Público
Público

Recetas con precio para "concienciar" al paciente

Catalunya empieza a informar a los usuarios del coste de los medicamentos que se les prescriben en la misma receta, una medida pionera en España

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Catalunya se convirtió ayer en la primera autonomía en informar a sus pacientes en la receta del coste de los fármacos que se les prescriben. La medida, criticada por las asociaciones de pacientes, es una forma de 'concienciar' al ciudadano de lo que cuestan los fármacos, explican en el departamento de Salut. 'No es un ahorro', insisten. La factura electrónica que Catalu-nya tiene en vigor desde 2006 incorpora ahora en sus últimas líneas el precio total del fármaco y qué parte paga el paciente. La población activa pone un 40% del total, mientras que a los jubilados les sale gratis.

Esto permitirá, por ejemplo, a un enfermo de cáncer, saber que una caja de 30 comprimidos de 100 miligramos del tratamiento contra el cáncer Tarceva cuesta 1.784 euros. Una caja de paracetamol, en cambio, vale unos dos euros.

La medida se inició en 22 centros de Girona y en marzo llegará a Barcelona

La factura del coste de los medicamentos se empezó a dar ayer en 22 centros de atención primaria de la provincia de Girona. Previamente, en octubre, tres ciudades habían participado en una prueba piloto. Según defiende la Conselleria, quienes participaron de ella valoraron la medida y consideraron que se adecua al contexto económico de crisis. El próximo 1 de marzo la medida se implantará también en 12 ambulatorios de los barrios barceloneses de Eixample, Gràcia y Horta i Guinardó, y progresivamente se irá extendiendo a toda Catalunya.

En su primera comparecencia en el Parlament, el día 3, el conseller Boi Ruiz explicó que pretende recortar el gasto sanitario este año en 850 millones de euros. El gasto farmacéutico representa el 20% del gasto sanitario de Catalunya. En los cinco años en que esta autonomía tiene vigente la factura electrónica, se han ahorrado más de un millón de euros por el papel que ya no se gasta.

Sólo Castilla y León está estudiando una medida como la catalana, aunque 'es sólo una posibilidad', explican fuentes de esta autonomía. El resto de comunidades ni siquiera tiene esta opción sobre la mesa. Una de las razones que echan atrás a sus responsables, más allá de las cuestiones ideológicas, es que puede resultar más cara su puesta en marcha que el supuesto ahorro que conseguirá a la larga.

Salut justifica que la iniciativa es para 'concienciar, no para ahorrar'

Es la misma razón que se da en la mayoría de las autonomías cuando se les pregunta por qué todavía no han puesto en marcha la llamada factura en la sombra, que supone informar al paciente del coste total del conjunto de la asistencia sanitaria recibida en cada caso.

El pasado 18 de marzo todas aceptaron la medida en el Consejo Interterritorial, y se dieron de plazo para aplicar la iniciativa hasta finales de octubre. No obstante, sólo Galicia (desde 1998), el País Valencià (desde 2003) y Andalucía (desde octubre) entregan a sus ciudadanos una hoja donde se especifica cuánto ha costado a las arcas públicas el tratamiento que han recibido. Por ejemplo, una urgencia en atención primaria en Galicia cuesta unos 242 euros, casi el doble que en el País Valencià.

'Los fármacos no los decide el paciente', critica el Foro de Pacientes

Por su parte, Cantabria impondrá la factura en la sombra 'en cuestión de días', mientras que Catalunya también está estudiando aplicarla. Otro modelo distinto es el de Aragón, que permite consultar en su web el coste medio de sus servicios sanitarios, dejando a la voluntad del paciente la posibilidad de conocerlo. Asturias estudia aplicar un sistema similar.

El hecho de informar tanto del coste de la asistencia como del precio de los fármacos no deja indiferentes a los agentes del sector sanitario. El presidente del Foro Español de Pacientes, Albert Jovell,coincide con el portavoz de la Federación de Asociaciones en Defensa de la Sanidad Pública (FADSP), Marciano Sánchez Bayle, al criticar ambas opciones.

'No entiendo el planteamiento. Los fármacos los decide un profesional, no el paciente. Si yo no tengo capacidad de decisión, no entiendo de qué sirve que me den una factura. Sí existe en cambio el riesgo de que el paciente sienta remordimientos', justifica Jovell. Este recuerda que 'en los años noventa ya se informó del coste de los medicamentos a los pacientes de Catalunya, pero quitaron la medida porque no funcionó'.

Sánchez Bayle coincide con Jovell y etiqueta la medida que ayer estrenó Catalunya de 'sinsentido'. Por su parte, el presidente de la Organización Médica Colegial (OMC), Juan José Rodríguez Sendín, defiende que 'dar información a los pacientes siempre es positivo, para que no malgasten los recursos'.