Público
Público

Pujol reprende a Mas y Duran por desgastarse con sus broncas

Los líderes de CDC y UDC enfrían la polémica y dejan sin fecha su cumbre

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El fundador de CiU y su referente político más aglutinador, Jordi Pujol, intervino este miércoles en la polémica entre Artur Mas y Josep Antoni Duran i Lleida por la reunión de este último con la cúpula del PSC. El ex president, que soldó a CDC y UDC y las mantuvo 23 años en la Generalitat, avisó contra la tentación de “dar juego” a quienes pretenden “destruir” la federación.

Pujol pronunció una conferencia-desayuno en Madrid a la que Mas y Duran acudieron disciplinadamente a oírle. El líder de Convergència se había desplazado a la capital del Estado para comer con periodistas catalanes y el de Unió estaba inmerso en la actividad parlamentaria del Congreso. Uno y otro debían aprovechar la coincidencia para reunirse y destensar la situación interna después de lo mal que CDC encajó la predisposición de sus socios a consensuar con el PSC la respuesta catalana ante un recorte del Estatut en el TC.

Pero al final no hubo reunión y todo se quedó en una conversación informal mientras Pujol intervenía en la tribuna de uno de los salones del hotel Ritz. La cumbre de Mas y Duran quedó aplazada sin fecha, según todas las fuentes.

Pujol no pasó por alto las tensiones en CiU y en la propia CDC, que ha mostrado fisuras en su actitud ante Unió, tal y como quedó de manifiesto después de que el martes Felip Puig rectificara públicamente a David Madí. El ex president se alineó ayer con Puig, que siempre si situó entre sus fieles, para poner en valor la unidad de la federación. Admitió que no le gusta “lo que está pasando” en los últimos días pero que CiU sigue con “mala salud de hierro”. “Hay gran voluntad de destruirnos y conviene que no ayudemos”, afirmó después de que, por ejemplo, Madí lamentara la “imagen de sumisión” al PSC de Unió.

Mas y Duran no se reunieron pese a coincidir (cosa inédita porque siempre que el líder de CDC está en Madrid el de Unió tiene la agenda a tope) ni lo harán en breve. Con quien sí departió Mas fue con Pujol, que preguntado por un recorte del Estatut hizo gala de su ambigüedad. Al abordar un tema ante el que CDC y UDC tienen estrategias dispares (contundencia unos y pragmatismo los otros), Pujol afirmó que no se debería optar de forma resignada “por el conformismo” pero que eso tampoco debería traer “una gran agitación”.

Mientras Duran ha aceptado de forma más o menos explícita en las últimas horas rebajar tensiones, otros en su partido siguen “marcando perfil”. Dolors Llorens, vicepresidenta de Unió, defendió ayer el diálogo con el resto para sacar a CiU del “ostracismo”. Fuentes de CDC seguían lamentando que después de que la reunión con el PSC “se les haya ido de las manos” sus socios sólo marquen perfil “llevándonos la contraria”.