Público
Público

Rajoy no se atreve a pedir a Merkel una revisión del déficit

La canciller bendice la política económica del Gobierno. El presidente quiere que los excedentes de los fondos europeos, que suman 22.000 millones, se destinen a crear empleo. Montoro, el único que ve clara la modificació

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Tras hora y media de reunión, el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, salió con la bendición de la canciller alemana, Angela Merkel.

Era una cita importante, clave de cara al próximo Consejo Europeo del día 30. El dirigente conservador le resumió los recortes adoptados en España y le habló de las reformas estructurales que están en marcha. Lo que no hizo fue pedirle que se revise el tope de déficit, que se sitúa en el 4,4% para 2012. Rajoy volvió a agachar la cabeza ante la dama de hierro. 'No, no se lo he planteado. Lo único que le he dicho es que España está comprometida a reducir su déficit público, pues es lo que parece más sensato y razonable, no gastar por encima de las posibilidades', dejó claro Rajoy ante las preguntas insistentes de los periodistas.

Tampoco le mencionó la idea de aumentar las garantías del fondo de rescate europeo. Y ni una sola palabra sobre permitir al Banco Centra Europeo facilitar liquidez a los países en apuros. Ambos temas los defendió él mismo un día antes de su visita a Berlín en una rueda de prensa en la Moncloa junto al presidente de Perú, Ollanta Humala.

Y como no llevaba aún tantas reformas en la carpeta, Rajo optó por presumir de la Ley de Estabilidad y Sostenibilidad Presupuestaria que hoy aprueba el Consejo de Ministros y que además de las sanciones a las comunidades autónomas que no se ciñan a lo previsto, tendrá unos importantes mecanismos de control para tratar de evitar las situaciones más graves. El Ejecutivo del PP sabe que es complicado cumplir con los objetivos fijados y ya lleva unos cuantos días expresando su confianza en que la Unión Europea termine por modificar la cifra viendo que esta no se puede ajustar a las previsiones de crecimiento, tal y como han adelantado el Fondo Monetario Internacional y el Banco de España.

Rajoy destacó que este año va a ser 'duro' y 'difícil'. 'El Gobierno español está haciendo lo correcto, aunque sé que no es sencillo', dijo Merkel, dando el visto bueno a la política económica de Rajoy y deseándole 'éxito'.

Merkel respalda la reforma laboral que prepara el Gobierno español

Tras un almuerzo de trabajo para analizar el borrador de propuestas que el eje franco-alemán presentará el próximo lunes en la cumbre europea de Bruselas, Merkel subrayó su firme apoyo a las reformas tanto laboral como financiera. 'Cuando asumí el mando en 2005, mi predecesor, Gerhard Schröeder, había implantado medidas muy controvertidas en el mercado laboral, y al principio no se redujo el alto nivel de desempleo. Pero al cabo de dos o tres años fueron surtiendo efecto y hoy estamos por debajo de los tres millones de parados', explicó la canciller, confiada en que a medio y largo plazo los jóvenes españoles también saldrán beneficiados. Rajoy lleva también días reconociendo que los frutos de sus medidas no se recogerán en breve, sino que habrá que esperar.

La mandataria germana recibió positivamente el acuerdo de moderación salarial firmado dos días antes por la patronal y los sindicatos, además de recuperar su discurso proeuropeísta: 'Ambos países coincidimos, queremos una Europa unida y un euro estable'. Rajoy lo elogió reconociendo que han estado 'a la altura de las circunstancias' y han llegado a 'un buen acuerdo' por el que el alza de los salarios no va a depender directamente de la inflación. 'Es un clavo más para sentar unas bases sólidas que permitan una rápida recuperación', indicó.

Merkel dijo que, a sus ojos, y pese a las opiniones vertidas por los expertos en el Foro Económico Mundial de Davos, disciplina y crecimiento no son contradictorios. 'Nadie dice que sólo ahorrar va a ser la solución, las reformas son importantes [...]. Pero sólo a través del endeudamiento tampoco es posible, porque la experiencia muestra que eso nos ha causado problemas con los mercados', señaló. Así es que, como avanzó, en la cumbre de finales de enero se tratarán al mismo tiempo consolidación fiscal y crecimiento.

Hacienda emite un comunicado para aclarar las palabras de su responsable

Aún más, Merkel recordó el Pacto de Estabilidad y Crecimiento redactado por Alemania y Francia en enero del año pasado, y que sentó las bases para todos los futuros encuentros europeos. Además de introducir una tasa sobre las transacciones financieras, ella y Sarkozy quieren que todos los países de la UE fijen por ley un techo de déficit, como hizo España el pasado verano. El otro asunto candente que se tratará el lunes es el rescate de Grecia; aunque la canciller instó a 'no generar falsas esperanzas'.

Rajoy avanzó que pedirá a las instituciones de Bruselas utilizar los excedentes de los fondos estructurales y de cohesión de la UE para programas destinados a crear empleo; una idea con la que Merkel se mostró de acuerdo. Pese a no facilitar cifras ni datos concretos, el jefe del Ejecutivo comentó que estos se podían destinar a la formación profesional.

Aún más, aseguró que informaría de la propuesta al presidente del Consejo Europeo, Herman van Rompuy, apenas unas horas después, para más tarde consultar al resto de los socios. 'A mí lo que me urge y me importa es que el mecanismo de rescate entre en vigor lo antes posible y comience a utilizarse', urgía Rajoy al cierre de su intervención.

La propuesta de crear un fondo europeo para incentivar el crecimiento fue propuesta por la canciller y el presidente francés, Nicolas Sarkozy, en un documento conjunto que circuló la semana pasada en los pasillos de las instituciones comunitarias.

Ambos líderes reciben con elogios el acuerdo de los agentes sociales

Bruselas ha echado cuentas y calcula que 'el Fondo Social Europeo podría aportar unos 22.000 millones de euros', según fuentes comunitarias consultadas por este diario. Lo que no está claro, según estas fuentes, es cuánto de ese dinero podría utilizarse a corto plazo y cuánto para paliar las altas tasas de desempleo juvenil, informa Daniel Basteiro.

En realidad, no es dinero nuevo, sino que procede de las aportaciones al presupuesto comunitario que salen del Tesoro de cada Estado miembro. En caso de no ser utilizados, esos fondos acaban volviendo a las cuentas nacionales tras el ciclo presupuestario, que acaba en este caso en 2013. Un alto funcionario comunitario avanzó ayer que la Unión Europea podría acordar la exigencia de un Plan Nacional de Empleo a cada país, que debería estar redactado en abril. 'Se trata de reducir las trabas burocráticas y hacerle más fácil la vida a las pequeñas y medianas empresas, que son las que más empleo crean', aseguró.

El Gobierno parece temer quedarse solo pidiendo una revisión de los objetivos de déficit, que cualquier titubeo haga que los mercados huelan sangre y se lancen a estrangular al país, que tiene que refinanciar este año 120.000 millones de euros de deuda pública. El único que parece no demostrar ese miedo es el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, protagonista del inicio del debate, el hombre al que todo el equipo de Gobierno de Rajoy intenta desmentir aunque cada vez con menos fuerza.

Montoro volvió a desbaratar ayer el discurso oficial tras la Comisión de Hacienda, informa Ana Flores. La pregunta de la prensa era clara: ¿confía en que Bruselas cambie los objetivos de déficit? 'No confío. Es que está claro. No sé cómo quieren que sea más realista', fue su respuesta.

Y añadió: 'Nadie tiene interés en tener un escenario de crecimiento que no se va a cumplir'. En una nota de prensa, el Ministerio concretó que Montoro se estaba refiriendo al crecimiento y en ningún caso hablaba de pedir nuevos objetivos de déficit.

Pero la intención del ministro está clara. Como prueba de que España no debe generar dudas de que cuando no está en crisis busca el equilibrio, Montoro recordó ayer que es 'el único país del euro que redujo 30 puntos su deuda sobre PIB entre 1996 y 2007'.