Público
Público

Rajoy-Mas y su 'mandato'

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Mariano Rajoy, próximo presidente del Gobierno, aclaró en la reunión del Comité Ejecutivo del lunes cuál es el sentido de la votación del domingo. “Los españoles han votado por la austeridad; los españoles han votado por la estabilidad; los españoles han votado por las reformas…”.

Artur Mas, president de Catalunya, explicó ayer lo que querían los catalanes que permitieron a CiU superar al PSC. “Después de los resultados de este domingo, este Gobierno se siente legitimado para tomar estas medidas”, en referencia a la anunciada subida de los transportes públicos, un nuevo recorte de los sueldos de los funcionarios, aumento del canon del agua e incremento de las tasas universitarias.

Si Rajoy se prepara para decir “Españoles, no habéis visto nada todavía…”, Mas ha venido a explicitar (¿no habrá anticipado por cortesía Duran i Lleida al futuro presidente estas medidas?) algo parecido: “Catalanes, no habíais visto nada todavía…”, en alusión a los recortes de los últimos meses.

Esta instrumentalización del voto (hacia la futura austeridad por parte de Rajoy y a los inmediatos recortes y ajustes por parte de Mas) puede contribuir más todavía a la desafección de los ciudadanos con la práctica de la democracia. Porque, si el voto es ajuste, si el voto es hacerse el harakiri, ¿qué sentido tiene ejercer ése derecho?

Rajoy se prepara para decir: 'Españoles, no habéis visto nada todavía…'

Ahora que “la prima de Rajoy”, por así decir, es la de España en la eurozona, ahora que Merkel escribe a Rajoy, elegido por los ciudadanos, una copia calcada del que ha enviado a Mario Monti, presidente del Gobierno italiano, el PP comienza a descubrir la crisis del sistema que sostiene al euro.

“Para que España deje de financiarse al 7%, hace falta un acuerdo para garantizar la solvencia, [lo] que tiene que venir de las instituciones europeas”, declaró María Dolores de Cospedal, secretaria general del partido. A ver si nos aclaramos: ¿Está pidiendo que el Banco Central Europeo (BCE) garantice la deuda española e italiana, por ejemplo? Es decir: esta garantía, igual que los eurobonos, contra los que Rajoy se ha despachado a gusto, ahora sí es una solución.

Cuando el PP gobierna, o está a punto de hacerlo, los respaldos exigidos por Cospedal favorecen a España; cuando gobierna el PSOE, ese tipo de apoyos sólo beneficia a dicho partido. Hay una primera conclusión a extraer: el PP ha descubierto con horror que la prima de riesgo (la diferencia entre el bono público español y el alemán) es un problema que refleja la ruptura del mercado de deuda pública en la eurozona.

La economía española ha entrado este cuarto trimestre en actividad negativa con casi total seguridad y ello amenaza con proyectarse a la primera mitad del próximo año. El plan de ajuste de Rajoy debe atacar, según The Wall Street Journal, una crisis parecida a la de Reino Unido en 1979. “Margaret Thatcher, sostiene el periódico, comprendió que ‘no había alternativa’ a una política de amplia liberalización. Y quizá Rajoy también lo entienda y lo diga pronto”.

Es posible que Aznar, consejero del grupo Murdoch y articulista frecuente del Journal, se haya hecho cargo de que Rajoy “entienda” a Tina (acrónimo famoso para There is no alternative) y por ello acudió el pasado lunes al Comité Ejecutivo del PP por primera vez desde 2008. Porque fue él mismo quien le

entregó el pasado mes de junio a Maggie, en su casa londinense de Chelsea, el premio FAES a la libertad. ¿Cualquier parecido con la realidad de estos días es pura coincidencia?