Público
Público

"'Rayito' va a vivir a cuerpo de rey a partir de ahora"

Los taurinos presumen del indulto a un toro en Barcelona

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

'El toreo es la lucha por la vida y Rayito ha merecido volver al campo. Hubiera estado bien que los antitaurinos vieran que esto no es sólo muerte, sino que se da la oportunidad al toro de defender su vida y que esto es muy grande. Es una buena reivindicación'. Así se expresaba el domingo Miguel Tendero, el matador que minutos antes había lidiado a Rayito, el toro al que se le aplicó una medida excepcional: permitirle volver vivo a los corrales.

Tendero: «Se da la oportunidad al animal de defender su vida»

Fue, además, en la primera corrida que se celebraba en la Monumental de Barcelona tras la aprobación de la iniciativa que prohibirá estos festejos taurinos en Catalunya a partir de enero de 2012. 'Fue en un día muy especial', asegura a este diario José Enrique Fraile, empresario de la ganadería de Valdefresno y propietario de Rayito, que pesaba 535 kilos antes de ser lidiado. 'Se ha juntado un toro excepcional con uno de los días más importantes de esa plaza', añade.

'Rayito está bien. Los veterinarios dicen que tiene buen aspecto, y están cuidando de él, dándole las curas pertinentes. Se va a quedar un par de días más en Barcelona y, cuando esté con fuerza, nos lo llevaremos de vuelta a Salamanca', asegura Fraile. Como mandan los cánones, a Rayito le espera ahora el paraíso de los toros: 'Primero vamos a vigilarlo para que evolucione bien de sus heridas. Va a vivir a cuerpo de rey a partir de ahora, el rey de la finca. Y claro, lo utilizaremos de semental. En cuanto el animal se recupere del todo, le pondremos un lote de vacas para que las monte', añade.

La situación más excepcional de la lidia, la del indulto del animal, es considerada como la sublimación del toreo: el astado es tan bravo y noble que matarlo es considerado una pérdida para la tauromaquia. Hay que aprovechar esos genes para traer al mundo más toros así. El pañuelo naranja con el que el presidente de la plaza otorga esta merced se ve muy poco en las plazas, poquísimo. El reglamento taurino exige que sea solicitado por el público, el torero y el ganadero; tres opiniones muy difíciles de consensuar. Tanto es así, que la principal plaza del mundo, la de Las Ventas de Madrid, sólo ha indultado a un astado en su historia.

En la Monumental de Barcelona se ha dado tres veces en los últimos diez años. En el año 2000, el diestro Juan Serrano Finito de Córdoba indultó un toro llamado Zafiro y salió a hombros. Desde entonces, sólo se han indultado otros dos astados en Barcelona y, además, en dos fechas extraordinariamente señaladas.

La primera, en septiembre de 2008, cuando José Tomás, abanderado de la salvaguarda de la lidia en Catalunya, salvó la vida de Idílico. El debate sobre la prohibición ya estaba en el Parlament y la apoteosis del torero de Galapagar ayudó a que los taurinos se aferraran a la esperanza de ver un resurgir de la Monumental. La del domingo, en la primera corrida después de que se eliminara de la ley de protección animal la excepción que se hacía con la tauromaquia.