Público
Público

Rajoy no frena la deriva xenófoba del PP catalán

La dirección del partido evita condenar las palabras de su líder en Badalona, quien aseguró que la situación de los gitanos en la localidad es "peor" que en Francia porque están "desperdigados"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El PP ha decidido convertir la inmigración en uno de los pilares de su campaña para las elecciones catalanas. Y sus dirigentes están dispuestos a asumir el riesgo de que los tachen de racistas.

Propuestas para usar el padrón municipal para denunciar a los inmigrantes irregulares. Difusión de dípticos con el lema 'No queremos rumanos'. El paseo de la líder del PP de Catalunya, Alicia Sánchez-Camacho, en compañía de una eurodiputada del partido de Nicolás Sarkozy por barrios humildes con altos índices de inmigración, después de las expulsiones en Francia. Los conservadores catalanes van elevando el tono de sus mensajes con la autorización de la dirección nacional.

Rajoy calla, pero Moragas apoya 'totalmente' al polémico concejal

'El PP tiene una política de inmigración basada en el respeto y la defensa de la legalidad', señaló ayer María Dolores de Cospedal. Así respondió cuando se le preguntó si respaldaba al presidente del PP de Badalona, Xavier García Albiol, que dijo que la situación de los gitanos en su localidad es 'peor' que en el país vecino porque no están 'localizados en campamentos' sino 'desperdigados por la ciudad' y que 'generan problemas'.

La dirección nacional se lavó las manos. El sábado pasado, en su visita a Barcelona, Mariano Rajoy no quiso entrar en el debate. Habrá que ver si hoy, en Lloret del Mar (Girona), se pronuncia al respecto. Lo único que el líder del PP ha dicho hasta ahora es que apoya la política de Sarkozy. Fue el jueves. Ese mismo día, lo hizo también José Luis Rodríguez Zapatero. A eso se aferran ahora los conservadores para defenderse. 'En lo que respecta a Francia estamos de acuerdo con las declaraciones del Gobierno', dijo ayer Cospedal con una media sonrisa.

La cúpula del PP ya estaba informada de las intenciones de Sánchez Camacho

La derecha no oculta que gracias a eso tienen 'argumentario' para sobrellevar los ataques que les hagan por sus iniciativas en este sentido.

El primero que utilizó ayer ese argumento para contrarrestar las acusaciones de racismo fue el coordinador de presidencia y relaciones internacionales del PP, Jorge Moragas, que recalcó en Los desayunos de TVE que la inmigración es ya 'una prioridad nacional, casi una cuestión de Estado'.

Moragas apoyó 'totalmente' a García Albiol. Según dijo, hay que ponerse en la piel de los vecinos y escuchar lo que estos les trasladan: 'Si no se miran los problemas de frente, entonces pueden cobrar una dimensión mayor'. Por eso, en su opinión, el PSOE 'se equivoca al dar la espalda a la realidad', lo que puede provocar fenómenos como el del ex dirigente del Frente Nacional francés Jean-Marie Le Pen.

Además, aseguró que le parecía 'una hipocresía total' que Zapatero respaldara las medidas francesas y los socialistas les acusaran 'de xenófobos'. A su juicio, esta contradicción les iba a terminar pasando una importante factura electoral.

Fue la secretaria de organización del PSOE, Leire Pajín, quien le contestó: 'Cínico e hipócrita es el PP, que fabrica problemas donde no los hay, que habla de realidades que no existen, no para buscar soluciones, sino para hacer un discurso populista y que enfrente a unos ciudadanos con otros'. Pajín también recriminó a Rajoy que 'calle', que no frene, la deriva xenófoba de los conservadores catalanes.

Los partidos catalanes criticaron al PP de forma unánime. CiU, PSC, ERC e ICV-EUiA firmaron en 2008 el Pacte Nacional per la Immigració, que fijaba una postura común y pedía no usar el tema en campaña. CiU se niega a hacerlo y ERC lo reivindicó ayer de nuevo.

José Montilla criticó al PP por su postura y aseguró que la formación de Rajoy 'se equivoca tratando de mezclar el perseguir a los delincuentes con perseguir a los diferentes'. El ministro de Trabajo e Inmigración, Celestino Corbacho, se unió a los reproches: 'No quieren resolver el problema, sino aprovecharse de él'.

Desde CiU, Duran Lleida lamentó que el PP 'está haciendo una utilización del fenómeno', mientras culpaba al PSOE y al PP de no haber gestionado bien la cuestión. ICV, que ya denunció la actitud 'carroñera' del PP, presentó en el Congreso una pregunta que obligará al presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, a posicionarse sobre las expulsiones de gitanos.

Desde la cúpula de su partido admitieron ayer que Albiol había avisado con antelación de los pasos que iba a dar. La dirección nacional sólo le pidió que no se sobrepasara. A diez semanas del 28N todo apunta a que el PP explotará lo que considera un filón electoral.