Público
Público

Rajoy quiere eliminar el derecho de Navarra a unirse a Euskadi

El líder del PP se compromete ante UPN a impedirlo condicionándolo a una eventual reforma de la Constitución

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Hace poco más de tres años, el PP rompió con Unión del Pueblo Navarro (UPN). Ayer, se materializó la reconciliación de ambas formaciones, que concurren en coalición a las elecciones generales, y se selló con un compromiso.

La presidenta de la comunidad foral, Yolanda Barcina, pidió a Mariano Rajoy que, si gana el próximo 20-N, elimine la disposición transitoria cuarta de la Constitución. Esta contempla el derecho de los navarros a unirse al País Vasco. 'Hay que cerrar de una vez por todas esa puerta entreabierta a la absorción de Navarra por Euskadi', reclamó. A su juicio es 'una anomalía'. 'La hemos rechazado porque no tiene justificación alguna. No la tiene porque Navarra no es transitoria, sino para siempre, y está orgullosa de ser una pieza fundamental de España', proclamó. Aseguró que los dos partidos 'juntos' podrán enfrentarse 'a quienes siguen obsesionados con borrar toda nuestra historia de un plumazo'. 'Con Rajoy no habrá chalaneos de cualquier tipo sobre nuestra identidad', concluyó.

Rajoy señala que se necesitan 'buenos gobernantes,no tecnócratas'

El líder del PP aprovechó su mitin, en el Palacio de Congresos Baluarte de Pamplona frente a 1.500 militantes, para asegurar que la quitará 'si hay reforma' de la Constitución. Rajoy afirmó que defenderá 'el régimen foral y que Navarra siga siendo Navarra y España'. Pero el candidato de la derecha puso un condicionante que no es menor. En caso de llegar a la Moncloa siempre puede excusarse diciendo que lo acuciante es resolver la crisis económica y que cualquier otro asunto puede quedar relegado a un segundo plano. Además, sería un largo proceso, porque necesitaría que la iniciativa saliera del Parlamento foral, que se aprobara por mayoría y que, tras su paso por las Cortes, fuera ratificada en un referéndum en Navarra.

Aún así, es la primera vez que Rajoy, a quien se le ha preguntado muchas veces por este tema, se pronuncia. Se trata de una reclamación histórica de UPN que, paradójicamente, jamás ha llevado al Congreso. Dentro del PP incluso hay personas que se oponen a ello. Es el caso del exdirigente de UCD y exdiputado conservador Jaime Ignacio de Burgo, que siempre defendió esta cláusula como una garantía para la no anexión. Ayer habría sido curioso observar su expresión de asombro si hubiera estado presente, pero estaba en una boda en Madrid.

Rajoy también se refirió a su pacto con UPN. 'Es mucho más lo que nos une que lo que nos separa', sostuvo, dando por cerrada la herida que para muchos dirigentes aún sigue sangrando. En su novena jornada de campaña, estuvo más repetitivo que nunca. 'Al PSOE sólo le queda lo que está haciendo, hablar de mí. No muy bien, por cierto', apuntó. Y lamentó que los socialistas fueran 'incapaces de reconocer los muchos errores que han cometido'. 'No les quedan ya ni los sentimientos de los españoles', espetó.

En el día en que los representantes del ala dura del PP José María Aznar, Esperanza Aguirre y Mayor Oreja pedían la ilegalización de Amaiur y Barcina criticaba a toda la izquierda abertzale, Rajoy quiso lanzar un mensaje a las víctimas que le reclaman un discurso más contundente. 'Me comprometo con la libertad y los derechos humanos. Todo eso no es negociable. No nos lo puede quitar nadie, ni un Estado, ni un Gobierno ni una organización terrorista', sentenció.

En todos sus actos, el dirigente conservador garantiza que, si gana, hablará con todos los partidos. Ayer, junto a Barcina, demostró que puede llegar a acuerdos. No fue su única prueba. También presentó otra por la mañana cuando acudió a Zaragoza y compartió escenario con la presidenta de Aragón, Luisa Fernanda Rudi, y su socio de Gobierno, el líder del Partido Aragonés, José Ángel Biel.

Exhibe una gran sintonía con el PAR y UPN compartiendo escenario con ellos

Desde allí, Rajoy rechazó la tesis de que los mercados con la llegada de Lukas Papadimos (exvicepresidente del Banco Central Europeo) en Grecia y Mario Monti (excomisario europeo) en Italia 'han ganado a la política'. El presidente del PP mantuvo que lo que se necesitan no son 'tecnócratas' sino 'buenos gobernantes elegidos por los ciudadanos, que son los representantes la soberanía nacional'.

Biel, que hizo un discurso tan largo que el público protestó para que terminara, habló del agua. No así Rajoy. El PP evita el tema. Su estrategia es no entrar en polémicas y sabe que es uno de los asuntos que enfrenta a sus barones. Para enterrar el hacha de guerra, el programa olvida el trasvase del Ebro. Rudi y Biel revelaron que habían hecho una porra. Ella había apostado que el PP lograba 185 escaños. Él, 190. Rajoy se abstuvo: 'En porras no voy a entrar. Me conformo con que no me den con ella en la cabeza', bromeó.