Público
Público

Rajoy dice que Merkel pide lo mismo que el PP

"Como español no me gusta que me digan qué hacer", asegura 

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Al presidente del PP, Mariano Rajoy, no le hace gracia que, como él sostiene, Alemania mande sobre España. 'A mí, como español, no me gusta que desde fuera me digan lo que tengo que hacer', dijo en alusión a la visita de la canciller alemana Angela Merkel el pasado jueves. El jefe de la oposición reprochó al Gobierno socialista que sólo haya sido capaz de lanzar una política de austeridad del déficit público en las administraciones 'porque se lo pide la señora Merkel' y lamentó que Europa 'tenga que imponer deberes' a España.

Durante el acto de presentación de Alberto Fernández como candidato del partido a la alcaldía de Barcelona, Rajoy señaló que a los gobiernos del Partido Popular no tuvieron que imponerles nada 'porque a quien hace las cosas bien, a quien sabe ganarse el respeto de los demás, no le ocurren estas cosas'.

El dirigente conservador aseguró que llevaba tres años 'defendiendo que la política de austeridad debe de ser una prioridad en todas las administraciones, que hay que controlar el déficit público y que hay que establecer un techo de gasto'.

'Me resulta sorprendente que después de tres años, ahora, porque lo pide la señora Merkel, el Ejecutivo dice que está dispuesto a aceptarlo. Ahora lo tienen que hacer tres años después y porque se lo piden desde fuera', denunció.

Rajoy sostuvo que si Zapatero le hubiera hecho caso antes, España se habría 'ahorrado muchos problemas'. A su juicio, todo lo que está pasando es fruto de la 'incompetencia' del Gobierno. Y, como ejemplo, pasó revista a la semana. Recordó que el martes salieron a la luz los datos del paro con 130.000 personas más en las listas. Afirmó que, el miércoles, Gobierno, patronal y sindicatos 'festejaron' el recorte de las pensiones. El líder del PP dijo que había entendido las medidas, pero no la escenificación del pacto, donde no faltaron las fotos. 'La gente se merece un respeto y el Gobierno lo que tiene que hacer es explicar por qué lo hace'.

Rajoy aseguró que todas las cosas 'tienen arreglo'. Pero que eso pasa por crear empleo y generar inversión. La receta es ayudar a los emprendedores para que 'monten un bar o un comercio'.

Pero la mayor parte del tiempo lo aprovechó para criticar la 'política nefasta' de Zapatero que, según él, ha llevado a que no haya confianza. Porque cuando las cosas van bien 'todo es jauja', pero si se tuercen 'se ve la talla de algunos gobernantes'.

El acto se celebró en una sala anexa del Palau de la Música de la capital catalana. A pesar del escenario, que saqueó su ex presidente Félix Millet, Rajoy no habló de corrupción. No fuera a ser que despertara a sus propios fantasmas. Prefirió centrarse en su candidato. Para Rajoy hace falta 'un cambio' en Barcelona. El PP intentará revalidar el éxito de los comicios de noviembre, en las que logró 18 escaños y ascendió a tercera fuerza política.