Público
Público

Los rebeldes retrasan la refundación de la SGAE

La asamblea alternativa pide que una gestora unitaria reforme los estatutos y prepare elecciones

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Mucho ruido y pocas nueces. La asamblea convocada ayer por los socios independientes de la SGAE, que impulsaron un manifiesto que instaba a la refundación de la entidad, se saldó con un resultado un tanto decepcionante, si se tiene en cuenta la fanfarria informativa que había alrededor del acto.

Primero, porque a la reunión, celebrada en el Círculo de Bellas Artes, sólo acudieron unos cincuenta socios, entre otros Fermín Cabal, Carmen París, Fernando Colomo y Mercedes Ferrer. Segundo, porque los socios no acordaron nada que no hubieran exigido ya por activa y por pasiva en las últimas dos semanas: pedir a la SGAE la creación de una gestora unitaria que prepare una asamblea extraordinaria, donde se estudie un cambio de estatutos para democratizar la entidad y un calendario electoral. Tercero, porque, a petición de la SGAE, los socios independientes decidieron no hacer pública una carta en la que la Junta Rectora de la entidad, a falta de confirmación oficial, acepta la mayoría de sus propuestas, como publicó ayer Público haciéndose eco de unas declaraciones de Cabal y Colomo. Por si acaso, la asamblea dio ayer a la SGAE 'un tiempo prudencial' para asumir sus propuestas.

Y cuarto, porque la candidatura derrotada en las elecciones, De Otra Manera (DOM), liderada por José Miguel Fernández Sastrón, rechaza formar parte de una gestora unitaria al 'no considerar legítima' a la Junta Directiva actual 'dados los indicios que constan en el auto judicial sobre la falta de limpieza del proceso electoral', según contó ayer DOM en un comunicado. Para ellos, lo prioritario ahora es que la SGAE convoque ya una asamblea general extraordinaria. Según DOM, la creación de una gestora unitaria no hará más que retrasar el proceso de cambios.

Aunque las expectativas de asistencia de socios no se cumplieron (se había barajado incluso hacer el acto en una sala más grande, pero finalmente sólo asistieron cincuenta socios), Fermín Cabal fue contundente antes de arrancar: 'O la SGAE se refunda o se desmorona'.

El dramaturgo aseguró también que 'la SGAE no había facilitado hasta ahora la comunicación entre los socios', que 'la situación era insana', que 'la mayoría de los socios no habían votado ni a Teddy Bautista ni a Sastrón porque ni siquiera tienen derecho a voto'. Y, por último, se felicitó por la decisión de que Miguel Satrústegui -subdirector del Ministerio de Cultura con el PSOE entre 1987 y 1989 y alto directivo de Prisa de 2000 a 2009- no vaya a presidir la Comisión Rectora: 'No pueden estar al frente personas vinculadas a partidos políticos y grupos mediáticos poderosos'. La asamblea arrancó a puerta cerrada, aunque la espera fue entretenida.

Luis Cobo Manglis -el socio que denunció en una asamblea de la SGAE en 2007 el desvío de fondos- se pasó por allí para comunicar a la prensa que estaba tratando de recoger 1.600 firmas de socios, el 20% de los que tienen derecho a voto, para forzar la convocatoria de una asamblea general extraordinaria.

'Ha tenido que venir la justicia a poner orden. Poca gente tiene legitimidad ahora para pedir la refundación de la SGAE', dijo Manglis en velada alusión a los socios reunidos en la sala de al lado. También disparó contra los miembros actuales de la Comisión Rectora, compuesta por Imanol Uribe, Ernesto Caballero, Álvaro de Torres, Víctor Manuel y Tomás Marco. 'Aparte de Caballero, todos los demás conocían los hechos que yo denuncié en 2007', zanjó Luis Cobo Manglis.

En la rueda de prensa posterior a la asamblea, los socios independientes volvieron a pedir a la SGAE la creación de una gestora unitaria, la convocatoria de una asamblea general extraordinaria y la reforma de los estatutos para favorecer la democratización de la entidad. Y que todo el proceso culmine en nuevas elecciones. Todos los frentes implicados están negociando actualmente cómo se llevará a cabo el proceso de transición.

La asamblea sirvió para presentar a los músicos del colectivo de autores y compositores de Pequeño derecho (CAPDE), representado allí por Carmen París y Mercedes Ferrer, que denunciaron la escasa presencia de músicos en las protestas contra Bautista.

París fue quizás la voz más contundente que se escuchó ayer: 'Decimos que la SGAE tiene un problema de imagen. Pero no se puede cambiar de imagen sin cambiar de contenido. Hasta que la SGAE no sea una entidad más equitativa y más justa no podrá cambiar su imagen. Tener un excesivo afán recaudatorio da mala imagen. Y en esto los músicos debemos practicar un poco la autocrítica', afirmó. 'Hoy es un día histórico. El principio de la organización de los autores', dijo Ferrer.

Más desconcierto provocaron las declaraciones del cineasta Antonio del Real, que calificó a Bautista de 'magnífico gestor'. Recibió la respuesta de la dramaturga Paloma Pedrero: 'Es terrible que tuviéramos que esperar a que muriera Franco para que llegara la democracia', en alusión a que ha tenido que ser una operación judicial la que tumbó a Bautista.

Sin embargo, a media tarde DOM aseguró en un comunicado que 'Eduardo Bautista sigue trabajando en el Palacio de Longoria pese a haber anunciado su renuncia. Nos consta que sigue celebrando reuniones con diversos directivos de la SGAE, la Fundación Autor y ARTERIA. También mostramos nuestra sorpresa por el hecho de que el director general, Enrique Loras, y el responsable financiero, Ricardo Azcoaga, imputados igualmente en graves delitos, no hayan dimitido de sus cargos ni hayan sido apartados, por lo que entendemos que siguen ejerciendo sus funciones'. Todo suena, por tanto, a transición tutelada.