Público
Público

Rajoy carga contra el nuevo impuesto pero continúa sin decir si lo suprimiría

Recuerda a Rubalcaba que el dinero que se recaude por Patrimonio es de las comunidades

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El presidente del PP, Mariano Rajoy, evitó ayer decir si, en caso de llegar a la Moncloa, mantendrá o suprimirá el Impuesto sobre el Patrimonio que acaba de reactivar el Gobierno socialista.

El jefe de la oposición tuvo ocasión de dejar clara una postura de forma contundente en una entrevista en la Ser, pero prefirió seguir dándole vueltas al asunto. Rajoy rechazó este tributo porque, a su juicio, perjudica al ahorro y a la inversión, justo lo que, según él, necesita en estos momentos España. 'Es un disparate y una medida puramente electoralista', denunció. Y aseguró que todas las iniciativas que él adopte en materia de política fiscal sólo tendrán como objetivo crear empleo.

Reitera que no tocará ni el IRPF ni el IVA y que bajará Sociedades

De sus palabras podría desprenderse que, de convertirse en presidente del Gobierno, retirará de inmediato este gravamen, pero no hubo compromiso alguno por su parte. Lo que sí hizo Rajoy fue cargar contra el candidato socialista, Alfredo Pérez Rubalcaba, a quien acusó de recurrir al 'engaño' cuando asegura que utilizará lo recaudado con este impuesto para crear 300.000 puestos de trabajo para jóvenes o para educación. 'Todo eso es mentira', comentó, recordando que el dinero que se consiga va directamente a las comunidades autónomas. Y advirtió de que, por eso mismo, su principal adversario político, en caso de ganar el 20-N, no tendría 'ninguna capacidad de decisión'. 'Es simplemente falso y los españoles merecen un respeto', zanjó mientras aseguraba que él no hará 'demagogia' en campaña.

En el PP saben que, si llegan al poder, tendrán que revisar la situación económica antes de adoptar una decisión definitiva. Algunos dirigentes conservadores dan por bienvenidas todas aquellas medidas impopulares que apliquen los socialistas y les evite así tener que hacerlo a ellos.

Rajoy mantuvo ayer su disposición a no subir los impuestos, pero no aclaró cómo afrontará la crisis sin hacer recortes. Aseguró que su intención es bajar cinco puntos el Impuesto de Sociedades a las pymes y no tocar 'en un primer momento' el IRPF. Ni tampoco el IVA. 'Es muy arriesgado, porque el consumo privado hoy está liquidado', indicó.

Le parece bien eliminar liberados sindicales hasta donde marca la ley

El dirigente conservador repitió que revisará 'los módulos para adaptarlos a la situación actual', que establecerá que ninguna empresa tenga que pagar el IVA de las facturas hasta que no las haya cobrado efectivamente. Además, permitirá que todos los beneficios de las empresas que se dediquen a reinvertir y crear empleo 'tributen diez puntos menos'.

También confirmó que no tocaría las pensiones ni los servicios públicos fundamentales. Eso sí, aseguró que le parecía bien eliminar liberados sindicales hasta donde marca la ley y reconoció que le habría gustado que los bancos hubieran 'dado más' para salir de la crisis.

El PSOE distribuyó ayer masivamente la entrevista al considerar que acredita la 'falta de ideas, ambigüedad, inconsistencia e indolencia' de Rajoy ante los asuntos que afectan a los ciudadanos. La dirección socialista remitió las declaraciones del líder del PP a todas sus organizaciones territoriales pidiéndoles que contribuyan a expandirlas para demostrar lo que representa Rajoy, según informa Efe.