Publicado:  17.09.2010 19:35 | Actualizado:  17.09.2010 19:35

Las pulseras que enseñan a rezar... sin que te des cuenta

Los decenarios son las pulseras de moda, basadas en los cordones con cuentas que se utilizan para aprender a orar

Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Siguiendo la estela de las exitosas y engañosas pulseras Power Balance, esas que aseguran efectos beneficiosos para la salud y el bienestar pero son del todo inútiles, según los especialistas, el mercado necesitaba introducir un nuevo producto que también ofreciera propiedades milagrosas para continuar vendiendo unidades, con el mecanismo de la fe ciega en sus poderes.

Así, los decenarios han pasado de ser un artículo absolutamente desconocido a estar presentes en las muñecas de muchas personas en todo el mundo. Entre ellas, algunas famosas las han lucido en público, como hiciera Sara Carbonero o Shakira durante el Mundial de fútbol este verano. Y todo apunta a que será una moda duradera.

De estas sencillas pulseritas dicen de todo: que provienen de Brasil, que influyen en los sentimientos, que suavizan el carácter de las personas transformándolos en más amables y cariñosos, y que te protegen ante el mal e incluso nos alejan de la soledad. Demasiado poder sensorial para unas cuerdas de colores anudadas a la muñeca.

Pero se venden una a una o en paquetes de varias unidades en tiendas de complementos de moda, centros comerciales, mercadillos y en Internet; y pueden adquirirse desde 3 euros la unidad, aunque otros usuarios han optado por métodos aún más económicos. No es tanto gasto comparándolo con los 50 euros que aún cuestan tres unidades de la dudosa pulsera patriótica ‘Fuerza España' de Energy Balance, que sigue vendiéndose en la Red.

Pero qué significa realmente este complemento para la muñeca o el tobillo. A primera vista son simples pulseritas de nudos hechas de cuerdas de colores y que se rematan con una rústica cruz cristiana. Los comerciales que las distribuyen por todo el mundo aseguran que cada color tiene una propiedad característica.

Sin embargo, el nombre de decenario evidencia se procedencia religiosa y su fin para la oración. El denario, un cordón con diez cuentas y una cruz, se utiliza desde hace muchos años como herramienta que "ayuda a rezar y a aprender a orar", como aseguran en diferentes páginas web de parroquias católicas. Un instrumento diseñado para rezar durante todo el día: por la calle, en el trabajo, en la escuela, o en cualquier momento libre.

Padrenuestros, avemarías, misterios, credos, glorias, ángelus, jaculatorias y hasta algún Salve Reina se deben repetir de memoria, mientras se avanzan una a una las cuentas de este cordón hasta terminar el círculo. Así, la baza de los decenarios, entre nuditos y colores, y complementos de moda barato, es aprovechada para que los más pequeños se puedan introducir en este devoto aprendizaje. Incluso, con el nombre del niño o la niña grabado, a un paso de relanzar la moda del rosario.

Un color para cada emoción. El rojo para la pasión, las emociones o el amor; el azul para la armonía, el afecto, la amistad o la fidelidad; el verde para la esperanza, naturaleza, juventud o equilibrio; el amarillo para el placer, la vida plena o la creatividad; el rosa para la ingenuidad, la bondad, ternura y los buenos sentimientos; el naranja para el placer y la alegría; el blanco para la inocencia, la paz o la armonía; el violeta para el autocontrol y la dignidad; y el gris y el negro para la nobleza y la seriedad.

PUBLICIDAD

Comentarios