Público
Público

Rajoy impuso la abstención para mostrar a un PP unido

Pese a la foto de unidad, la trastienda del acuerdo deja al descubierto fisuras en las filas conservadoras

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Quería evitar a toda costa que su partido ofreciera la imagen de una formación dividida, rota, tras votaciones dispares en el Consejo de Política Fiscal y Financiera. Y el líder del PP, Mariano Rajoy, lo logró extendiendo a sus comunidades autónomas la orden de que se abstuvieran. La respetaron, a excepción de la ciudad autónoma de Ceuta.

No obstante, pese a la foto de unidad del PP en la tarde del miércoles, la trastienda del acuerdo deja al descubierto fisuras en las filas conservadoras. La más llamativa es la abierta en la Comunidad de Madrid, desde donde se lanzó la idea, por activa y por pasiva, de que su abstención no había sido voluntaria, sino la forma de acatar una decisión tomada en el número 13 de la madrileña calle de Génova, sede nacional del PP.

Ya desde primera hora de la mañana, la presidenta de la Comunidad de Madrid empezó a prepararse el escenario. En la rueda de prensa posterior al Comité de Dirección del PP de Madrid, mantenía su disposición a votar en contra 'salvo que el PP nacional decida otra cosa'. Y así fue. Horas después, era su propio consejero de Economía, Antonio Beteta, el que desvelaba la orden dada por Rajoy de abstenerse y recordaba, de nuevo, que si de los conservadores madrileños dependiera, el voto habría sido en contra. ¿Su principal argumento? 'No tiene la más mínima lógica que un catalán reciba el doble que un madrileño'.

No sólo era la Comunidad de Madrid la que amanecía dispuesta a plantar un no en la votación. La Comunidad Valenciana y La Rioja no descartaban esta opción, mientras que Castilla y León, Galicia y Murcia veían con buenos ojos una abstención.

Con su voto, el PP se abstiene ante un modelo contra el que han vertido feroces críticas en los últimos días. Concretamente, 24 horas antes de la votación, Mariano Rajoy animó a sus presidentes autonómicos a defender sus intereses frente a lo que calificó de 'enorme chapuza' y 'profundamente antisocial'. El miércoles, horas antes de la votación, la carga continuaba. Criticó el 'oscurantismo' del nuevo modelo y que el hecho el Gobierno lo haya pactado con un partido político.

Tras el voto del PP está el miedo a oponerse a recibir más fondos económicos en una situación delicada para las comunidades. Una tesis que no comparte el eurodiputado y vicepresidente del Parlamento Europeo, Aleix Vidal-Quadras, que mantuvo que su partido 'sería más coherente si además de rechazar el dinero se negara a participar en él'.