Público
Público

Rajoy aprueba hoy los Presupuestos más brutales de la democracia

Las cuentas de 2012, cuya presentación retrasó el Gobierno hasta que pasaran las andaluzas y asturianas, traerán duros ajustes y una probable subida de algunos impuestos.El recorte medio por ministerio será superior al

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Mariano Rajoy se revolvió como gato panza arriba. Resistió las incesantes y fuertes presiones de Bruselas, se amuralló frente a las demandas de la oposición. Se negó a mostrar sus primeros Presupuestos hasta atravesar el Rubicón de las elecciones andaluzas y asturianas, el 25-M. Y ganó la partida. Aguantó el chaparrón de las críticas por no mostrar las cartas de las cuentas más austeras de la democracia hasta el final. Hasta hoy, la fecha límite comprometida, a las 24 horas de la primera huelga general de Rajoy, a los cien días de su llegada al poder.

Los primeros trazos concretos de los Presupuestos de 2012 se conocerán en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros. Por lo pronto entidad de la dureza de las cuentas de este año la marca el techo de déficit obligado por Bruselas y aceptado por el Gobierno: el 5,3% del PIB. Un recorte de más de tres puntos respecto al desfase con el que se cerró 2011 (8,51%) y más duro del previsto inicialmente por el Ejecutivo (5,8%). Ese objetivo de gasto supone un recorte de unos 35.000 millones de euros en un solo año. Rajoy anunció este martes en Seúl, sin entrar al detalle, que los ministerios sufrirían de media un tijeretazo de más del 14%. Fomento, el ministerio motor de la inversión pública, tiene todas las papeletas para ver contraído su presupuesto aún más, cuando en 2011 ya sufrió un mordisco del 28%. 

Los recortes se prevén brutales. Los mercados siguen acechantes, la prima de riesgo no se relaja y el riesgo de rescate no se ha disipado del todo. Pasadas las andaluzas, libre el camino de más exámenes electorales, el Gobierno se dispone a pasar la navaja sin tapujos. La subida del IRPF y del IVA y la reducción del gasto de 8.000 millones aprobada el pasado 30 de diciembre, nada más estrenada la Moncloa, era un mero aperitivo. Después llegaron los cambios en el sistema financiero, la aprobación de la Ley de Estabilidad Presupuestaria –todavía en tramitación– y la durísima reforma laboral. Este miércoles Hacienda ya trasladó que el sueldo de los funcionarios seguirá congelado. Pero en estas cuentas de 2012 España “se juega el ser o no ser”, en expresión del ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, y bajo ese argumento el Ejecutivo justificará toda la panoplia de ajustes.  La oposición ha advertido de que lo que corre auténtico peligro es el Estado del bienestar y el sostenimiento de los servicios públicos, que dependen de las autonomías.

Pero la peor noticia es que la economía no remontará. La previsión del Gabinete es que el PIB caiga este año un 1,7% y que se destruyan 630.000 puestos de trabajo

El Gobierno también ha adelantado que podría subir algunos impuestos. La incógnita es qué figuras tributarias tocará y en qué proporción. El presidente descartó aumentar el IVA o los impuestos especiales. Y este miércoles, un día antes de la huelga, el titular de Economía, Luis de Guindos, afirmó que las “subidas o retoques” fiscales serán “equitativas y temporales”. De producirse un alza, sería el segundo incumplimiento del PP en esta parcela, ya que en campaña electoral garantizó que no aumentaría la presión a los contribuyentes y a la semana de llegar al Ejecutivo violó su palabra.  Con estos mimbres, todo apunta a que se modificará el Impuesto de Sociedades, limitando y rebajando las exenciones fiscales que permiten a las empresas reducir su contribución al fisco.

Los primeros Presupuestos de Rajoy tendrán caliente, muy caliente, la huelga general, convocada por los sindicatos justo un día antes de la presentación de las cuentas para intentar forzar una flexibilización. Sin embargo, no es previsible que suceda. El Gobierno pone por delante el objetivo de “ganar la confianza y la credibilidad” ante Europa y ante los acreedores con unos Presupuestos “que pueden y deben” adelgazar el déficit sin perjudicar los servicios públicos esenciales.

La letra pequeña del proyecto de ley dirá si esa promesa ha quedado preservada. Y si los nuevos y drásticos recortes acarrean un nuevo desgaste del Ejecutivo de Rajoy. Andalucía y Asturias ya pasaron su primera factura, y a la primera de cambio