Público
Público

Rajoy siembra dudas sobre las cuentas de la economía española

Pide que "no se oculte nunca la realidad y se diga la verdad por dura que sea", después de que el Gobierno húngaro, de centro derecha, acusara al anterior, socialista, de falsear sus datos

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Hace tan sólo semanas el PP agitaba el fantasma de la crisis griega. Su presidente, Mariano Rajoy, incluyó la de Hungría en su discurso.

El dirigente conservador puso el punto de mira en ambos países comunitarios con el fin de extraer una cuantas 'lecciones' para España. Así, Rajoy, que se encontraba en un mitin en Viator (Almería), las fue enumerando una por una ante un público que, expectante, le exigía a gritos que diera 'caña'. 'No se debe ocultar nunca la realidad; hay que decir la verdad por dura que sea; ser austero y no gastar por encima de las posibilidades del país; y hacer un plan nacional con reformas para que no nos ocurra lo que a otros. Esas son las lecciones que tenemos que aprender de Hungría y de Grecia', fueron sus recomendaciones.

El líder conservador lamenta que España esté 'ahora en libertad vigilada'

Pero sonaron a advertencias. Sobre todo después de la resaca de la noticia del día anterior, cuando el Gobierno húngaro de centro derecha, que acaba de tomar posesión, acusó al anterior Ejecutivo socialista de haber manipulado las cuentas, provocando el miedo de los mercados internacionales y una nueva caída del euro.

Poco antes de la intervención de Rajoy, desde Hungría trataban de calmar los ánimos afirmando que la situación económica del país estaba estabilizada y no existía peligro de bancarrota. Pero al jefe de la oposición ya nada podía desviarle de su objetivo. Llevaba preparado su titular para entrar en los informativos: 'Hace unos años se hablaba en todo el mundo del milagro español y hoy somos un país en libertad vigilada' por la Unión Europea.

Ese es, según él, uno de los 'balances' que deja el Gobierno socialista. El otro son las cifras del paro. Rajoy recordó 'unos datos escalofriantes', comparando 1996 con 2010, al tiempo que resaltaba que la tasa de desempleo es similar. Además, criticó la reforma laboral que 'ya llega tarde'. 'Dos años mareando la perdiz', denunció.

Cree que 'tenemos lecciones que aprender de Hungría y Grecia'

'Hoy nos dan órdenes, nos dicen lo que tenemos que hacer. Esto no había ocurrido nunca en la historia de España y yo os aseguro que no volverá a ocurrir nunca porque el PP hará las cosas como hay que hacerlas', aseguró anticipando su desembarco en La Moncloa.

Dentro de su negatividad, Rajoy quiso destacar que 'hay motivos para la esperanza y para saber que se pueden hacer políticas que sirvan para crear empleo'. De la mano de su partido, por supuesto. Aunque no explicó en ningún momento cómo hacerlo.

Considera que 'el cambio se ve y se palpa' en los sondeos y la calle

'Desde el PP estamos preparados', repitió en varias ocasiones durante su intervención. Y como se encontraba en Andalucía, Rajoy quiso poner de ejemplo el trabajo que allí desarrolla su formación, liderada por Javier Arenas. 'Están liderando un proceso de cambio. Cada vez (más) esto se ve y se palpa. Lo dicen las encuestas, pero lo ves cuando andas por la calle', señaló el líder conservador.

Rajoy presumió de que su partido ya ha 'demostrado' a la sociedad que sabe 'crear empleo y generar confianza trasladando que al frente de la nave hay timoneles que saben lo que hay que hacer'.

En el partido, sin embargo, hay muchos dirigentes a los que precisamente les preocupa este último tema. Consideran que una de sus asignaturas pendientes es que se visualice a su gabinete en la sombra. Aunque varias de las caras que acompañan a Rajoy en la actualidad podrían tener su silla en el Consejo de Ministros, algunos diputados apuntan que faltan figuras de peso para esa bancada y que, por ejemplo, el nombre del ministro de Economía es clave.

Javier Arenas dice que el Gobierno socialista es 'una vergüenza'

Todo estas cavilaciones demuestran que los conservadores ya se ven gobernando. Sin embargo, algunos dentro del comité de dirección piden cautela para no dar la partida por ganada antes de tiempo.

Por si acaso, Rajoy volvió a cargar contra José Luis Rodríguez Zapatero. 'Es difícil gobernar, pero es imposible hacerlo peor', le reprochó. El líder del PP volvió a señalar que es 'injusto' que la gente pague los 'descomunales errores' del Ejecutivo socialista.

El líder del PP en Andalucía y una de las personas de mayor confianza de Rajoy, Javier Arenas, aprovechó su discurso para hacer más sangre. '¡Qué vergüenza, señores socialistas!, ¡qué vergüenza, que sigan despilfarrando todos los días y les recorten las pensiones a los mayores'. Su plan: 'La confianza sólo llegará con Mariano en La Moncloa'.