Público
Público

Los recortes ponen en emergencia a la universidad catalana

Los centros tienen que reducir sus plantillas y subir las tarifas para cumplir con las exigencias del Govern. El ahorro alcanza los 144 millones este año

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Los recortes del Govern catalán están al acecho del la universidad pública catalana. La calidad de la educación superior es incompatible con un tijeretazo presupuestario que en algunos centros alcanza el 22%. Para poder cumplir con las exigencias del Gobierno de Artur Mas, las universidades catalanas deberán reducir sus plantillas y subir sus tarifas. La comunidad docente denuncia que ambas medidas acabarán con la docencia personalizada y dirigida que exige el Plan Bolonia y, además, impedirán que los alumnos con dificultades económicas puedan acceder a los estudios universitarios.

El nuevo modelo universitario impuesto por el Govern destaca por su enfoque empresarial. El Ejecutivo catalán ya ha avisado de que la investigación y el avance científico deberán esperar, pues requieren de gran inversión económica y no son viables en epoca de vacas flacas.

Las tasas subirán el curso que viene un 7,6%, el máximo permitido

El detonante de la hecatombe universitaria es el plan que el Govern catalán ha trazado para los docentes. No cubrir bajas ni jubilaciones, rebajas de sueldo y numerosos despidos forman parte de un tijeretazo presupuestario que alcanza los 144 millones de euros para este año.

Como la ley impide el despido de funcionarios, los principales afectados serán los profesores asociados, aquellos que compaginan la docencia con la carrera profesional. Serán ellos, que actualmente tienen un sueldo medio de 450 euros mensuales y conforman el grueso de las plantillas, quiénes más sufrirán los recortes del Govern.

Los principales afectados por el tijeretazo son los profesores asociados

Los asociados deben escoger entre las dos opciones que les ha planteado el Ejecutivo de CiU: el despido o la rebaja de sueldo. El profesor de Historia de la UAB e impulsor de la Plataforma Unitaria en Defensa de la Universidad Pública (PDUP), Xavier Doménech, lamenta que los asociados pasen de una situación 'precaria' a una 'miserable'.

El Govern tampoco cubrirá la mitad de las 2.500 jubilaciones previstas para los próximos diez años. Doménechdestaca que la reducción de plantillas, ya sea por despido o por no cubrir las jubilaciones, 'es incompatible con la excelencia' y añade que 'los recortes acabaran con el Plan Bolonia justo cuando acababa de nacer'. Y es que al haber menos profesores, las clases deberán concentrar un mayor número de alumnos, lo que impedirá la tutorización individualizada y el seguimiento de calidad. Así, la educación superior pública catalana deberá retroceder y volver a las clases magistrales, un modelo que se había intentado superar.

El Govern avisa de que la investigación deberá esperar porque no es viable

Al recorte de profesorado se suma el aumento de tarifas para los estudiantes. En concreto un 7,6% el próximo curso, el máximo permitido por el Ministerio de Educación. El Govern también propone eliminar la convocatoria de setiembre, lo que comporta que los alumnos que suspendan cualquier asignatura deban volver a pagar la matrícula, pues no tendrán posibilidad de recuperarla. Además, el nuevo modelo del Ejecutivo de CiU prevé que los estudiantes asuman un sobrecoste por cada materia que no hayan aprobado. De hecho, en la tercera matrícula deberán pagar el triple, en vez del 1,8 que se aplicaba ahora.

Los recortes que está haciendo la Generalitat en la universidad pública y su posible propagación por el resto de autonomías en tiempos de crisis han desatado la alarma en la Conferencia de Rectores de Universidades Españolas (CRUE). La reciente publicación de un informe de la Fundación CYD (Conocimiento y Desarrollo presidida por la presidenta del Banco Santander en Reino Unido, Ana Patricia Botín) que asegura que la universidad desperdicia 2.100 millones de euros anuales al ofrecer títulos con poca demanda provocó la reacciónde los rectores en defensa de lo público. 'La inversión realizada en la universidad es devuelta a la sociedad entre dos y tres veces el valor de la misma', criticaron de manera unánime los rectores en un inusual comunicado. La CRUE sostiene que los universitarios han conseguido sortear mejor que el resto la ola de desempleo que ha dejado un paro juvenil superior al 40%. Y que eso avala su eficacia y utilidad social.

Pero también hay profesores que, sin reclamar un recorte presupuestario, exigen una reforma. 'Si aplicásemos el modelo empresarial a la universidad el recorte sería espectacular. Pongo un ejemplo: ¿cómo es posible que un departamento como el de Griego de la Complutense tenga 15 catedráticos?', denuncia José Carlos Bermejo, catedrático de Historia de la Universidad de Santiago de Compostela.

Con más o menos dinero o profesores, la universidad española no ha conseguido generar competitividad (España ocupa el puesto 42 en el ranking del Foro Económico Mundial de esta materia). Sin embargo, su eficacia se sostiene gracias a la producción de profesionales. Los jóvenes 'son demandados en países desarrollados, como es el caso de Alemania, que está solicitando ingenieros españoles', defiende el exrector de la Universidad Complutense de Madrid, Carlos Berzosa.

'Un país basado en el ladrillo y el turismo no demanda I+D. La única manera de conseguir el cambio pasa por la investigación desde la empresa privada, no desde la universidad', lamenta Bermejo. 'Los empresarios tienden a invertir en tecnologías que se adaptan a la sociedad, lo que determina una fuerte inversión en el ladrillo y a ese sector de la población sin estudios; y por otro lado, se invierte en alumnos con educación universitaria, lo que da lugar a una España dual', explicó la pasada semana el catedrático de Economía de la Universidad Carlos III, Juan José Dolado.

Bermejo y Dolado ofrecen alternativas para revolucionar una universidad que todos los estudios critican por exceso de alumnos (1,4 millones), poca especialización y con un profesorado poco investigador (un 24% no publica nada). Bermejo apuesta por rejuvenecer al profesorado adelantando la edad de jubilación a los 65 años. Y Dolado, por subir las tasas a las familias ricas para multiplicar las becas.

10% matrículas por la crisis

Desde que se ha implantado el Plan Bolonia a los títulos españoles, las matriculaciones han aumentado un 10%, debido en parte al aumento del desempleo entre jóvenes.

300 millones menos

Los recortes en los presupuestos universitarios para este curso han sido de 300 millones de media de las universidades españolas (un 5% menos).

12% menos títulos

Los rectores defienden que la adaptación de las licenciaturas al Espacio Europeo de Educación Superior ha reducido la oferta de títulos un 12%, pero sin embargo ha multiplicado los másteres.

3,4%  producción científica

La Conferencia de Rectores señala que, en apenas dos décadas, la producción científica española, en publicaciones, ha alcanzado el 3,4% mundial. Dos terceras partes salen de la universidad.

1,4 estudiantes

La universidad española ha absorbido a una enorme población sin avanzar en las especializaciones.