Público
Público

Rajoy sobre el rescate: "Nadie me presiona"

Merkel entierra la posibilidad de que España pueda beneficiarse de forma retroactiva de la recapitalización directa de la banca y evitar así que la ayuda de la UE eleve la deuda pública

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, ha asegurado que ningún socio de la UE está presionando a España para que solicite la ayuda europea para resolver las tensiones en los mercados de financiación. 'No ha habido presiones' ha subrayado Rajoy, quien, no obstante, ha reconocido que durante el Consejo Europeo de este jueves y viernes se ha hablado del rescate a España, aunque era un tema que no figuraba en la agenda oficial de la cumbre. 'No ha habido presión, ha habido opiniones', ha dicho el jefe del Ejecutivo, quien ha agregado que sus colegas europeos le han transmitido opiniones con 'conocimiento de causa'

'Lo que un presidente no puede hacer de ninguna manera es actuar bajo presión, y yo no lo voy a hacer', ha insistido Rajoy, al tiempo que ha reiterado que  la decisión todavía no está tomada. Según el presidente, 'las opiniones son libres, una cosa es opinar y otra decidir'.

En la rueda de prensa final tras la cumbre europea, el jefe del Gobierno ha asegurado que tomará las decisiones en función del 'interés general' y que lo comunicará cuando llegue el momento.

Además, el  presidente español ha vuelto a insistir en que la recapitalización bancaria no es un tema “urgente” para España, tal y como señaló ayer a la salida de la cumbre. “España ha avanzado mucho a pesar de las dificultades”, ha valorado Rajoy, y ha comparado la situación actual con la de “hace 55 años”. También ha repetido la idea de la unidad europea y ha enfatizado que este encuentro de los Veintisiete ha sido “positivo”, a pesar de que Merkel se haya impuesto y haya conseguido retrasar la creación del mecanismo supervisor único.

Pero éste no es el único logro que ha conseguido Alemania, pues la canciller Angela Merkel ha dejado claro en la rueda de prensa de este viernes  que 'no va a haber ninguna recapitalización directa retroactiva' para la banca española, y la inyección directa de capital europeo 'solo será posible en el futuro'. Una declaración que pone en evidencia a Rajoy, ya que niega totalmente lo expresado por el presidente español durante su intervención. Los 40.000 millones que va a solicitar Rajoy en noviembre a Bruselas podrían contabilizarse como deuda pública, según las ambigüas declaraciones de la canciller alemana. A este respecto, Rajoy también intentó quitar importancia al impacto de la ayuda de la UE a la banca en el nivel de endeudamiento español: 'Tampoco es la preocupación más importante del Gobierno de España [que la deuda aumente en 4 puntos de PIB]'.

Sobre el mecanismo de supervisión único para el sistema financiero, Merkel ha apuntado que “existe la discusión de que no hagamos las cosas mal, en un par de días o de meses”, y ha añadido que hay que atenerse a “un orden establecido: primero, el marco jurídico, finalmente la puesta en marcha de la autoridad de supervisión y sólo entonces la recapitalización”. Además, la dirigente alemana  ha declarado que los bancos germanos se van a supervisar de manera “diferenciada”. Una de las principales preocupaciones del Ejecutivo alemán es evitar que el BCE, que será el encargado de la supervisión bancaria, vigile sus debilitadas entidades financieras regionales.

Además de acordar crear el marco legislativo para el supervisor único que se encargue de vigilar los bancos europeos, los Veintisiete también han valorado la actuación del Gobierno griego y de la Troika y aseguran que valoran los “progresos” que han realizado en sus políticas presupuestarias y estructurales”. Bruselas descarta la salida de la zona euro de Grecia y confía en que el país heleno puede conseguir un “crecimiento renovado”. El presidente francés, François Hollande, ha sido tajante y cree que 'ahora la cuestión de la presencia de Grecia en la zona euro es algo que ya no se plantea'. También aseguró, tras la cumbre del jueves, que “la discusión entre la troika y Grecia está en su fase final”.

El presidente del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy, está explorando la posibilidad de poner en marcha un presupuesto central para la zona euro, a petición principalmente de Alemania. A esta idea, se han unido los jefes de Estado de la Unión Europea, aunque Francia e Italia han mostrado su desacuerdo. Esta unión fiscal consistiría en la creación de un presupuesto central que respondiera las demandas de las crisis que afectan a un número de países concretos. Los países miembros deberán firmar unos contratos sobre las reformas que se comprometen a cumplir con la Unión Europea para poder formar parte de este proyecto.

Merkel ve su propuesta como un conjunto de elementos que conllevaría a una “coordinación más fuerte de la unión económica y monetaria”. Por su parte, Hollande y Monti han encabezado las protestas de la mayoría de los países miembro y el presidente italiano ha declarado que 'un supercomisario que supervise los presupuestos nacionales no parece necesario” para Europa.