Público
Público

'Ramoncín' se declara "honrado e inocente" ante la Audiencia Nacional

El cantante está imputado en delitos de apropiación indebida, administración desleal y falsedad documental, dentro del caso SGAE. Tras comparecer ante el juez, denuncia una persecución en España contra los derechos de

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El cantante José Ramón Márquez, Ramoncín, ha afirmado que es una persona 'honrada, honesta e inocente mientras no se demuestre lo contrario' tras declarar durante tres horas y media ante el juez de la Audiencia Nacional Pablo Ruz. por apropiarse supuestamente de dinero de la SGAE.

En declaraciones a los periodistas tras salir de la Audiencia, el cantante, al que el juez le ha mantenido su imputación, ha afirmado que ha aportado al magistrado pruebas y papeles para demostrar su inocencia, ya que no tiene, ha dicho, 'nada que esconder'. 'Ha sido todo muy correcto, muy claro; el que nada tiene que esconder, de nada tiene que preocuparse', ha añadido.

Además, ha criticado el 'daño tan grave' que le ha ocasionado su imputación, se ha definido como una persona 'que no ha hecho en su vida nada más que trabajar' y ha pedido 'que de una vez por todas acabe en este país esta persecución con todo lo que tiene que ver con la SGAE y los derechos de autor'. 

Ramoncín ha declarado como imputado ante el juez de la Audiencia Nacional Pablo Ruz en el marco de la causa en la que se investigan las irregularidades que se habrían cometido en la filial digital de la Sociedad General de Autores y Editores (SGAE).

Se le atribuyen indiciariamente los delitos de apropiación indebida y/o administración desleal así como el de falsedad documental. Está siendo investigado por emitir a través de su editora musical, Jupiter Music S.L., facturas con cargo a la Sociedad Digital de Autores y Editores (SDAE) que no se corresponderían con bienes o servicios prestados.

Los contratos investigados entre 2004 y 2012 ascenderían a 170.552,56 euros, según un informe remitido por la Guardia Civil al Juzgado Central de Instrucción número 5, que instruye esta causa.

Entre las operaciones que rastrean el juez y el fiscal Anticorrupción José Miguel Alonso se encuentran el programa de televisión El creador, que Ramoncín cargó a la sociedad de la SGAE Portal Latino S.L. y que los investigadores de la Guardia Civil sospechan que nunca se llegó a emitir.

En la causa también constan correos electrónicos entre el cantante y el presunto cabecilla de la trama, el exdirector general de la SDAE, José Luis Rodríguez Neri, de los que se deduciría que fue este último quien asumió la decisión de pagar por el programa.

También existen sospechas en relación con otra factura según la cual la empresa de Ramoncín habría facilitado a la SGAE una herramienta informática denominada Caja Fuerte Virtual, de la que no consta contrato por parte de la gestora de derechos de propiedad y cuya existencia tampoco ha podido ser acreditada por los investigadores.

Las citadas fuentes añadieron que Ramoncín, que había sido citado a declarar como testigo, finalmente ha comparecido como imputado para que pueda acudir a la Audiencia Nacional en compañía de un abogado y garantizar de esta forma su derecho de defensa.

Los dos principales imputados en esta causa son el exdirector de la SDAE, filial digital de la SGAE, José Luis Rodríguez Neri, y el directivo de Microgénesis Rafael Ramos, que recuperaron la libertad en agosto y julio de 2011, respectivamente tras depositar sendas fianzas de 300.000 y 150.000 euros. El juez les atribuye los delitos de apropiación indebida y administración fraudulenta, a los que se suman un delito societario en el caso de Neri y otro de alzamiento de bienes en el de Ramos.

También fueron imputados Eduardo Teddy Bautista, expresidente de la SGAE; Enrique Loras, exdirector general; Ricardo Azcoaga, exdirector financiero; Elena Vázquez, principal accionista de Microgénesis; y Celedonio Martín, director financiero de esta empresa.

La También están imputadas tres familiares de Ramos --su esposa, María Antonia García Pombo; su cuñada, Pilar Eva García Pombo; y su hija, Sara Ramos Vázquez-- y otros dos de Rodríguez Neri --su hermana, Juana Cristina Rodríguez Neri; y su hija, Leticia Rodríguez Álvarez--.

Según la investigación de Ruz, Bautista 'autorizó, consintió e impulsó' la trama defraudatoria desarticulada en la conocida como operación Saga, que había sido ideada por Rodríguez Neri. En el fruto de esta actividad presuntamente fraudulenta, la SGAE invirtió 'importantes sumas de dinero sin obtener a cambio la esperada rentabilidad para sus socios' a través de una red de empresas vinculadas a la sociedad digital, entre ellas la mercantil Microgénesis, que controlaba el propio Rodríguez Neri.