Publicado:  06.03.2012 16:33 | Actualizado:  06.03.2012 16:33

Rajoy, al PSOE: "No me hable de despidos cuando ha habido 3,5 millones"

Marcelino Iglesias rechaza la reforma laboral por suponer "el despido libre y gratuito" y "chocar con el espíritu y la letra de la Constitución"

Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Más de dos meses después de convertirse en presidente del Gobierno, Mariano Rajoy se ha sometido a su primera sesión de control en el Senado. En la Cámara Alta Rajoy se ha tenido que enfrentar primero a las preguntas del portavoz socialista, Marcelino Iglesias, sobre la reforma laboral.

Rajoy ha aprovechado la interpelación para contraatacar y le echado en cara a Iglesias que las anteriores reformas acometidas por el Gobierno de Zapatero hayan hecho inevitable que su Ejecutivo haya tenido que aprobar ésta.

"Usted no puede hablarme de despidos porque en los últimos años ha habido 3,5 millones de despidos. Ahora hay alternativas", le ha criticado Rajoy a Iglesias cuando éste le ha informado de que la reforma laboral emprendida iba a acarrear "650.000 parados más" a corto plazo.

Antes, el portavoz del PSOE le había pedido al presidente del Gobierno que "rectifique y que reflexione", ya que la reforma tan solo es "una ley para el despido libre y gratuito de los trabajadores" y que "ataca directamente a las centrales sindicales mayoritarias en este país cuando imposibilita los acuerdos colectivos con las empresas".

Por eso, le ha trasladado la inquietud que existe en la ciudadanía sobre el futuro laboral incierto que se avecina en España, que ya se ha traducido en las manifestaciones que tuvieron lugar el pasado 19 de febrero, en las que tendrán lugar el 11 de marzo y las huelgas convocadas en comunidades como Euskadi, Navarra y Galicia para el 29 de marzo y que podría desembocar en una huelga general.

A lo que Rajoy le ha contestado que "con absoluta sinceridad, lo que genera más inquietud es que haya más de cinco millones de personas que quieran trabajar y no pueden hacerlo, o que estén uno de cada dos jóvenes en esa situación, y un millón y medio de familias tengan a todos sus miembros en paro. Eso es lo que genera más inquietud".

Mariano Rajoy ha vuelto a insistir que el Gobierno tenía dos opciones: no hacer nada o actuar, y ha optado por lo segundo con esta reforma que, ha asegurado, pone sobre la mesa "medidas para que no haya despidos y para que haya contratos".

Según ha subrayado, "lo único que se hizo" con la última reforma laboral aprobada por el PSOE fue facilitar los "contratos temporales encadenados para siempre", que hacían "metafísicamente imposible" el empleo indefinido. 

Antes, Marcelino Iglesias ha recordado a Rajoy que no tendrá el apoyo de los socialistas para aprobar la reforma en el Parlamento y le ha advertido de que la oposición del PSOE será constructiva y responsable pero también "contundente" cuando se sobrepasen líneas rojas como ésta. 

Es más, Iglesias ha asegurado que "esta reforma choca frontalmente con el espítiru y la letra de la Constitución de 1978". "Vamos a hablar claro, vamos a llamar al pan, pan y al vino, vino", ha sentenciado.

PUBLICIDAD

Comentarios