Público
Público

Rajoy acusa al Gobierno de lanzar "maniobras de distracción"

El líder del PP reivindica su nuevo equipo de dirección en el País Vasco

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El líder del PP, Mariano Rajoy, viajó ayer hasta Euskadi con los ojos puestos en las próximas elecciones vascas. El dirigente conservador aprovechó la ocasión para cargar duramente contra Zapatero e Ibarretxe, por su 'falta de sentido común' y por 'las ensoñaciones, los disparates y los líos' que generan.

Rajoy ve al presidente del Gobierno 'desorientado y sin saber qué hacer para afrontar la importante crisis económica'. Por eso, en su opinión, 'cada día saca un nuevo conejo de la chistera'.

El jefe de la oposición no se pronunció explícitamente sobre la reforma del aborto. La englobó dentro de lo que definió como una 'operación' de Zapatero con el fin de desviar la atención de los ciudadanos. Piensa que Moncloa 'vuelve a las andadas'.'El Gobierno no afronta la crisis y además comienzan las maniobras de distracción. Va a abrir un debate sobre los que no hay ninguna demanda y que sólo van a servir para generar división entre los españoles', comentó.

Para él los socialistas demuestran, tras el Estatut y la Ley de Memoria Histórica, 'una irresponsabilidad absoluta' porque 'no sólo no resuelven los problemas, sino que además están dispuestos a generar otros'. Como ejemplo puso el tema de suprimir las contrataciones en origen de inmigrantes. 'Eso es liquidar la inmigración legal', dijo.

Los reproches no acabaron ahí. También acusó a PNV y PSOE 'de usar' los Presupuestos Generales del Estado para resolver 'sus problemas'. Y tuvo palabras para Ibarretxe. Rajoy piensa que 'el peor enemigo de un país es la incertidumbre e inestabilidad'. Justo lo que, según él, provoca el lehendakari con su consulta. Para Rajoy la combinación entre Zapatero e Ibarretxe es 'un auténtico torpedo en la línea de flotación de la economía de las familias españolas y vascas'.

Campaña de afiliación

En un acto de entrega de carnés a nuevos afiliados al PP vasco, Rajoy se dedicó también a reivindicar a su nuevo equipo. Dio las gracias 'de manera muy especial' a su cuadrilla y la felicitó por lo bien que había salido del congreso del pasado mes de julio, teniendo en cuenta la crisis que se había desatado con la marcha de María San Gil de la dirección.

Rajoy dio la bienvenida a los nuevos militantes 'a su casa', resaltando que su formación está 'mejor que nunca' y subrayando que en sus filas hay gente dispuesta a 'dar la batalla'. Todo parecían mensajes subliminales destinados a la ex presidenta.

Pero en el PP no querían que se vinculara este acto con el pasado sino con el futuro. Con más de un centenar deincorporaciones, el líder del partido, Antonio Basagoiti, se afanaba por demostrar lo representativo de la cifra: 'Este acto es para aplaudir el coraje y valentía de personas dispuestas a defender unos principios y valores en circunstancias muy difíciles'.