Público
Público

Rajoy dice tras avalar a Camps que se precisan "buenos gobernantes"

Acudirá a Valencia en Fallas tras un año sin aparecer en un acto público junto al president, imputado por cohecho continuado. Malestar en sectores el PP, que recuerdan en privado la decisión de apartarse de Bárcena

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Ayer se cumplió el primer día de Francisco Camps como candidato oficial del PP para las autonómicas en el País Valencià. Y el líder de los conservadores, Mariano Rajoy, que dio su brazo a torcer y accedió a ratificarle un mes antes de lo inicialmente previsto, optó por obviar el tema en un acto de partido celebrado en Las Palmas de Gran Canaria en el que hizo un llamamiento a la necesidad de 'buenos gobernantes'.

Con todas sus candidaturas cerradas la de Camps, por estar imputado, es la más polémica, el presidente del PP quiere volcarse ahora en la precampaña para las municipales y las autonómicas. Y dar la polémica por zanjada. Por ello, su mensaje en Las Palmas estuvo casi íntegramente destinado a vender su formación como la alternativa a José Luis Rodríguez Zapatero, 'el presidente del Gobierno que más recortes sociales ha hecho'. Y a pedir 'buenos gestores'.

'Ha llegado la hora de los buenos gestores, de los buenos gobernantes, de los que saben hacer más con menos. Hay que atender siempre a lo que es prioritario y al interés general. Somos servidores y estamos para servir', sentenció el líder del PP.

Precisamente una de las críticas que más hacen en privado destacados dirigentes de la formación al jefe del Ejecutivo valenciano es la de haber puesto por delante su interés personal al del resto de los valencianos y del partido. 'Si hubiera pensado en no perjudicar al PP, se habría apartado hasta que decidiesen los tribunales, como hicieron otros imputados como Luis Bárcenas o Jesús Merino', resumía ayer un veterano diputado.

Otro parlamentario apuntaba a que, pese a que a Rajoy le van a surgir pocas voces críticas que den la cara ahora que todas las encuestas dan bien al partido hay algo que no tiene discusión. 'El comportamiento de Camps no ha sido ejemplar. Y no gusta a nadie', apuntaba.

Con la decisión de mantener a Camps, el PP apuesta para el País Valencià por un cabeza de lista imputado por cohecho pasivo impropio en el caso de los trajes. Y para el que Anticorrupción ha solicitado ya una multa de 41.250 euros. También, por un número uno que, según asumen cada vez más voces en el partido, tiene todas las papeletas de hacer una campaña electoral sabiendo ya que va a tener que sentarse en el banquillo por este escándalo, algo que podría ocurrir en el próximo otoño. Pero no todo acaba en la causa de los trajes, que para la formación conservadora ha pasado ya a ser un 'asunto menor'.

Existen tres informes policiales que aportan datos sobre la presunta financiación ilegal del PP valenciano, algo que acorrala aún más al president.

La designación de Camps como candidato a la Presidencia de la Generalitat en los próximos comicios autonómicos ha generado una profunda sensación de alivio en el PP valenciano. Así lo manifestó ayer la portavoz del Consell, Paula Sánchez de León, quien en rueda de prensa mostró su 'satisfacción' después de muchas semanas mirando de reojo a la dirección nacional por la posible caída de las listas del president. 'El tiempo va poniendo las cosas en su sitio y nos va dando la razón. Se ha cumplido lo que hemos dicho: que Camps iba a ser el próximo candidato', suspiró Sánchez de León.

En un sentido similar se pronunció Rafael Blasco, portavoz del Grupo Parlamentario Popular en las Cortes Valencianas. En una entrevista concedida a la cadena Cope, el dirigente conservador expresó su 'satisfacción' por la proclamación de Camps como candidato a la Presidencia de la Generalitat. 'Tiene el referente exclusivo de estar ocho años al servicio de los valencianos', insistió. Una vez más, Blasco apuntó a la teoría de la conspiración contra el PP. 'Hemos y estamos sufriendo una campaña muy interesada, mediática en muchas partes, que tiene un determinado enfoque, pero nosotros nos debemos a los ciudadanos'.

Las dudas se centran ahora en el momento y el formato en el que será proclamada la candidatura de Camps. Sánchez de León, que también es la coordinadora de la campaña electoral de los conservadores valencianos, señaló que se trata de 'un debate estéril'. Y a la pregunta de si Rajoy asistirá al acto, respondió que es aún 'prematuro' para anunciarlo. 'Cuando sepamos si hay o no acto de proclamación, lo comunicaremos oportunamente', concluyó. Pese a que todavía no hay fecha para la puesta de largo de Camps como candidato, su primer acto ya como cabeza de lista oficial tendrá lugar el martes con los aspirantes de su partido a gobernar las localidades de más de 20.000 habitantes en su comunidad autónoma.

Casi a la vez, también el martes, el líder del PP estará arropando a su número dos en un par de actos que tendrán lugar en Ciudad Real. Desde hace ya varios meses, Rajoy ha incrementado su presencia en Castilla-La Mancha, donde María Dolores de Cospedal es la cabeza de lista del partido.

La portavoz del Gobierno regional tampoco quiso poner fecha a la próxima visita de Rajoy a Valencia, aunque se da por hecho que será entre el 14 y el 18 de marzo, durante la semana de Fallas. La dirección nacional del PP confirmó que así será.

Si no hay cambios de última hora, cuando el presidente de los conservadores llegue a la comunidad cumplirá un año redondo desde la última vez que pisó Valencia en un acto de partido. Fue el 14 de marzo de 2010 con motivo de una convención sobre empleo. Desde que estalló la Gürtel, el líder del PP pasó de ser un asiduo a escatimar sus apariciones por Valencia para evitar la foto con Camps. Algo que muchos dirigentes valencianos sienten como un auténtico agravio. Tampoco Cospedal se ha dejado ver en el País Valencià.

Ayer, la única persona de la dirección nacional del PP que se pronunció sobre la candidatura fue Esteban González Pons. El vicesecretario de Comunicación calificó a Camps como el 'mejor candidato' y dijo que el partido cree 'en su inocencia'. 'Si no estuviésemos convencidos de su inocencia, desde luego no afrontaríamos las críticas' de presentarlo, manifestó.