Público
Público

Rajoy avala el duro plan de recortes de Cospedal

"Supone sembrar hoy para recoger mañana", proclama. Extremadura y el PP andaluz anuncian que seguirán los pasos de Castilla-La Mancha

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Cuando el miércoles la presidenta de Castilla-La Mancha, María Dolores de Cospedal, ponía su duro plan de recortes como un ejemplo para toda España, no pasó inadvertido que su iniciativa está llamada a ser un ensayo de lo que el PP podría aplicar a nivel nacional si gobierna tras el 20-N. Ayer, Mariano Rajoy se encargó de darle el visto bueno al asegurar que cuenta con su apoyo y con el de 'todo' el PP. 'Todas las administraciones públicas deben apretarse el cinturón', sostuvo trasreunirse en Lisboa con el presidente portugués, AnibalCavaco Silva.

Lo que no quiso responder directamente fue si este será el modelo que inspirará su forma de gobernar. Pero lo dejó caer: 'Es lo que hay que hacer'. Pese a que el PP da por hecho que, en el supuesto de ganar en las generales, sus primeros años serán muy duros y contarán con una fuerte contestación social en la calle, Rajoy ha optado por apurar al máximo el anuncio de medidas impopulares.

«Es lo que hay que hacer», dice el líder del PP en apoyo de su número dos

Mientras, las comunidades en las que comenzaron a gobernar tras las municipales y autonómicas del pasado mayo han empezado a anunciar un goteo de recortes que no cesa, con Castilla-La Mancha a la cabeza.

Cospedal se ha propuesto alcanzar el objetivo de déficit 1,3% del PIB en año y medio. Para bajar la cifra actual (6,4%), la presidenta castellanomanchega quiere ahorrar 1.815 millones de euros entre 2011 y 2012 reduciendo en un 20% la dotaciónpresupuestaria.

El Gobierno regional del PP defiende que esta iniciativa blinda los servicios sociales. Pero los socialistas, desde el minuto posterior al anuncio, hicieron hincapié en que lo que la presidenta vendió como un 'plan de garantía de los servicios sociales básicos' no es más que 'un ataque sin precedentes a los servicios públicos' que arramblará con 15.000 empleos públicos el grueso en la sanidad y la educación y evitará que se creen otros 10.000 con la congelación de la obra pública. En total, 25.000.

Los conservadores atribuyen al mandato de Barreda 150.000 parados más

Conscientes de lo incómodo del anuncio, el Gobierno regional ha intentando trasladar desde el principio que este duro plan de ajuste es algo obligado después de encontrar la región casi en quiebra. Rajoy ayer se abonó a esta tesis al hablar de la 'triste' herencia recibida de los socialistas. Y se mostró partidario de todo lo que suponga 'sembrar hoy para recoger mañana'.

Además, insistió en que 'hay que explicar [a los ciudadanos] el plan que se quiere llevar adelante y por qué se hace; hay que hacer que esos esfuerzos se repartan con justicia y equidad'.

El PSOE propone un plan alternativo que grava a los bancos y a las eléctricas

Un día después del anuncio, socialistas y conservadores de Castilla-La Mancha siguieron enzarzados en una guerra de cifras. Los primeros, insistiendo en los 25.000 empleos que, según sus cálculos, se perderán en la región. Y el PP negándolo y apuntándose a la estrategia del y tú más. Así, el consejero de Presidencia, Jesús Labrador, sostuvo que con José María Barreda al frente de la Junta el paro subió en 125.000 personas.

El PSOE optó por centrarse en la que hubiera sido su alternativa en el supuesto de haber ganado el pasado mayo. El portavoz del Grupo Socialista en las Cortes, José Luis Martínez Guijarro, aseguró que el Gobierno saliente tenía un plan en el que 'no se hablaba de gastos sino de ingresos que no gravaban a las familias sino a los bancos, a las compañías eléctricas y a las empresas que contaminan'.

Lío de números

El Govern felicita a Cospedal por no comprometerse a cumplir el déficit

Cospedal aseguró el miércoles su intención de reducir 9 de las 10 empresas públicas de la región, aquellas en las que la participación de la Junta es superior al 50%. Las cifras no cuadran con las que en junio se vertieron desde su equipo, que fijó el número de empresas públicas en 95.

En este contexto, otro de los dirigentes del PP que se sumó a la lista de nuevos barones regionales tras el 22-M, José Antonio Monago, anunció que la próxima semana dará a conocer 'el recorte sustancial' que sufrirán los presupuestos de la comunidad para 2012, ya que las cuentas 'tienen que cuadrar, pero no a martillazos'.

El presidente extremeño no quiso valorar el anuncio realizado por Cospedal. Pero aprovechó para recordar que 'hay facturas que se quedan en los cajones' y que 'no se pagan en tiempo y forma' Un mensaje para el anterior Gobierno socialista.

Mientras, la portavoz regional del PP andaluz, Rosario Soto, afirmó que los recortes anunciados por la presidenta de Castilla-La Mancha para su comunidad tienen que ser 'la hoja de ruta' del resto de comunidades autónomas, incluida Andalucía. La dirigente conservadora destacó que la propia ministra de Economía, Elena Salgado, había 'felicitado a Cospedal. El Partido Popular espera gobernar esta comunidad tras los comicios autonómicos de 2012.

Fuera ya de los enfrentamientos dialécticos entre conservadores y socialistas, el conseller de Economía de la Generalitat de Catalunya, Andreu Mas-Colell (CiU), felicitó a Cospedal, por haber admitido que no podrá cumplir el objetivo de déficit del 1,3% del PIB. La postura de la presidenta castellano-manchega coincide con la posición adoptada por el Gobierno de Artur Mas, plasmada en el Presupuesto de 2011 con una previsión de déficit del 2,6%, el doble del techo acordado por el Consejo de Política Fiscal y Financiera.