Público
Público

"Rajoy quiere llegar a La Moncloa haciéndose el muertito"

El expresidente del Gobierno asegura que es "militante" del PSOE, "pero no simpatizante"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El expresidente del Gobierno, Felipe González, ha asegurado hoy que el presidente del PP, Mariano Rajoy, 'quiere llegar a la orilla' de la presidencia del Gobierno haciéndose 'el muertito', sin presentar un plan de futuro para la economía y 'sin dar una brazada'.

Durante su intervención en los Cursos de Verano de la Complutense ha acusado a Rajoy de no querer 'agitarse' a fin de que los ciudadanos no vean 'por dónde quiere ir', en un discurso en el que también ha asegurado que es 'militante' del PSOE, 'pero no simpatizante'.

'Escucho decir banalidades y yo miro la cara del tipo y no me inspira confianza', ha espetado en relación a la petición hecha por Rajoy esta mañana, en la que aseguraba que sólo un cambio de Gobierno puede generar la confianza necesaria para salir de la crisis. 'Si me dice que quiere volver a la senda de la prosperidad a mí me dan temblores de piernas', ha añadido mostrando su inquietud respecto al futuro.

González también se ha referido al movimiento 15-M del que ha criticado su falta de concreción. Ha asegurado que cuando una masa pretende discutir y exigir 25 objetivos distintos ya no se está trabajando en torno a una regeneración de la política, sino que se está escribiendo 'cartas a los Reyes Magos'. Para González, 'cuando hay 25 objetivos significa que no hay ninguno'.

Asimismo, ha valorado que cierto tipo de 'respuestas alocadas' por parte de la muchedumbre ''no dan solución' alguna a los problemas que denuncian, 'sino que aumentan la crisis de gobernanza'. 'El Gobierno está muy desconcertado' respecto a lo que pide la gente y 'el Movimiento tiene que precisar la diana con dos o tres prioridades', ha analizado.

El expresidente del Gobierno dijo hoy que es 'militante' del PSOE, 'pero no simpatizante', y se comparó con 'un jarrón chino enorme en un apartamento pequeñito', que 'donde quieran que lo ponen estorba'. Seguidamente agregó: '¡Lo que estorbará Aznar, pobrecito!'.

Con respecto a la gestión de la crisis por parte del presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, dijo que su crítica hacia él siempre ha sido en torno a 'que se retrasara en meter mano a la cosa', pero no en 'impedir la crisis', ya que considera una 'estupidez' decir que Zapatero tenía en sus manos impedirla.

'Puede haber crisis locales, pero los desafíos son supranacionales' También ha reflexionado sobre la poca felicidad que le genera hoy en día que le digan que el socialismo puede ganar en Francia y extenderse en Alemania, ya que, tanto cuando el cambio es para un lado como para otro, lo desconcertante radica en la escasez de propuestas y en el problema de la desgobernanza económica a nivel comunitario.

Por eso, ha advertido que todos esos datos que deberían darle 'alegría de tribu' socialista sólo le inquietan, porque 'puede haber crisis locales, pero los desafíos fundamentales son supranacionales', al tiempo que ha señalado que si la solución viene desde la derecha política no tendrá inconveniente en aceptarla.

'Si usted me dice que hay que cambiar de senda para recomponer la economía, hacerla competitiva, productiva y más innovadora, me da igual hasta que sea de derechas. Soy capaz de quedarme tranquilo, pero si usted me dice que va volver a la senda de la prosperidad perdida y que vamos a hacer más casas que Francia, Alemania e Italia juntos', ha dicho en referencia a Rajoy, 'pues me dan temblores de piernas, porque nos van a meter en otro lío'.

Así, González ha señalado que los ciudadanos deberían 'tener algún derecho a saber lo que quiere hacer' el líder de la oposición, Mariano Rajoy, porque decir que el Gobierno podría haber evitado la crisis 'es una estupidez y llena la política española de banalidad', ha repetido. 'Esa senda nos ha llevado a esta catástrofe', ha agregado.