Público
Público

Rajoy apoya a Camps pese al nuevo informe policial

"Yo creo que debe ser el candidato para las próximas elecciones", asegura el líder de los conservadores. Elude hablar de los nuevos datos sobre la financiación ilegal del PP valenciano

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Entre el pasado viernes, cuando el vicesecretario de comunicación del PP, Esteban González Pons, ratificó a Francisco Camps como candidato y ayer, la situación del presidente de la Generalitat Valenciana respecto al caso Gürtel se ha vuelto más delicada. Pero el líder del PP, Mariano Rajoy, se manifiesta en público como si su barón territorial no tuviera ninguna causa pendiente con los tribunales. O confiado en que todo quedará en nada. Ayer, dio muestra de ello cuando fue preguntado sobre si mantenía a Camps como candidato después de que la policía haya encontrado nuevas pruebas de financiación ilegal del PP valenciano. 'Yo creo que debe ser el candidato para las próximas elecciones', espetó en declaraciones a los medios en el Parador de Toledo, donde concluyó un encierro de dos días del comité de dirección del partido.

Visiblemente incómodo sólo aceptó cuatro preguntas, Rajoy intentó salir del atolladero insistiendo en que el comité de dirección no había tratado sobre las candidaturas. Dijo que su formación nombrará a los candidatos 'cuando toque, de acuerdo a las normas internas' del partido. Pero poco más. Era su primera comparecencia ante los medios desde el pasado 8 de julio.

El líder del PP sólo aceptó cuatro preguntas de los periodistas

Todas las preguntas sobre Camps y la forma en la que encaja con su código ético que le mantengan como cabeza de lista para el País Valencià fueron saldadas con el convencimiento de Rajoy de que el president debe repetir. '¿Digan lo que digan los tribunales?', se le insistió. Pero no quiso ir más allá. 'Ya he dicho todo lo que tenía que decir sobre este tema', zanjó después de recordar que el PP del País Valencià ya había reaccionado al nuevo informe policial relacionado con el caso Gürtel.

Desgaste

Pese a que en la dirección nacional del PP restan importancia al documento de la Brigada de Blanqueo que cifra en casi 900.000 euros la cantidad pagada en negro o con facturas falsas por el PP valenciano y tres constructoras a Orange Market, el partido teme por el desgaste que sufren cada vez que se desvelan nuevos datos.

Barberá asegura que el informe policial está «manipulado»

Con Camps imputado por cohecho (soborno) y poco dispuesto a tirar la toalla, el líder del PP prefiere pensar en el día a día y apostar porque repita como cabeza de lista.

'Si las cosas van a peor, ya se actuará, pero de momento este es el escenario que tenemos y sobre el que estamos trabajando', explican en el entorno del presidente de los conservadores.

En este contexto, el PP sigue agotando el tiempo para celebrar el acto de proclamación de candidatos que tiene anotado en su agenda de tareas pendientes. Y es que, hasta la fecha, sólo Luisa Fernanda Rudi ha sido proclamada de manera oficial como número uno por Aragón. En el PP aseguran ahora que 'no hay prisa' para celebrar esta cita. No obstante, prevén que sea posible que tenga lugar 'antes de fin de año'.

En el País Valencià el respaldo a Camps fue aún más cerrado. El secretario general del PPCV, Antonio Clemente, y el vicesecretario de organización, David Serra, denunciaron ayer una 'campaña' y una 'persecución política' por parte del Gobierno central y de los socialistas en el marco de este escándalo de corrupción.

Hace hoy una semana, Camps obtenía el respaldo oficial como candidato de la sede nacional del PP. Y lanzaba una advertencia a quienes buscan 'atajos' para derribarlo: 'No hay quien mueva a quien tiene las raíces en esta tierra'.

Serra solicitó al Ministerio del Interior y a los 'dirigentes políticos que pidan disculpas de manera inmediata al PPCV y a los militantes por las actuaciones en contra de una formación política por el único hecho de tener una fortaleza pública, social y un respaldo como no ha tenido nunca nadie antes', informa EP.

También la alcaldesa de Valencia, Rita Barberá salió en defensa de su formación. Preguntada en rueda de prensa, prefirió no entrar en el fondo de la cuestión. Pero consideró que el nuevo informe 'está manipulado' ya que 'no se han pedido datos' a la formación para su elaboración.

Además, acusó a los socialistas de tener una 'estrategia' basada en utilizar a los medios de comunicación para decir 'barbaridades' y hacerle 'daño' al PP.

Otros sectores del PP valenciano, más críticos con el president, sostienen que 'tarde o temprano acabará retirándose por el bien de la comunidad y de los ciudadanos'.

En el entorno del líder del PP aseguran que los escándalos de corrupción no formaron parte del orden del día del encierro celebrado por los conservadores en Toledo. Una cita que María Dolores de Cospedal, secretaria general del PP, intentó compaginar con sus intervenciones en las Cortes de Castilla-La Mancha.

La situación económica, la de las tropas españolas en Afganistán, las próximas citas electorales y las encuestas de intención de voto fueron los temas destacados de la cita. También se habló del futuro de la banda terrorista ETA, un asunto puesto sobre la mesa por Jaime Mayor Oreja, de la negociación de los Presupuestos y de la sentencia del Estatut, un punto en el que los conservadores se han propuesto seguir muy de cerca la aplicación que de la ley haga el Gobierno.

Rajoy prometió ayer que su partido presentará en el Congreso más de 50 iniciativas contra la crisis. Y, respaldando la petición de Cospedal un día antes en las Cortes castellanomanchagas, anunció que su partido va a presentar una proposición no de ley en la que se da libertad a las comunidades autónomas para que escojan el modo de gestión que más les convenga.