Catalunya: "Yo no quería saber porque siempre me dio miedo el tema".

En la declaración íntegra de Pujol ante la juez que investiga el origen de su fortuna, el expresident catalán sostiene que desconocía el origen de los fondos que supuestamente su padre legó a sus hijos, su evolución y las circunstancias de la regularización, por su voluntad "radical" de permanecer al margen del asunto. El expresident catalán reitera esa tesis en varias ocasiones durante su declaración ante la juez, que ayer le sometió a un incisivo interrogatorio, instándole en algún momento a que no se saliera por la tangente.

La declaración, en la que Pujol confiesa estar "acatarrado y oxidado" y en la que tuvieron que repetirse algunas preguntas porque se había dejado los audífonos con que mitiga su sordera, rozó algunos momentos de tensión cuando interrogaba el fiscal Anticorrupción Alejandro Luzón, que le reprochó su falta de concreción y su "irresponsabilidad" por no preocuparse de la evolución de la fortuna oculta.

En la primera parte del interrogatorio, en el que habla en catalán y asistido por un intérprete de castellano, el expresident explica que se tardó más de dos décadas en regularizar los fondos ocultos, tras el fallecimiento de su padre, por "miedo" a dañar su figura pública:

"-Juez: ¿Sabe usted por qué se tardó 24 años en regularizar?

- Pujol: Sí, por miedo.

- Juez: ¿Miedo a qué? Estamos hablando del año 90 ya.

- Pujol: Sí, pero veamos... la regularización de un dinero que de una manera u otra se relacionaría conmigo... no es un miedo a que haya un 23F (...) Dada mi historia y mi responsabilidad, de lo que había representado en mi país... etcétera... pues que de golpe aparezca esto era una cosa que daba miedo. No es necesario argumentarlo mucho esto, ahora ha pasado".

El expresident de la Generalitat precisa que los fondos ocultos obedecían a un legado de su padre, lo que en catalán llama una "deixa" -y no una herencia, corrige él mismo a su intérprete cuando utiliza ese término-: "Podríamos decir que era un rinconcito en términos populares, o una hucha, pero la hucha no sería para hacer dinero, a no ser que un día se rompiera".

El fundador de CDC recalca en su declaración que el dinero legado por su padre no procedía "ni de la corrupción ni de operaciones de blanqueo de capitales" y detalla que hasta 1993 los fondos fueron gestionados por el amigo de su padre Delfí Mateu, fallecido en 1993.

"- Juez: ¿No me pueda dar más información?

- Pujol: No se la puedo dar porque no lo he querido saber".

Un legado de "valor relativo"

En otro momento del interrogatorio, el expresident reconoció que no dispone de "ningún papel" que acredite el origen de su fortuna oculta y admitió que la carta de su padre que demostraría que procede de un legado tiene "valor relativo" porque, pese a ser manuscrita, no está firmada.

Pujol se remite a una carta que su padre Florenci envió a su esposa, Marta Ferrusola, en la que su progenitor se comprometía a adoptar "decisiones para asegurar el futuro" de sus nietos y su nuera. "Es un escrito que no está firmado, quiero decir, tiene un valor relativo. Es un manuscrito, eso sí. No sé qué valor tiene", reconoce Pujol, que explica que esa carta, que la familia no ha aportado al juzgado, está en posesión de Marta Ferrusola.

Al final de su interrogatorio, la juez quiso aclarar si existía algún documento o certificado bancario que acreditara, cuando su padre falleció en septiembre de 1980, que existían los fondos que, según la versión de Pujol, les legó fuera de la herencia:

"- Pujol: No lo sé.

- Juez: ¿Existe algún documento en septiembre de 1980?

- Pujol: No. No tendría lógica que existiera. Sería absurdo. Era un negocio (el de su padre Florenci, que se dedicaba al intercambio de divisas) que era tolerado y más o menos protegido por las autoridades de la época, pero que era ilegal. No se certifica con un documento con sellos y timbres.

- Juez: Ese dinero estaría en alguna parte.

- Pujol: Lo sabría mi padre. Pero yo no lo sabía.

- Juez: En enero de 1990, cuando sus hijos son mayores de edad, ¿es posible que (el administrador de la fortuna oculta) Delfí Mateu, remitiera algún papel, un 'aquí lo cedo'?

- Pujol: Seguro que no. Al menos, yo este papel no lo tengo, ni lo he pedido.

- Juez: Una rendición de cuentas de Mateu, que dejara constancia...

- Pujol: La rendición de cuentas la hizo con mis hijos.

- Juez: ¿Algún hijo guarda la liquidación?

- Pujol: Pues no lo sé. No sé si se hizo esa rendición. Yo no tengo ningún papel".

"Gran secretismo"

A lo largo del interrogatorio, Pujol también relata que su padre llevó el asunto con un gran "secretismo" y que tampoco conocían la existencia de esta fortuna la familia de dos de los tres administradores del dinero (ambos ya fallecidos): Delfí Mateu y su primo Joaquim Pujol i Figa.

"Mi voluntad de quedar al margen de este tema, que es radical, también se hizo de una forma muy muy radical. Yo sé que Mateu o Joaquim Pujol actuaron de una forma... yo comprendo que a veces puede producir situaciones desagradables, de infidelidades, pero... yo no contaba con eso y no se produjo", indica Pujol.

El expresident catalán admite a la juez que, pese a que se desentendió del asunto, era "inevitable" que se enterara de algunos detalles y que expresara su opinión, como por ejemplo cuando se propuso a Joaquim Pujol que siguiera administrando el dinero, función que ejerció durante medio año.

"Yo me opongo, no porque no me guste la persona, no porque no sea un buen hombre, sino porque quiero que Joaquim Pujol juegue un papel más importante en la administración (le nombró secretario general de Presidencia de su ejecutivo). En este caso, actué no pensando en si era bueno para mis hijos, no como representante de mis hijos", apunta Pujol.

"Yo no intervenía, pero es forzoso que conociera algo", alega ante la juez Pujol, por lo que también se desentendió de la decisión de que el nuevo administrador fuera su primogénito, Jordi Pujol Ferrusola.

Sobre el papel que ejerció Jordi Pujol Ferrusola, su hermana Marta aseguró ante la juez: "El que gestiona el fondo es mi hermano Jordi y lo tiene invertido en 'cosas' y acordamos que nos lo irá repartiendo a medida que haya liquidez o vencimiento de 'cosas'".

Por su parte, Pere Pujol aseguró ante la juez que cuando su hermano Jordi asumió la gestión del legado les comunicó la existencia de estos fondos: "Nos dice que asumirá la gestión de este legado y no nos ha pasado cuenta de qué ha hecho con este dinero hasta el año 1992".

Blanqueo de capitales en Liechtenstein 

La magistrada interrogó a Pujol también por la investigación por blanqueo de capitales que, según supo a través de un oficio de la Interpol, había abierto un juez de Liechtenstein, a lo que el expresident responde, en una frase que repite hasta en tres ocasiones: "No he tenido ni tengo cuentas en el extranjero", "le digo una cosa con toda rotundidad y bien breve, no tengo ninguna cuenta en Liechtenstein".

Tras el interrogatorio de la juez, es el fiscal Alejandro Luzón quien dirige la declaración del expresident catalán, con preguntas en las que le pide que aclare si sabía dónde estaban los fondos cuando su padre los legó y detalles acerca de la forma en que los gestionaron sus sucesivos administradores: Delfí Mateu, su primo Joaquim Pujol y después su hijo primogénito, Jordi.

La poca concreción de las respuestas de Pujol suscita la queja del fiscal:

"- Fiscal: Bien, no ha contestado mi pregunta.

- Juez: Ha contestado que no lo sabe.

- Pujol: Ya se lo he dicho desde el principio. Siempre he dicho que yo no sabía porque no quería saber porque siempre me dio miedo el tema.

- Fiscal: ¿Le dio miedo saber cómo se ponía a nombre de sus hijos?

- Pujol: Todo lo que fuera tener contacto con ese tema".