Público
Público

Rajoy aplaude en Balears lo que no exige en Valencia

El presidente del PP asegura que con él en la Moncloa se pueden crear cinco millones de puestos de trabajo y arropa a José Ramón Bauzá tras su veto a los imputados en las listas.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Ya no hay marcha atrás. El jueves pasado la Junta Directiva Regional del PP balear confirmó a José Ramón Bauzá como candidato para el Govern de cara a las elecciones de 2011 y con ello también avaló su decisión de no llevar imputados en las listas. Justo un día después, este viernes, Mariano Rajoy aterrizó en Palma de Mallorca para mostrarle su respaldo en público. Con su visita, el líder del PP dio también el visto bueno a su proclamación y refrendó sus actuaciones. Pero, al mismo tiempo que lo hacía, cayó en una tremenda contradicción. Entre las medidas de Bauzá, Rajoy aplaudió de forma implícita una que él mismo no se atreve a aplicar a nivel nacional.'Bauzá es un gran alcalde y tengo que decir que en una situación difícil ha dado la talla, ha estado a la altura y eso cuenta', proclamó Rajoy en su discurso en la plaza de Sa Feixina.

El líder del PP se mostró convencido de la futura victoria de su partido y agradeció al equipo balear su trabajo: 'Gracias por lo que habéis hecho. Con la inteligencia con la que habéis actuado en momentos complicados ganamos seguro y yo estoy muy reconfortado y orgulloso'. De fondo planeaban los escándalos de corrupción que asolan les Illes y el recuerdo del ex presidente del Govern Jaume Matas, imputado por varios delitos en el caso Palma Arena y en libertad tras el pago de una fianza de tres millones de euros.

Rajoy, por supuesto, no habló de listas y menos aún de imputados. Alabó el trabajo de Bauzá, pero no seguirá sus pasos. Él apoya al president de la Generalitat valenciana, Francisco Camps, a pesar de su imputación por cohecho impropio y de que pende sobre él una investigación sobre financiación ilegal. Tampoco actúa contra los presidentes de las diputaciones de Castellón y Alicante, Carlos Fabra y José Joaquín Ripoll, con causas pendientes ante la Justicia. Todos llevan camino de repetir.

Por eso mismo, durante toda esta semana, Rajoy ha tenido que ir dando explicaciones de su comportamiento. Ha dicho que tiene que ser 'justo y equilibrado', que necesita 'pruebas' para condenar a una persona y que hay que diferenciar cada caso. Es un mensaje opuesto al de Bauzá, pero eso no impidió que ayer se subieran juntos al escenario y compartieran estrategia electoral.

La decisión de Bauzá, que ha apostado por la regeneración completa de su formación, no ha hecho más que poner en evidencia a Rajoy. El PP tiene todo en stand by. La secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, ya recordó el lunes pasado que su partido no tenía pensado hacer nada hasta que hubiera 'resoluciones judiciales de cierta entidad'.

Ayer, la dirección del PP balear confiaba en que la presencia de su presidente ayudase a enterrar el hacha de guerra. Tras el veto de Bauzá se desató una fuerte tormenta interna porque algunos dirigentes de la formación vieron 'injusta' su decisión. A la cabeza de las críticas se puso el portavoz del PP en el Consell, Jaume Font, imputado en el caso Plan Territorial por tráfico de influencias. Ni ayer ni el jueves, Font estuvo presente en los actos de partido para dejar constancia de su disconformidad.

Durante su intervención, Bauzá hizo ayer hincapié en la importancia de estar unidos. 'Todos somos necesarios, todos somos parte del PP', fue su llamamiento. El líder de los conservadores de Balears insistió en la fuerza de 'un proyecto' que es el de 'todos'. Además, dio las gracias a los que le habían aupado al poder y a su auditorio: 'El mejor equipo de campaña sois vosotros'. A Rajoy le gustó la frase y dijo que se la apropiaba. En tono distendido, señaló que él veía allí 'buen ambiente' lo que, a su juicio, era el 'prólogo de una victoria electoral'. Luego cada uno a lo suyo.

Rajoy cargó contra Zapatero y Bauzá aprovechó para atacar al presidente balear, Francesc Antich, a quien culpó de dejar les Illes 'a la cola de la recuperación económica por su inoperancia'.

El presidente del PP, Mariano Rajoy, ha asegurado este viernes en que con su partido en el Gobierno 'se pueden volver a crear 5 millones de puestos de trabajo' y ha afirmado que las 'políticas equivocadas' de Rodríguez Zapatero lastran la recuperación económica de España.

En un mitin celebrado en Palma ante unas 3.000 personas, el líder 'popular' ha recordado que cuando el PP llegó al Gobierno en 1996 el índice de desempleo era del 22%, y cuando fue derrotado por el PSOE en 2004 la cifra se había reducido al 10%, mientras que 'seis años después es del 20%'.

'Lo hicimos, sabemos hacerlo y lo volveremos a hacer', ha incidido Rajoy, para quien cuando el PP retorne al Ejecutivo 'va a haber crecimiento económico y crecimiento del empleo'.