Público
Público

Ramón Jáuregui: "Los de Bildu sólo hacen circo"

Ha insisitido en que "son malísimos tomando decisiones y priorizando"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

'Los dirigentes de Bildu que gobiernan en Euskadi  'solo hacen circo' y 'ya es hora de que empiecen a gobernar'. Son las palabras del ministro de la Presidencia, Ramón Jáuregui, que ha concedido una entrevista al diario bizkaino Deia.

En ella ha asegurado que, si finalmente la formación consigue representación en el Congreso, 'compartiremos y conviviremos educadamente, sin dramatizar', 'pero lo grave es que tienen mucha responsabilidad y solo hacen circo'.

El ministro ha criticado que los dirigentes del partido limiten su gestión al 'pañuelito en las fiestas' o a 'la cartita que reciben de los familiares de los presos'. Actuaciones que considera 'gestualidad' frente a las verdaderas obligaciones que incumplen o ejecutan mal. 'Hay que saber qué hacen con la Hacienda, qué hacen con los impuestos, cómo atraen industrias, cómo garantizan que las multinacionales de la investigación vienen a Donostia... Tomar decisiones, priorizar, decir dónde invierto. Eso es lo que tienen que hacer. Y, por cierto, en eso son malísimos'.

Jáuregui, que confiesa que, a su juicio, 'los de Bildu son un fiasco' pero los aceptan porque quieren 'que la violencia se acabe y hagan política', ha denunciado que los dirigentes no ejerzan 'la tarea que les pide todo el pueblo vasco, que es pedir a ETA que deje definitivamente la violencia'.

Tras reconocer que le hubiera gustado ver al diputado general de Guipúzcoa, Martín Garitano, en el concierto en homenaje a las víctimas de ETA del pasado jueves en Bilbao, ha insistido en que los representantes de la coalición soberanista 'tienen que ser responsables de lo que les toca, que es representar a todos los ciudadanos, no solo a los suyos'. Por eso, ha considerado que 'en muchísimas de sus actuaciones son predemocráticos'.

Jáuregui echa en falta una crítica más severa sobre la inoperancia gubernamental de Bildu y ha pedido 'ser inagotables con la exigencia', añadiendo que, en ese sentido, le parece 'muy bien la respuesta del PNV sobre su propuesta de coalición: primero la paz y luego hablamos'.

Sobre el fin de la violencia de ETA, el ministro de la Presidencia ha dicho que el Gobierno 'tiene que esperar con inteligencia y con unidad, pero también con mucha firmeza' y ha mostrado su confianza en Rubalcaba. 'Me fío mucho más de él que de nadie para que la esperanza de paz que vivimos no se frustre', ha afirmado.

No tiene, sin embargo, 'la misma confianza' en el presidente conservador, Mariano Rajoy, sino 'muchas dudas'. Va a tener fortísimas presiones de los sectores más ultras que pueden perjudicar seriamente la esperanza de paz'. 'Hay muchísimas presiones en su entorno, y todos las conocemos, que pueden llevarle a tomar decisiones muy equivocadas', ha insistido.

Tras reconocer que ETA está 'débil', ha advertido de que no tenemos 'la seguridad total de que no vaya a atentar'. En su opinión, ETA 'va a mantener su propia expectativa, sin violencia, pero siempre con una especie de amenaza latente de retorno' y eso 'no basta, eso no abre ninguna puerta, ni ningún proceso'.