Público
Público

Rabat considera a Meyer "hostil" por defender la causa saharui

La Unión Europea recuerda a Marruecos que debe cumplir con los derechos humanos

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Marruecos ha justificado su contundencia contra el eurodiputado de IU, Willy Meyer, al que el domingo impidió bajar del avión que le había trasladado hasta El Aaiún con el objetivo de inspeccionar la situación de los derechos humanos en el Sáhara Occidental.

El parlamentario denunció que los policías marroquíes le agredieron para intentar que regresara al avión. De hecho, en una revisión médica posterior en Las Palmas de Gran Canaria, los médicos le diagnosticaron una rotura fibrilar en el cuello.

El Gobierno marroquí no reconoció que tuviera lugar tal agresión. En la noche del domingo hizo público un comunicado a través de la agencia estatal MAP, limitándose a informar de que a 'un ciudadano español' le fue prohibida la entrada en el aeropuerto Hassan I de El Aaiún 'a causa de sus declaraciones hostiles sobre la integridad territorial del Reino' de Marruecos. Ni siquiera hizo mención a la condición de eurodiputado del dirigente de IU.

Rabat no reconoce que hubiera agresión y carga contra la labor del eurodiputado

A renglón seguido, el Ejecutivo marroquí consideró que Meyer 'es conocido por su hostilidad hacia Marruecos y su ofensa permanente al sentimiento nacional de los marroquíes, en particular el de las poblaciones del sur del Reino'. Con estas palabras las autoridades del país vecino hacían referencia al activismo del eurodiputado de IU a favor del derecho de autodeterminación del Sáhara Occidental.

El Ministerio de Asuntos Exteriores español envió al Gobierno de Marruecos una nota verbal de protesta por la agresión sufrida por el eurodiputado. Por el momento, las fuentes diplomáticas consultadas aseguran que el departamento no había recibido ninguna respuesta.

Un día después del incidente, numerosas organizaciones han denunciado la actitud de los policías marroquíes, expresando, además, su respaldo al eurodiputado.

IU ha vuelto a exigir responsabilidades. Y la secretaria de Política Internacional del PSOE, Elena Valenciano, ha condenado la agresión y ha explicado que su partido ha elevado una queja al embajador de Marruecos en nombre de su partido. El PP también ha expresado su solidaridad a Willy Meyer.

En Bruselas, el portavoz de la Alta Representante para la Política Exterior, Catherine Ashton, ha asegurado que la jefa de la diplomacia 'lamenta profundamente el incidente' y 'lo seguirá muy de cerca a través de la oficina de la UE en Rabat'. Según Peter Stano, 'cumplir con los principios en materia de derechos humanos es un aspecto clave de las relaciones entre Marruecos y la UE' y un asunto recurrente en los contactos bilaterales.

Sin embargo, la cuestión del Sáhara nunca ha sido un impedimento para el avance de las relaciones entre Bruselas y Rabat, selladas por un acuerdo de asociación y un estatus avanzado, que permite a Marruecos facilidades comerciales y económicas.

Los socialistas elevan una queja al embajador en España

La UE paga a Rabat 36 millones de euros al año por la explotación de sus recursos pesqueros, pero la validez del acuerdo ha sido puesta en cuestión por la Eurocámara y expertos jurídicos internacionales por comprender las aguas saharauis.

Aún así, Marruecos ha conseguido parar toda exigencia en materia de derechos humanos. Donde más patente se hace esa influencia es en la Eurocámara, donde hace dos años la presión de su Ministerio de Exteriores consiguió parar una resolución de condena sobre el caso de la activista saharaui Aminatou Haidar, en huelga de hambre.