Público
Público

Rajoy apuesta ahora por Gallardón y le da el cuarto puesto en Madrid

El regidor municipal fue excluido en 2008 por las presiones de Esperanza Aguirre. Ana Botella se perfila como sucesora en el Ayuntamiento de la capital

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Corría enero de 2008. Y el PP, como ahora, se encontraba en la tesitura de elaborar unas listas para las elecciones generales. Dos nombres, el del alcalde de Madrid, Alberto Ruiz-Gallardón, y el de la presidenta de la Comunidad, Esperanza Aguirre, se le atragantaron a Mariano Rajoy a la hora de construir la candidatura por Madrid. Hasta tal punto que decidió prescindir de los dos. Pero ese día, el líder de los conservadores optó por no poner un punto y final a la historia, sino un 'continuará'. El punto y final lo puso ayer al confirmar al regidor municipal como número cuatro por Madrid.

Un escueto comunicado remitido ayer al filo de las 19.00 horas revelaba lo que en las últimas semanas era un secreto a voces en las conversaciones que a cuenta de las listas mantenían cargos del partido. El alcalde de Madrid, el hombre que desde el XVI Congreso Nacional se ha sentado todos los lunes en la mesa del Comité de Dirección del PP, el máximo órgano de poder dentro de la formación, ocupará un puesto en la cabecera de la candidatura por Madrid al Congreso.

El entorno de Aguirre, pendiente de su cuota de poder en la lista

Se trata de la lista que lidera Mariano Rajoy y al que siguen la portavoz del PP en el Congreso de los Diputados, Soraya Sáenz de Santamaría, y la secretaria de Organización de los conservadores, Ana Mato. Al igual que Ruiz-Gallardón, ambas acuden a las reuniones de 'maitines' de los lunes.

Miguel Arias Cañete, presidente del Comité Electoral Nacional, ocupará el número cinco de la lista. En 2008, la candidatura fue encabezada por Mariano Rajoy, seguido por Manuel Pizarro, Ana Mato, Eduardo Zaplana y Saénz de Santamaría.

La decisión de ayer fue adoptada a primera hora de la tarde en una reunión que mantuvieron Rajoy, su número dos, María Dolores de Cospedal, Mato y Cañete.

El PP asturiano propone a Ovidio Sánchez como número dos

Los primeros puestos de la lista por Madrid revelan que el líder del PP ha decidido premiar a su círculo más cercano de colaboradores con un puesto en la Cámara Baja. A la espera de lo que se pueda deducir del resto de candidatos por Madrid, que previsiblemente se conocerán hoy, su decisión supone una clara victoria sobre Aguirre y sus fieles.

La presidenta de la Comunidad de Madrid, eterna rival del regidor, hizo todo lo posible para que Ruiz-Gallardón no fuera en las listas en 2008. Si iba él, ella también se sumaba al carro para, según sostenía, ayudar a Rajoy a ganar las generales. Los dos se quedaron en su sitio. Y el alcalde decidió incluso poner sobre la mesa la amenaza de abandonar la política. Pero no fue así y, tras las generales, optó por mantenerse leal a Rajoy mientras un sector del partido, entreel que se contaba a la presidenta madrileña, cuestionaban su liderazgo. 'Rajoy no olvida', repiten en el partido.

Bauzá incluye a un implicado en corrupción en la lista al Senado

Ahora, las cosas han cambiado. El escenario ya no es el mismo y dado que, según todas las encuestas, Rajoy está llamado a gobernar, no hay en el PP prisas por estar bien ubicado de cara a una inminente sucesión de su jefe de filas. Es por ello por lo que muchos en la formación creen que la presidenta madrileña 'ha dejado hacer' a Rajoy y no ha presentado la batalla que dio hace cuatro años. A ello se suma que el PP de Madrid, formación que ella preside, apenas tiene peso en los órganos de poder nacional.

Pero los planes que Rajoy tiene trazados para Gallardón pueden no acabar en el Congreso de los Diputados. No son pocos los dirigentes conservadores que incluyen al regidor como fijo en todas las quinielas del futuro Gobierno del PP en el supuesto de que ganen el 20-N. En este caso, tendría que abandonar la alcaldía de la capital, lo que supondría que la que fue número dos en la lista del Ayuntamiento, Ana Botella, asumiese el bastón de mando del Consistorio. Se trata, no obstante, de una operación que no goza del visto bueno de las distintas sensibilidades dentro del partido.

Un determinado sector del PP considera que Botella, mujer del expresidente del Gobierno José María Aznar, no tiene la experiencia suficiente como para llevar las riendas de un Ayuntamiento como el de Madrid. Y menos de lograr la mayoría absoluta en las próximas municipales si Rajoy decide que sea ella la cabeza de lista.

En 2008, el PP obtuvo 18 escaños por Madrid. Ahora, los sondeos internos prevén entre 18 y 20. El partido tiene de plazo hasta el lunes para presentar las candidaturas al completo. Sólo cuando el Comité Electoral Nacional logre encajar todas sus piezas podrá comprobarse cuántos fieles a Aguirre ha logrado colar el PP de Madrid en la lista. Ignacio Astarloa se da por seguro. Carlos Aragonés y Cayetana Álvarez de Toledo también contarían como cuota aguirrista.

Fuentes de la dirección regional de la formación han mostrado en los últimos días su temor a que Rajoy encontrara también acomodo en la lista por Madrid al vicealcalde, Manuel Cobo, mano derecha de Ruiz-Gallardón. Medios castellanoleoneses le han atribuido un puesto en la candidatura por Segovia.

En el Ayuntamiento de la capital y en la dirección nacional están convencidos de que Cobo tendrá un hueco en el Gobierno de Rajoy independientemente de si obtiene o no una plaza en el Congreso de los Diputados.

Pendiente de la aprobación definitiva del Comité Electoral Nacional, el órgano homónimo asturiano dio ayer a conocer el resto de su candidatura, que encabeza la exdelegada de Gobierno Mercedes Fernández. El número dos será, si Rajoy no lo frena, Ovidio Sánchez, presidente del PP del Principado.

De esta forma, Sánchez aspirará a ser diputado, tras encabezar en tres ocasiones consecutivas la candidatura de los conservadores en las elecciones autonómicas, y tras ostentar, desde 2008, la portavocía de la Comisión de Defensa de su partido en el Senado.

También el PP de Balears aprobó ayer por unanimidad las listas al Congreso y al Senado y las remitió a la dirección nacional del partido, que deberá ratificarla en las próximas horas.

La candidatura más polémica ha sido la de Ibiza al Senado, encabezada por Josep Sala. Según informó Ep, el pasado jueves, el juzgado de instrucción número 3 de Ibiza reabrió el caso del Plan Territorial en el que estuvo imputado. El secretario general del PP insular, Miquel Ramis, insistió ayer en que este 'tiene todo el derecho' a ser candidato.