Público
Público

Rajoy critica duramente las reformas que Europa alaba

En contraposición con el FMI, la OCDE, y los líderes europeos el presidente del PP dice que "las cosas no se pueden hacer peor"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El líder de la oposición española, Mariano Rajoy, sigue remando a contracorriente. Si ayer los principales organismos económicos alababan la 'seriedad' de las 'valientes' medidas españolas, conscientes de la importancia de infundir confianza en los mercados, hoy Rajoy siguió en su papel.

En un acto del Partido Popular llevado a cabo en Melilla, aseguró que lo que está haciendo el presidente del Gobierno es 'de una incompetencia atroz', porque las medidas contempladas en la reforma laboral que el miércoles aprobó el Consejo de Ministros , señaló, no van a servir para crear empleo.

Rajoy se amparó en las declaraciones del ministro de Trabajo, Celestino Corbacho, en las que ha reconocido que la reforma laboral va a ayudar principalmente a que no se destruyan más puestos de trabajo, pero en cambio no ayudará a reducir el número de parados.

Unas palabras que contraponen a las expresadas ayer por el Fondo Monetario Internacional,  la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico y los líderes europeos, comenzando por los compañeros de filas de Rajoy en Europa, Sarkozy y Merkel.

Todos ellos quisieron ayer alabar sin fisuras las medidas el Ejecutivo español y las perspectivas económicas que se abren a partir de ahora para el país. Sarkozy fue rotundo: 'Tenemos plena confianza en las autoridades españolas. Plena'. Por su parte, la canciller alemana apreció especialmente las medidas laborales que Rajoy execra.

El único mensaje de esperanza lanzado por Rajoy fue el de un cambio de Gobierno. Aseguró que en España hay 'unos emprendedores excelentes y unos trabajadores que cada vez están mejor formados' pero hace falta un 'gobierno serio' para salir adelante.

El único mensaje de esperanza lanzado por Rajoy fue el de un cambio de Gobierno

'En esta crisis, los emprendedores y las familias están haciendo sus deberes, están exportando, están ahorrando y se están desendeudando', dijo antes de instar al Gobierno a 'poner orden' en las cuentas públicas para acabar con 'el desorden, la improvisación y los cambios de criterio' de los últimos meses.

Para seguir infundiendo dudas, lamentó que la reforma va a generar 'mucha confusión', porque 'hay muchas cosas que no se entienden' de su contenido. Incluso, vaticinó que 'al final van a tener que resolver los tribunales' algunos aspectos que no están suficientemente concretados.

Por ello, pidió a Zapatero que escuche al resto de las formaciones políticas a la hora de llevar a cabo grandes reformas, dado que, hasta ahora, su conclusión es que 'no se pueden hacer peor las cosas'.

Rajoy acusó también a Zapatero de 'empobrecer a España y a los españoles' durante sus seis años de mandato y advirtió de que, desde la Unión Europea, se están observando 'con lupa' las medidas que toma el Ejecutivo.

La conclusión de Rajoy es que 'no se pueden hacer peor las cosas'

'Somos el foco de atención de mucha gente, se ha pasado de hablar del milagro español a un país que está en observación', opinó.

Por otro lado, Rajoy acusó al presidente del Gobierno de 'despreciar a la oposición'. En su opinión éste no ha escuchado sus propuestas para las grandes reformas que están llevándose a cabo.

'Cuando Zapatero presentó su plan del recorte del gasto público, no habló con el PP; y en esto de la reforma laboral vamos por el mismo camino, porque, después de dos años hablando con sindicatos y empresarios, habló hora y media con el PP y luego hizo cosas distintas de lo que nos dijo', denunció.

Posteriormente quiso mostrarse conciliador y aseguró que está dispuesto a 'hablar' con Zapatero de la reforma laboral 'si acepta algunas cosas razonables'.