Público
Público

Rajoy señala ahora a Rubalcaba como artífice de la "radicalización" del PSOE

El PP critica la "demagogia" de los socialistas porque "prometen lo contrario de lo que vienen haciendo"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Los asistentes al Comité Ejecutivo Nacional del PP dicen que fue un minuto. No más. Aseguran que se habló mucho de economía, del calendario de trabajo del partido para los próximos meses y que el jefe de la oposición, Mariano Rajoy, sólo dijo que el PSOE tenía nuevo candidato y criticó 'la radicalización' y 'demagogia' de los socialistas.

Tras el encuentro, su secretaria general, María Dolores de Cospedal, trasladó en público las palabras que su jefe de filas empleó en privado. A juicio de los conservadores, el discurso que realizó el pasado sábado Alfredo Pérez Rubalcaba reflejó claramente por dónde irá encaminado el mensaje de sus adversarios políticos. Rajoy acusó no ya a José Luis Rodríguez Zapatero sino a su futuro contrincante de extremar el programa socialista, de 'prometer exactamente todo lo contrario a lo que llevan haciendo desde hace siete años' y de 'decir ahora que defienden precisamente a aquellos a los que han hecho más daño con sus políticas'.

Soria dice que las 'ocurrencias' de Rubalcaba subieron la prima de riesgo

La mano derecha de Rajoy indicó que la intervención de Rubalcaba le había parecido además 'o una tomadura de pelo o que está engañando a los españoles'. 'Si tiene tantas propuestas, tantas fórmulas e ideas para que nuestro país salga de la crisis, ¿cómo es posible que no las haya aplicado antes mientras ha sido vicepresidente y cómo es posible que no las aplique ahora su propio Gobierno?', reprochó.

Las iniciativas no convencieron al PP. De hecho Cospedal las tildó de 'anuncios' y señaló que su formación iba a esperar a que se concretaran para pronunciarse sobre ellas. 'Han sido muy genéricas', mantuvo aunque le recordaron algunos ejemplos. Entre ellos, que se le imponga una tasa a los bancos para crear empleo o se recupere el impuesto sobre el patrimonio. 'Fue lo contrario a lo que votó en 2008', adujo Cospedal zanjando el debate.

También se refirió a los cambios de Gobierno. A su juicio, estos demuestran claramente que el PSOE 'no tiene nada nuevo que ofrecer' y que todo son 'parches'. Cospedal volvió a pedir elecciones anticipadas y explicó que su partido está 'ya preparado' para ponerse al frente prometiendo un 'Ejecutivo de concordia'.

Pons cree que Camacho 'aísla' al candidato del PSOE en el caso Faisán'

A la reunión no acudieron muchos barones territoriales, a pesar de que la derecha gobierna actualmente en 11 comunidades. En esta cita se designó a la vicesecretaria de Organización, Ana Mato, como coordinadora de la campaña. Con ello la maquinaria electoral se pone en marcha. El 25 de julio está previsto que se presente un borrador del programa, y para otoño, en la Convención política, se aprobará o se darán a conocer las líneas maestras. Depende de si se han convocado ya o no las generales.

Rajoy inició su intervención recordando que hoy se cumplen 14 años de la muerte de Miguel Ángel Blanco y destacó que la situación en el País Vasco con Bildu 'no es irreversible' gracias a la legislación vigente. El líder del PP vasco, Antonio Basagoiti, tomó la palabra para destacar que su formación ha cumplido los objetivos marcados y que el PNV se había equivocado al tender la mano a la coalición abertzale. También habló Mari Mar Blanco, hermana del concejal asesinado, para recordar que la postura del PP es 'luchar contra ETA y estar con las víctimas'. A Cospedal le preguntaron qué sucedería si la organización terrorista quisiera negociar con el PP de llegar al Gobierno. 'Nunca, ni con Bildu ni con ningún sucedáneo de ETA. En ninguna situación', prometió.

Se trataron varios asuntos más. El eurodiputado José Manuel García Margallo hizo hincapié en la importancia de la reunión convocada por el presidente del Consejo Europeo, Van Rompuy. Y su compañero Luis de Grandes advirtió a su partido que en la calle se está hablando de la reforma electoral y que lo deberían tener presente en su partido para fijar una postura.

Precisamente de ello trató, a puerta cerrada, el presidente del PP de Canarias, José Manuel Soria, recordando que su formación había sido la más votada y que un pacto de Coalición Canaria con el PSOE le había arrebatado el Gobierno. A la salida dijo a los periodistas que las líneas marcadas por Rubalcaba le parecían 'ocurrencias' y resaltó que 'solamente unas horas después' de anunciarlas subió la prima de riesgo española.

Sobre este tema, el vicesecretario de Comunicación del PP, Esteban González Pons, dijo que 'España no aguanta más'. El dirigente conservador aprovechó su participación en los cursos de verano de Aranjuez para valorar el ascenso de Antonio Camacho a Interior. 'Con ello se aísla procesalmente a Rubalcaba en el caso Faisán durante todo el período de la campaña electoral y la constitución del nuevo Gobierno', comentó.

En su comparecencia ante los medios, Cospedal trató otras cuestiones. 'Nosotros hicimos lo que teníamos que hacer y lo tenemos bastante claro', dijo cuando se le preguntó por la abstención del PP de Asturias a la investidura de Francisco Álvarez-Cascos.

Y defendió a la ministra de Sanidad, Leire Pajín, diciendo que la aparición de sus fotos en la playa le parecía algo 'completamente discriminatorio'. Cospedal aseguró que lamentaba 'profundamente' ese debate y subrayó que no lo compartía. 'A los ministros se les tiene que calificar, aprobar o denostar por su gestión política', sentenció.