Público
Público

Rajoy alienta las dudas sobre España al equipararla a Italia

La prima de riesgo bate su récord y los dirigentes del PP sostienen que sólo el anticipo electoral ha evitado un colapso como el de Berlusconi. Los socialistas reivindican a Zapatero por haber esquivado la suerte de Roma y Atenas

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La prima de riesgo española pulverizó ayer su récord y los CDS, esos supuestos seguros que también revelan el riesgo país, se encaramaron a niveles nunca vistos, en un contexto europeo que la canciller alemana, Angela Merkel, socia del PP, definió como 'la hora más difícil desde la II Guerra Mundial'.

Con la eurozona ardiendo pese a que el asesor de Goldman Sachs Mario Monti ya ultima el nuevo Gobierno de Italia sin pasar por las urnas y con España asediada como nunca por los mercados, el candidato del PP a la presidencia del Gobierno, Mariano Rajoy, pidió un aparte para hablar con los periodistas empotrados en su caravana. Pero si alguien esperaba un gesto que ayudara a aplacar algo la furia de la prima de riesgo, se encontró con todo lo contrario: España no está mejor que Italia, subrayó el líder del PP, que según todos los sondeos ganará el 20-N con mayoría absoluta.

La diferencia, agregó Rajoy, es meramente de timing electoral: si España no está viviendo la misma situación que Italia es sólo porque se anticiparon las elecciones.

Por la noche, en el mitin en Oviedo, remató la idea: o cambio de Gobierno o italianización. 'La razón más poderosa para cambiar es que no queremos que la ola de incertidumbre, desconfianza y dudas que se ha extendido sobre nuestro país se prolongue', clamó.

El mensaje a los mercados que está enviando el PP en la campaña no invita precisamente a la calma. La declaración de ayer de Rajoy igualando España e Italia no hizo sino seguir el camino que había marcado el domingo el responsable de Economía del PP, Cristóbal Montoro, que desde hace meses insinúa que España bordea el rescate. Y el expresidente del Gobierno José María Aznar va incluso más allá: propaga en sus mítines que el país está 'en quiebra'.

El líder del PP ya invita a la Moncloa a los asistentes al mitin de Oviedo

Del grupo que el mundo anglosajón conoce como PIIGS (las iniciales de Portugal, Italia, Irlanda, Grecia y España, sigla que evoca a la palabra cerdos, en inglés), sólo en España la prima de riesgo lo que se paga de más respecto al bono alemán se mantiene por debajo de los 500 puntos, el umbral a partir del cual se considera probable el rescate.

El resto de países PIIGS han sido arrasados por el incendio de la eurozona que prendió a principios de 2010: en Portugal e Irlanda, los gobiernos fueron abrasados en las urnas tras sus rescates respectivos y en plena campaña electoral española dos financieros han tomado el Gobierno griego y el italiano con el cartel de tecnócratas y sin comicios. Y eso que Italia, miembro del G-7 y con un primer ministro socio del PP, siempre tuvo la prima de riesgo mejor que España.

El candidato socialista a la presidencia del Gobierno, Alfredo Pérez Rubalcaba, que ha calificado de 'irresponsables' las insinuaciones lanzadas por el PP, contestó ayer que España está 'muy lejos' de la situación de Grecia e Italia. Y ello le dio pie a reivindicar al Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero, del que fue ministro del Interior y vicepresidente hasta julio. 'Visto en perspectiva, [el ajuste emprendido en mayo de 2010] ha permitido que España esté fuera del foco de la tensión financiera', aseguró Rubalcaba.

Desde el giro del Gobierno coordinado en toda la UE, la popularidad de Zapatero está en cotas mínimas y el ahora candidato socialista planteó una campaña electoral pegado a Felipe González y lejos del aún presidente. Y ello a pesar de que José Montilla ya ensayó en Catalunya hace justo un año el modelo insólito de presentarse a las elecciones desmarcándose de su propio Gobierno, lo que no le ahorró cosechar el peor resultado de la historia del PSC.

Sin embargo, la caída simultánea de los gobiernos griego e italiano, abatidos por los mercados en plena campaña electoral española, ha ido corrigiendo el diseño inicial de la campaña del PSOE.

UGT da oxígeno a Rubalcaba y CCOO se muestra cómplice con Lara 

El propio Rubalcaba reivindicó públicamente y con especial énfasis a Zapatero en un mitin el pasado viernes. Y las alusiones elogiosas al aún presidente del Gobierno ya no son ninguna rareza en los actos del PSOE. Además, el partido anunció ayer que el presidente participará el jueves en un mitin en Ávila, lo que no estaba previsto.

Las heridas abiertas por el giro de mayo de 2010 en UGT, el sindicato hermano, distan de estar cicatrizadas, pero esta nueva perspectiva ayuda a explicar también el oxígeno que ayer recibió el candidato socialista en su reunión con el líder de la central, Cándido Méndez, que en 2010 coorganizó la huelga general contra el Gobierno de Zapatero y Rubalcaba.

Ignacio Fernández Toxo, el líder del otro gran sindicato que llamó a la huelga, Comisiones Obreras, también eligió ayer para expresar complicidad con el candidato de Izquierda Unida (IU), Cayo Lara.

Ni UGT ni CCOO pidieron el voto para nadie, pero las izquierdas empiezan a lanzar señales de recomposición en defensa del Estado del bienestar ante un escenario de triunfo del PP cada vez más instalado y que Rajoy ya da por hecho sin esperar a que abran las urnas.

Si el domingo inició la vuelta al ruedo en la plaza de toros de Valencia proclamando que ya se ve ganador, ayer organizó ya una fiesta, ajeno a la prima de riesgo: invitó a todos los asistentes del mitin de Oviedo a visitarle en la Moncloa.