Público
Público

Rajoy confirma un tijeretazo fiscal de 40.000 millones

La cifra duplica el recorte anunciado en su investidura. Asegura ante los diputados del PP que el déficit de 2011 estará por encima del 8%

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, va descubriendo sus cartas una a una. Con cuentagotas. Ayer escogió el marco de una reunión del Grupo Parlamentario Popular en el Congreso de los Diputados para advertir de que el déficit público de 2011 se situará “por encima del 8%” del PIB. Según fuentes conocedoras del contenido de la reunión, el jefe del Ejecutivo sostuvo que el ajuste para 2012 estará entre los 37.000 y los 40.000 millones de euros.

Los números facilitados por el PP duplican el recorte de 16.500 millones que el líder del Ejecutivo anunció durante su debate de investidura. Un tijeretazo previsto para un déficit del 6%, cifra que, según los conservadores, recibieron de los socialistas durante el traspaso de poderes. Pocos días después, en el primer Consejo de Ministros de la era Rajoy, el 30 de diciembre, el dato se dispararía hasta los 36.500 millones. Una cantidad que ayer, de nuevo, quedó desfasada alcanzando los 40.000 millones.

Según los cálculos del Gobierno conservador, cada punto de desviación exige un recorte de algo más de 10.000 millones. Si se tienen en cuenta los números puestos ayer en la mesa por Rajoy, la cifra de déficit al cierre de 2011 estaría en torno al 8,2%. Es precisamente esta la que fue facilitada hace una semana por el ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz.

“España vive por encima de sus posibilidades y estamos gastando 90.000 millones de euros más de lo que ingresamos y es una situación que no es sostenible”, declaró Rajoy ante sus diputados.

'Gastamos 90.000 millones más de lo que ingresamos', dice el presidente

Lo que no aclaró fue de dónde recortará para que en 2012 cuadren las cuentas y cerrar con el 4,4% de déficit. Hasta la fecha, el Ejecutivo ha anunciado que recaudará 6.200 millones de euros son la subida del IRPF y del IBI y un recorte de 8.900 millones de gasto público. En total, 15.100 millones. Hasta los 40.000 millones anunciados ayer por Rajoy, su equipo tendría que acometer un tijeretazo de 25.000 millones en los Presupuestos del 31 de marzo.

Rajoy manifestó ante los suyos que lo que viene va a ser difícil y que van a tener que tomar medidas duras con las que no contaban. Por ello, les instó a aplicarse a la hora de explicar las iniciativas que se tomen. Entre sus prioridades fijó la reforma del mercado laboral y la reestructuración del sistema financiero.

El presidente del Gobierno señaló que el desvío del déficit en 2011 corresponde a unos 15.000 millones de las comunidades autónomas, unos 3.000 del Gobierno central, unos 1.500 de los ayuntamientos y unos 5.000 por la ausencia de superávit en las cuentas de la Seguridad Social. Rajoy también adelantó que la Encuesta de Población Activa (EPA) de cierre de 2011 arrojará un saldo de 5,3 millones de parados.

Al término de la reunión, el portavoz del Grupo Popular, Alfonso Alonso, confirmó que habrá “medidas adicionales” como consecuencia de esta “importante desviación”.

Antes de esta cita, por la mañana, en una entrevista a la agencia Efe, Rajoy justificó la subida de impuestos. Afirmó que había conocido que el déficit iba a ser superior el 27 de diciembre a través de la Intervención General del Estado, aunque en su partido se barajaba desde hacía meses.

Califica de 'dolorosa' la decisión de subir los impuestos

Admitió que la decisión había sido “dura y dolorosa”. “No nos gustaba tomarla pero era absolutamente imprescindible para detener la espiral en la que podíamos caer”, defendió. Sostuvo que había querido ser “justo y equitativo” a pesar de que finalmente perjudica más a las clases medias y no a las grandes fortunas. Y aseguró que es “fundamental para la credibilidad de España y poder financiarnos fuera”.

También contó que no habría dudado en subir el IVA si hubiera sido necesario pero que no pensaba incrementarlo porque afecta igual a todos los ciudadanos y supone un inmediato aumento de los precios. Se le preguntó qué aporta su Gobierno a los mercados. “Una mayoría sólida que han apoyado los españoles y estabilidad política para recuperar la confianza”, indicó.

Como hizo después ante sus diputados, reconoció que las tres cuartas partes de la desviación del déficit proceden de las autonomías, en su mayoría gobernadas por su formación desde el pasado mes de junio. Y sin olvidar que la Región de Murcia o País Valencià son las que más incumplen.

En la próxima reunión del Consejo de Política Fiscal y Financiera se pedirá a las autonomías que se aprieten el cinturón “como ya lo han hecho en España familias y empresas”. Esta se celebrará en un mes. Con ese plazo en la cabeza, el ministro de Hacienda y Administraciones Públicas, Cristóbal Montoro, y la secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, se reúnen hoy con los consejeros autonómicos de las comunidades gobernadas por los conservadores. A la oposición no le ha gustado nada que discriminara de ese modo al resto. En el encuentro se hablará del proyecto de ley de estabilidad presupuestaria que el Ejecutivo aprobará próximamente .

Adelanta que la EPA se cerró en 2011 con 5,3 millones de parados

En el próximo Consejo de Ministros no se aprobará la reforma del mercado laboral. Rajoy dice que esperará un poco más a que se produzca un acuerdo entre empresarios y sindicatos. “No sé en qué terminarán sus negociaciones, supongo que llegarán a acuerdos en algunos temas y en otros no.”, indicó. Pero al final actuará. “En aquellos temas en los que no haya acuerdo el Gobierno hará aquello que crea que es mejor para el interés general de los españoles y sobre todo para la mayor prioridad que tiene en este momento nuestro país, que es la creación de empleo”, defendió.