Público
Público

"Yo puedo quedarme sin comer unos días, pero no mi hijo"

Diplomado en Informática industrial, habla cuatro idiomas, y como otros muchos está en paro. No tiene papeles, y tendrá que pagar por la atención sanitaria de su familia

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Mouhssine, marroquí de 27 años, tiene la carrera de Informática industrial y habla español, inglés, francés y árabe, pero la falta de papeles le ha condenado a trabajos como el de camarero o dependiente en un locutorio. Con ellos ha podido sacar adelante a su mujer y a su hijo. Tras seis años trabajando en España, el joven se ha quedado en paro y la esperanza de lograr un contrato que le permita formalizar su situación en un país en crisis se aleja más y más. 'Estoy seguro de que si me dan la oportunidad lo voy a hacer mejor que nadie, pero hay demasiadas barreras de papeles y complicaciones', lamenta.

Muchos tratan de aprovecharse de la situación en la que se encuentran los inmigrantes atrapados entre muros burocráticos. 'El otro día el frutero de mi barrio, español, me ofreció un contrato a cambio de 3.000 euros, que tenía que pagar en el momento', cuenta. Por supuesto, no tiene ese dinero. Estos seis años ha perdido ya 3.500 euros tratando de conseguir papeles. Las deudas con el casero se acumulan y Mouhssine trata desesperadamente de encontrar un trabajo con el que salir adelante. 'Puedo garantizar nuestra supervivencia hasta final de mes', concreta, y agrega: 'Yo puedo quedarme sin comer unos días, pero no mi hijo, él no tiene culpa de lo que está pasando'.

'Las reformas tocan a los pobres, los ricos siguen donde siempre', lamenta Mouhssine

Por si fuera poco, tras la última reforma del Gobierno, Mouhssine y su familia se quedan sin cobertura sanitaria gratuita. 'Las reformas tocan a los pobres, los ricos siguen donde siempre, comen bien, pero los que sufren son las clases medias y bajas', denuncia. 'Yo no pienso que Francia sea de los franceses, o España de los españoles. En el origen todos venimos del mismo sitio, tenemos que ser solidarios entre nosotros'.