Público
Público

Rajoy se escandaliza ahora por la deuda y los impagos de sus barones

Pide auditorías en las comunidades que gobernará, pero calla sobre por qué Murcia y País Valencià pagan a sus proveedores con un retraso de 600 días. "Tendremos el Estado del bienestar que nos podamos perm

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El anuncio estrella de la primera rueda de prensa que Mariano Rajoy ha dado en la sede del PP en lo que va de año, la del pasado miércoles, fue el de que encargará auditorías en las comunidades autónomas en las que empezarán a gobernar tras el 22-M para conocer el estado real de las cuentas.

Se trata de un anuncio envenenado. Con este intento de poner el foco en la supuesta mala gestión y derroche de las comunidades gobernadas hasta ahora por el PSOE, el PP ha dejado al descubierto algunas cifras que sonrojan. Y no precisamente a los socialistas, sino a ellos mismos. Muestra de ello fue la reacción de ayer del presidente del principal partido de la oposición en la XXVII reunión del Círculo de Economía en Sitges (Barcelona).

Camps debe facturas sanitarias por más de 1.300 millones de euros

En la cita, Rajoy volvió adesglosar algunas de sus apuestas para hacer frente a la crisis, todas poco concretas y con el denominador común de huir de los recortes sociales. 'Tendremos el Estado del bienestar que nos podamos permitir', enfatizó. Y se vio en un aprieto cuando se le preguntó cómo comulga su discurso de que las comunidades autónomas deben pagar lo que deben cuando, por ejemplo, el País Valencià y Murcia abonan a sus proveedores en materia sanitaria con demoras superiores a los 600 días, informa Daniel Cordero.

'Debemos saber la verdad de las cuentas de los bancos y las autonomías', se limitó a decir, obviando que hay autonomías de las que necesariamente tiene que conocer 'la verdad' puesto que es el caso de Murcia, Madrid o el País Valencià llevan más de una legislatura gobernadas por el partido que él preside. Y obviando, además, su paso por el Gobierno de José María Aznar.

A continuación, se ofrece un repaso por las comunidades que ya antes del 22-M estaban gobernadas por los conservadores y algunas claves sobre la deuda que han generado y los impagos a proveedores.

La deuda de Murcia con los proveedores supera los 1.500 millones

En el País Valencià, según los datos que maneja el PSPV,los compromisos de pago de la Generalitat ascienden a 50.000 millones de euros. En esa cifra se incluyen las deudas a los proveedores y el endeudamiento bancario. El presupuesto de gastos corrientes de 2010 fue de 2.320 millones de euros, sin embargo, el pasado noviembre, la Generalitat tenía comprometidos gastos por 2.520 millones de euros, un 109% más de lo presupuestado, según los datos de la Generalitat. Decenas de empresas se han agrupado en la Plataforma de proveedores de la sanidad pública valenciana para denunciar el impago acumulado de más de 1.300 millones de euros.

Sólo el 59% de los dependientes reconocidos en Galicia reciben ayuda

Según han denunciado, algunos de los proveedores tienen pendiente con la administración facturas del año 2008 'e incluso de 2004', por lo que la cifra real puede ascender a 'varios miles de millones de euros'. El conseller de Sanidad, Manuel Cervera, aseguró unos días antes de las elecciones que la Generalitat había pagado el 86% de la deuda de 2009 y 2010 a un total de un millar de pequeños proveedores de sanidad, algo que la Plataforma desmintió rotundamente. Según detalló el abogado de los proveedores asociados en la Plataforma, Vicente Peiró, la deuda de la Conselleria de Sanitat se remonta a 2008. El tiempo de morosidad llega a los 600 días, una cifra que parece pillar por sorpresa a Mariano Rajoy.

Fuentes de la citada plataforma recordaron que la ley estipula que el pago debe realizarse en 70 días, informa Lucas Marco.

La demora en el pago de Castilla y León supera los 400 días

Por sus resultados electorales, Ramón Luis Valcárcel es uno de los barones regionales que más alaba Rajoy. Lo que no parece conocer es la deuda contraída por la región de Murcia.

Fuentes del PSOE recuerdan que la comunidad tiene reconocidos por el propio presidente regional, ahora en funciones, más de 1.600 millones de deuda a proveedores, entre los que se incluyen empresas, asociaciones, organismos públicos, universidades, asociaciones del ámbito industrial, trabajadores y jubilados.

Como ejemplo, las mismas fuentes sostienen que los colegios y los institutos públicos no han recibido el dinero de 2010 para gastos ordinarios y corrientes. O que, pese a que el Gobierno central ha ingresado en la caja regional cantidades en concepto de ayudas para rehabilitación y adaptación de vivienda, hay ciudadanos que pasaron su factura al Ejecutivo regional hace más de un año y no han visto ni un euro.

Según datos de la industria farmacéutica, la deuda sanitaria de la Región de Murcia ronda los 500 millones de euros. Y la comunidad está en el top ten en lo que al plazo de proveedores se refiere. Más de 600 días. En abril hubo movilizaciones de farmacéuticos con la amenaza de no dispensar medicamentos si no recibían los pagos. La Comunidad, según fuentes socialistas, tampoco está al corriente en el pago de gastos ordinarios (luz, teléfono). Ahora mismo hace frente a recibos de junio de 2010.

Hace un par de días, el jueves, el vicepresidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio González, informó en rueda de prensa de que el Consejo de Gobierno de la comunidad había aprobado autorizar un endeudamiento financiero de 1.270 millones de euros. La justificación oficial de esta decisión fue la del retraso del Gobierno central a la hora de repartir los anticipos de los fondos de convergencia.

Quizá esta operación sirva al Ejecutivo regional para solventar parte de la deuda que mantiene, por ejemplo, con los abogados del turno de oficio, que hace tan sólo un par de días iniciaron una suspensión del servicio de Justicia Jurídica Gratuita. Según el colectivo, la Comunidad de Madrid les adeuda unos 17 millones de euros.

En materia sanitaria, los últimos datos del Observatorio del Medicamento, incluidos en el informe Diez temas candentes de la sanidad española para 2011, encargado por Pricewaterhouse Coopers, reflejan que la Comunidad de Madrid tiene una deuda de 388 millones de euros en medicamentos y de 367 en productos sanitarios. En total, la deuda asciende a más de 700 millones. Y el promedio de pago ronda los 200 días, según fuentes del sector farmacéutico.

A esta cifra, habría que sumar los gastos de la construcción de los nuevos hospitales. Recientemente, el PSOE hizo pública una carta de las constructoras de los ocho últimos centros sanitarios puestos en marcha por el Ejecutivo en la que estas alertaban de un posible 'colapso' si no recibían 80 millones de euros.

Ante este panorama, un reciente informe de la dirección de atención primaria de la Comunidad mencionaba una veintena de prestaciones sanitarias susceptibles de copago como método de ahorro. Ha sido el caballo de batalla de la campaña electoral del PSM en Madrid. La reacción del PP ha sido negarlo.

El ayuntamiento de Madrid también vive una situación delicada. Encabeza la lista de los consistorios más endeudados de España, con 6.453 millones de euros. La deuda vencida del Ayuntamiento con los proveedores asciende a 800 millones y la demora máxima en los pagos es de ocho meses.

El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, hizo de la austeridad bandera, desde antes incluso de acceder al Gobierno. En esta línea, los presupuestos aprobados para 2011, incluyen un recorte de 'un ahorro de mil millones de euros', un tijeretazo que no debía afectar 'ni a la educación, ni a la sanidad, ni a la dependencia', según el Ejecutivo conservador. Las cosas son distintas en la práctica.

Las estadísticas dicen que unos 20.000 dependientes gallegos con derecho a recibir una prestación esperaban a finales de 2010 a ser atendidos por la Consellería de Traballo. Debido a la 'falta de fondos', sólo se benefician de las ayudas el 59% de las personas que tienen reconocido cierto grado de dependencia y cuentan con el visto bueno de la Xunta para percibir una prestación.

El último ajuste anunciado tiene que ver con el programa de ayudas para compra de libros de texto que, desde el próximo curso, vuelve a bajar. La deuda sanitaria de la Xunta, con datos a 30 de septiembre de 2010, roza los 200 millones. Y el propio Feiojóo ha reconocido que el periodo de pago supera los 600 días, informa Mariola Moreno.

Siguiendo a Madrid en lo que a deuda sanitaria se refiere se ubica Castilla y León, que esta legislatura volverá a estar en manos del conservador Juan Vicente Herrera. La morosidad de los hospitales de la región con las firmas proveedoras de medicamentos y productos sanitarios supera los 750 millones de euros. Y la demora en el pago supera los 400 días.

La Rioja, por su parte, es de las comunidad del PP, y de toda España, con menor deuda sanitaria: 42 millones de euros.