Público
Público

Rajoy margina el Estatut en su visita a Catalunya

Le dedica sólo unos minutos para culpar a Zapatero de "engaño" y defender un modelo que "respete los sentimientos de todos"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Era la primera visita del presidente del PP a Catalunya tras conocerse la sentencia del Constitucional sobre el Estatuto catalán y Rajoy ha eludido grandes referencias al mismo. Tan sólo unos minutos al final de su discurso han estado dedicados al texto autonómico, y han sido, de nuevo,  para culpar a Zapatero de 'engañar a todos con el Estatut'.

'Juega con el Estado como si se tratara de un Mecano. Se sitúa fuera del límite del campo de juego y debería haber aprendido que quien actúa como aprendiz de brujo acaba generando demasiados problemas a los demás', ha manifestado. 

El lider del principal partido de la oposición se ha limitado a calificar el proceso de reforma de esta ley orgánica de 'historia de un engaño' cuyo 'protagonista principal', -ha dicho- es el presidente del Gobierno. Así, ha lamentado que mintiera primero a los catalanes, al PSC, a CiU y luego 'a todos' al prometer que esa reforma era plenamente constitucional.

A pesar de que 5 años atrás, el día en que fue aprobado por las Corts catalanas, Rajoy aseguró que el Estatut, al que calificó de 'pesadilla', separaba a 'Catalunya de España' , hoy ha defendido en Sitges un modelo de España 'que respete y entienda los sentimientos de todos y que abrigue la fuerza de la unidad'. 

Las elecciones autonómicas están cerca, y sin duda la de hoy no era una visita cómoda para el líder conservador. Por eso, y aunque de que el PP emprendiera en 2006 una campaña de recogida de firmas en contra del Estatut (más de cuatro millones, según el partido), las palabras de Rajoy sonaban hoy lejos de consignas separatistas: convocará 'a todos a un proyecto común' que rechace 'el enfrentamiento', ha subrayado. Y lo hará, a diferencia del presidente del Gobierno, sin 'engañar a nadie ni hacer demagogia', porque, según ha reconocido el conservador, el contexto político actual requiere 'mucha prudencia'.