Público
Público

Rajoy rechaza un tributo con el que Aznar ingresó 8.000 millones

Considera ahora que el Impuesto de Patrimonio «castiga al que ahorra», pero el PP lo mantuvo cuando gobernó

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El Partido Popular se opone a la recuperación del Impuesto de Patrimonio. Su presidente, Mariano Rajoy, la rechazó ayer de forma tajante explicando que con ello se 'castiga al que ahorra' y se premia al que no lo hace. 'Es un mal mensaje', indicó. Hace un tiempo no lo era tanto. Los conservadores, que presumen de la etapa de José María Aznar y siempre la ponen de ejemplo de lo que harían de llegar al poder el próximo 20-N,olvidan que, gracias a este tributo, la derecha recaudó cerca de 8.000 millones de euros en ocho años de Gobierno.

'No estoy a favor', dijo ayer el jefe de la oposición en una entrevista en Telecinco, consciente de que el próximo viernes el Consejo de Ministros reactivará este gravamen a petición del candidato socialista, Alfredo Pérez Rubalcaba.

Extremadura, gobernada por el PP, se desmarca y defiende el impuesto

Rajoy tiró de hemeroteca para argumentar su rechazo y, de paso, arremeter contra los socialistas. 'Es un impuesto que quitó el PSOE hace unos meses y que vuelve a poner porque estamos en campaña electoral', subrayó. Fue el exvicepresidente Pedro Solbes quien se encargó de eliminarlo desde el 1 de enero de 2008.

El líder conservador considera que, con esta iniciativa, el Gobierno socialista sólo busca 'conseguir más votos'. AunqueRubalcaba pretende adaptar este tributo para crear uno nuevo para las grandes fortunas, que pasaría a ser estatal y no autonómico. Rajoy no entrópara nada en este asunto.

El Govern balear cree que la medida es 'absolutamente electoralista'

El presidente del PP se dedicó a denunciar que este impuesto 'no existe en ningún lugar del mundo' y a señalar que 'no tiene sentido' que 'los mismos' que lo quitaron digan ahora que lo recuperan. El presidente del PP recordó que él se mostró en su día partidario de su desaparición. 'Apoyé la propuesta que hizo el Gobierno donde estaba Pérez Rubalcaba, que ahora quiere quitarlo', comentó, tratando de poner en evidencia la contradicción. Rajoy olvidó mencionar que él mismo formó parte del Ejecutivo de Aznar en el que este gravamen se aplicaba sin reparos.

Fue de las pocas ocasiones en las que al líder del PP se le escuchó hablar de su adversario político. Hasta ahora lo ha ninguneado. Ayer, cuando le preguntaron si se había leído la entrevista que había concedido el domingo a El País, Rajoy asintió recordando que era su 'obligación', pero aprovechó para tacharla de 'poco sustancial'. Su intención es evitar cuanto pueda el debate cuerpo a cuerpo. 'Yo no voy a discutir con él, porque creo que no sirve absolutamente para nada y no le importa a nadie', zanjó.

Mariano Rajoy siempre ha abogado por no subir impuestos y así está previsto que figure en su programa. Las comunidades gobernadas por el PP seguirán esa estela. Las autonomías son las encargadas de recaudar este impuesto, por eso las conservadoras se han lanzado a anunciar rápidamente que no cuenten con ellas para hacerlo. Es el caso de la Generalitat valenciana, donde su presidente, Alberto Fabra, afirmó ayer que su tierra iba a seguir 'sin pagarlo, a no ser que cambie la ley y no nos dejen hacerlo'. 'El Gobierno se equivoca si cree que la única solución para arreglar los problemas de este país es incrementar los impuestos', mantuvo, añadiendo que, si es posible, lo 'bonificará al máximo'.

El País Valencià no lo aplicará, a menos que se lo impongan por ley

Desde Castilla-La Mancha se anunció que tampoco pensaban aplicarlo. El presidente del Govern balear, José Ramón Bauzá, tildó de 'absolutamente electoralista' la propuesta de recuperar el Impuesto de Patrimonio. 'El PP está en el otro lado, nosotros queremos bajar los impuestos, evitar que sean los ciudadanos los que deban pagar y activar la economía de otra manera', afirmó.

Pero no todas las baronías del PP 11 en total tras las elecciones del 22 de mayo se han mostrado tan contundentes. Preguntada por el Impuesto de Patrimonio, Esperanza Aguirre se quejó del 'error' que había sido retrasar las elecciones porque el Gobierno 'está absolutamente grogui'. Pero optó por la cautela y 'esperar a ver qué ocurre' finalmente. Lo mismo que hará el Gobierno cántabro, donde darán a conocer su postura cuando conozcan el decreto. La Xunta de Galicia tampoco lo rechazó de plano. Su consejera de Hacienda, Marta Fernández Currás, pidió que, si se restablece, se 'mejore técnicamente' para que cumpla 'su misión', porque 'fue perdiendo su razón de ser'.

Y en Extremadura, liderada por el conservador José Antonio Monago, se defenderá su aplicación. El secretario general adjunto del PP extremeño, Juan Parejo, confirmó ayer que Monago estaba a favor de recuperarlo. Para Parejo, eso demuestra que 'tiene identidad propia' y que no es una 'marioneta' de la dirección nacional de su partido. Lo cierto es que responde a uno de los 12 mandamientos que los tres diputados de IU le impusieron para permitir la investidura de un dirigente del PP tras cerca de 30 años bajo mandato socialista.

En su reciente discurso con motivo del Día de Extremadura, Monago ya reafirmó su compromiso de pedir al Ejecutivo socialista la recuperación del Impuesto de Patrimonio para que las grandes fortunas españolas puedan aportar más.

'Deben arrimar el hombro en materia tributaria y dar un paso al frente', dijo durante su intervención institucional enmendando el criterio de su jefe de filas. Según Parejo, Monago defiende con 'uñas y dientes' el interés de su región porque en muchos casos tiene situaciones 'que no se reproducen en el resto de España'. Además, apuntó que el PSOE, el partido de los 'obreros', fue el que lo quitó.

Como en todas sus apariciones, Rajoy volvió a repetir que su 'única prioridad' será crear empleo. Pero no concretó cómo lo hará ni quiso atarse a un número. El líder de la oposición dijo que no iba a fijar ninguna cifra en oferta: 'Eso es muy difícil', apuntó saliendo al paso de las declaraciones de su vicesecretario de Comunicación, Esteban González Pons, quien la semana pasada generó cierta polémica al indicar que su formación aspiraba a crear 3,5 millones de puestos de trabajo.

Rajoy rememoró su paso por un Gobierno que creó más de cinco millones de empleos, pero, cuando le preguntaron que si iba a repetir la misma política económica, el líder del PP se escudó en que 'la situación no es la misma' y que 'las cosas han cambiado'.

Prometió que, si se convierte en el futuro inquilino de la Moncloa ahorrará 'en todo', con la 'única excepción de las políticas sociales' y añadió que él no habría 'recortado las pensiones'. Y aseguró que intentaría ser 'más eficiente' en sanidad y educación.

Preguntado por las protestas de los profesores en distintas comunidades, Rajoy respondió que el 'único recorte' que se había realizado había sido con el PSOE bajando 'los sueldos de los profesores en un 5%'. 'Todos tenemos que hacer un esfuerzo y creo que se puede asumir en las circunstancias de dificultad por las que pasa el país', sentenció el líder del Partido Popular.